Te­re­sa Pa­ro­di Mi­nis­tra de

Con mues­tras de enor­me agra­de­ci­mien­to se des­pi­dió a Jor­ge Cos­cia, quien co­mo Se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra re­vo­lu­cio­nó los ba­rrios de la Ciu­dad y se re­ci­bió a la nue­va Mi­nis­tra Te­re­sa Pa­ro­di quien ase­gu­ró pro­fun­di­zar la pre­sen­cia del Es­ta­do en las vi­llas.

Mundo Villa - - Portada -

En Ba­rra­cas se pre­sen­tó el

nue­vo Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra

y se des­pi­dió a Jor­ge Cos­cia

con una gran emo­ción.

“HOY APREN­Dí AL­GO HER­MO­SO, EL AGRA­DE­CI­MIEN­TO SIN­CE­RO, DES­DE UN LU­GAR IN­CREí­BLE, QUE ES EL ME­JOR LU­GAR DEL MUN­DO, EL DEL PUE­BLO”.

Con es­tas pa­la­bras Te­re­sa Pa­ro­di se re­fi­rió a Jor­ge Cos­cia y a su des­pe­di­da en la Vi­lla 21-24 de Ba­rra­cas: “Yo si ten­go pa­la­bras, mu­chas y to­das her­mo­sas, por­que tam­bién ten­go que dar las gra­cias, por­que una vez más si­go apren­dien­do. La pri­me­ra vez que fui a una es­cue­li­ta en el mon­te te­nía 19 años y yo creía que me ha­bía ido a en­se­ñar to­do lo que ha­bía es­tu­dia­do y me di cuen­ta que fui a apren­der, y fue la pri­mer gran lec­ción que apren­dí en mi vi­da que me mar­có pa­ra siem­pre. Hoy, apren­dí al­go her­mo­so, apren­dí el agra­de­ci­mien­to sin­ce­ro des­de un lu­gar in­creí­ble, que es el me­jor lu­gar del mun­do, el del pue­blo. Y en­ton­ces, con hu­mil­dad te di­go Jor­ge, con sin­ce­ro afec­to, yo tam­bién te di­go gra­cias. Co­mo mu­jer del pue­blo, co­mo can­to­ra del pue­blo, co­mo mi­li­tan­te, co­mo mu­jer mu­chos sue­ños que si­go vien­do có­mo se cum­plen. Esos sue­ños que tu­vi­mos de jó­ve­nes, co­mo un mo­de­lo co­mo es­te, un mo­de­lo ex­tra­or­di­na­rio que nos in­clu­ye, que nos po­ne otra vez en aquel lu­gar en don­de ca­mi­ná­ba­mos tras ban­de­ras con­tra las que no iba a po­der na­die. Des­de ese lu­gar Jor­ge, te agra­dez­co es­to que has he­cho acá. Y te di­go, que he te­ni­do un con­cep­to her­mo­sí­si­mo de vos, nues­tra amis­tad, ha­bla­mos hoy lar­ga­men­te pe­ro es­ta par­te de com­pro­mi­so ma­ra­vi­llo­sa te pue­do ase­gu­rar que ha si­do una lec­ción de amor que no voy a ol­vi­dar ja­más, por fa­vor se­guí sien­do siem­pre mi ami­go. Y no hay nin­gún cam­bio, por­que es­to es par­te de una con­ti­nui­dad. Ven­go por­que la Pre­si­den­ta me di­jo que lo que quie­re es pro­fun­di­zar lo que se hi­zo, que la cul­tu­ra lle­gue has­ta el fi­nal. Ven­go a ha­cer lo mis­mo que hi­zo Jor­ge, con­ti­nuar ese ca­mino y que tie­nen mi co­ra­zón, por­que ya lo te­nían de an­tes. Por­que ya can­té en esos ca­mio­nes, por­que vi­ví en vi­llas, por­que ele­gí vi­vir en vi­llas pa­ra ser maes­tra en esos lu­ga­res y por­que des­de en­ton­ces es­toy pa­ra­da en ese país que son us­te­des, que soy yo mis­ma y que so­mos to­dos los que es­ta­mos aquí cons­tru­yen­do un mo­de­lo ma­ra­vi­llo­so que tie­ne des­tino por­que es­ta­mos jun­tos, es­ta­mos vi­vos, es­ta­mos con sue­ños y es­ta­mos ha­cien­do eso, ca­mi­nar y no ten­drán có­mo de­te­ner­nos ja­más de es­ta ma­ne­ra. Es la me­jor re­vo­lu­ción. Gra­cias por re­ci­bir­me co­mo hoy, gra­cias por es­ta ale­gría y al mis­mo tiem­po gra­cias por ser agra­de­ci­dos por ha­ber­le di­cho a Jor­ge to­do lo que le di­je­ron, por­que se lo me­re­ce. Por sen­tir ha­cer­me sen­tir la emo­ción que de­be es­tar sin­tien­do él an­te es­ta de­vo­lu­ción que ha­cen us­te­des hoy, mu­chas gra­cias com­pa­ñe­ros. Y a vos Ni­dia te agra­dez­co por re­ci­bir­me aquí en tu ca­sa, tam­bién a vos Víc­tor por re­ci­bir­me de es­ta ma­ne­ra, y a us­ted Pa­dre y al com­pa­ñe­ro de la Jun­ta Ve­ci­nal, mu­chas gra­cias a to­dos los que es­tan acá de­mos­tran­do su gra­ti­tud”.

EL RE­CI­BI­MIEN­TO A TE­RE­SA PA­RO­DI Y LA DES­PE­DI­DA A JOR­GE COS­CIA EN LA VI­LLA 21-24 DE BA­RRA­CAS.

LA JU­RA JUN­TO A LA PRE­SI­DEN­TA CRISTINA FER­NáN­DEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.