Cró­ni­cas Ca­rio­cas

Con el apo­yo de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de la Na­ción y del PNUD ocho jó­ve­nes de las vi­llas de la Ciu­dad via­ja­ron pa­ra dar su tes­ti­mo­nio so­bre la reali­dad que se vi­ve en las fa­ve­las.

Mundo Villa - - Portada - Dal­ma Vi­llal­ba, ta­ller de pe­rio­dis­mo de Vi­lla 21-24.

Un gru­po de ocho jó­ve­nes de

las dis­tin­tas vi­llas de la

Ciu­dad via­jó a Bra­sil y

cuen­tan sus ex­pe­rien­cias.

Vi­vir de cer­ca la reali­dad que atra­vie­san los sec­to­res mas po­bres de los paí­ses her­ma­nos pue­de ser do­lo­ro­sa y lo es mu­cho mas si so­mos tes­ti­gos des­de una po­si­ción de pri­vi­le­gio que nos en­fren­ta con una de­sigual­dad tre­men­da, así lo cuen­ta Dal­ma. Ser po­bre es to­da una aven­tu­ra (do­lo­ro­sa, pe­ro ma­ra­vi­llo­sa). A ve­ces cau­sa im­po­ten­cia, ham­bre, de­ses­pe­ra­ción. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ver los dos ex­tre­mos de la “es­ca­la so­cial”, ver gen­te real­men­te ri­ca (a ni­vel ma­te­rial) y ver gen­te po­bre, con la que con­vi­vo a dia­rio, ya que es­toy den­tro de esa in­men­sa par­te del mun­do. Cuan­do fui­mos a Bra­sil, a Río de Ja­nei­ro, con “Mun­do Vi­lla” nos hos­pe­da­mos en un ho­tel… ¡REALMENTEEE CHE­TOO! To­dos nos sen­tía­mos “sa­po de otro po­zo”. Ro­dea­dos de gen­te acos­tum­bra­da a que le sir­van to­do, y es­toy se­gu­ra de que es así en to­dos los mo­men­tos de su vi­da. En ese lu­gar to­do es so­ña­do: una bue­na ca­ma, bue­na co­mi­da, una sú­per te­le, una du­cha ex­tra­po­ten­te que de­rro­cha nues­tra agua po­ta­ble, as­cen­so­res, vis­ta a la pla­ya, se­gu­ri­dad, per­so­nas que car­gan tu bol­so y que te re­ga­lan son­ri­sas...qui­zás pa­ra eso les pa­gan o qui­zás real­men­te les na­ce, no lo sé. Son per­so­nas que no se ima­gi­nan lo que es re­zar pa­ra lle­gar a fin de mes, ir ca­mi­nan­do por el

¿ACA­SO SA­BRÁN LO QUE ES IR A CO­ME­DO­RES PA­RA RES­CA­TAR AL­GO O NE­CE­SI­TAR UN ABRA­ZO Y EN­CON­TRAR A TU MA­MÁ EX­HAUS­TA DES­PUÉS DEL TRA­BA­JO?

ba­rro y cons­truir ca­mi­nos con los cas­co­tes pa­ra no en­su­ciar­se tan­to las za­pa­ti­llas, no sa­ben que mu­chas ve­ces los ni­ños van a la es­cue­la sin desa­yu­nar pen­san­do en la vian­da, no sa­ben que las ma­dres pa­san mas ho­ras en sus tra­ba­jos que en la ca­sa o que en al­gu­nos ca­sos has­ta las abue­las tra­ba­jan por­que el di­ne­ro no al­can­za. No sa­ben que el úni­co pai­sa­je que real­men­te co- no­ce­mos es el del Ria­chue­lo, ador­na­do con au­tos que­ma­dos de la vi­lla; no sa­ben que los ne­nes so­lo sue­ñan con te­ner ro­pa nue­va a ca­da ra­to pe­ro so­lo que­da en eso, en un sue­ño, y que no se pue­de pe­dir ro­pa si no se tie­ne ni si­quie­ra in­fan­cia, por­que hay que cui­dar a los her­ma­ni­tos mas chi­cos y vi­vir que­rien­do un ju­gue­te que es en vano pe­dir. No sa­ben lo que es des­can­sar en una ca­sa don­de fal­ta el es­pa­cio, dor­mir en un col­chón cha­ti­to co­mo una os­tia y cam­biar las sá­ba­nas so­lo cuan­do el olor a pis es real­men­te in­so­por­ta­ble. ¿Aca­so sa­brán lo que es ir a co­me­do­res pa­ra res­ca­tar al­go, o ne­ce­si­tar un abra­zo y en­con­trar a tu ma­má ex­haus­ta des­pués del tra­ba­jo? He­mos vis­to tan­tas co­sas in­jus­tas, tan­ta de­sigual­dad, tan­ta glo­ria pa­ra al­gu­nos, tan­ta mier­da pa­ra mu­chos.

LAS FA­VE­LAS Y UNA REALI­DAD NO TAN DIS­TIN­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.