Un es­pa­cio lleno de sue­ños

Des­bor­da de ac­ti­vi­da­des y es un gran ejem­plo pa­ra el res­to de los ba­rrios.

Mundo Villa - - Cultura - Alan Gó­mez, Ta­ller de pe­rio­dis­mo de Vi­lla 21-24

Hoy en día son muy es­ca­sos los lu­ga­res don­de los jó­ve­nes tie­nen la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y que ade­más fun­cio­nen co­mo es­pa­cios de con­ten­ción. Don­de se les per­mi­ta ele­gir, que ofrez­can al­go dis­tin­to a lo co­ti­diano o sim­ple­men­te ayudarlos a cons­truir un ca­mino ale­ja­do de lo que los da­ña. La Ca­sa de la Cul­tu­ra de la Vi­lla 21-24 de Ba­rra­cas es ese lu­gar, un es­pa­cio lleno de sue­ños. Nun­ca exis­tió en nin­gu­na vi­lla un lu­gar se­me­jan­te pa­ra que los jó­ve­nes ten­gan tan­tas ac­ti­vi­da­des pen­sa­das pa­ra ellos y que fo­men­ten su desa­rro­llo. A par­tir de abril, por ejem­plo, se lle­va­rá a ca­bo un ta­ller de pe­rio­dis­mo (an­tes se rea­li­za­ba en “Fra­ter­ni­dad del Sur”), que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo brin­dar­le a quie­nes es­tén in­tere­sa­dos to­das las he­rra­mien­tas y co­no­ci­mien­tos so­bre es­te ofi­cio, y los me­dios au­dio­vi­sua­les en ge­ne­ral (cá­ma­ra, edi­ción, pro­duc­ción de con­te­ni­dos, etc.), pa­ra po­der mon­tar en el fu­tu­ro un ca­nal de te­le­vi­sión pro­pio, del ba­rrio, al­go muy no­ve­do­so pa­ra to­dos no­so­tros. Ade­más de es­te ta­ller, tam­bién se van a dic­tar ta­lle­res de gui­ta­rra, tea­tro pa­ra ni­ños, dan­za clá­si­ca, te­cla­do, vi­treaux, dan­zas ca­ri­be­ñas (Sal­sa y Ba­cha­ta) y tea­tro es­pe­cia­li­za­do en ac­tua­ción en cá­ma­ra, don­de jó­ve­nes y adul­tos po­drán mos­trar sus do­tes ac­to­ra­les y así, quien di­ce, po­der te­ner una sa­li­da la­bo­ral y rea­li­zar un sue­ño nun­ca ja­más pen­sa­do. En la en­tra­da de la Ca­sa se en­cuen­tra el Nú­cleo de Ac­ce­so al Co­no­ci­mien­to (NAC), don­de se brin­dan di­ver­sos cur­sos de compu­tación. Du­ran­te to­do el mes se rea­li­za­rá la aper­tu­ra de los cur­sos anua­les y gra­tui­tos con cer­ti­fi­ca­ción uni­ver­si­ta­ria que bus­can for­mar a los par­ti­ci­pan­tes en ofi­cios con rá­pi­da sa­li­da la­bo­ral, vin­cu­la­dos a las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y las Co­mu­ni­ca­cio­nes (TIC). Los sá­ba­dos, do­min­gos y martes la Ave­ni­da Iriar­te re­ci­be es­pec­tácu­los de pri­me­rí­si­mo ni­vel na­cio­nal e internacional -no te­ne­mos na­da que en­vi­diar­le a nues­tra her­mo­sa ca­lle Co­rrien­tes-, lo cual enal­te­ce aún más a la Ca­sa de la Cul­tu­ra, que has­ta ha­ce unos años era un gal­pón aban­do­na­do re­ple­to de ol­vi­do y sue­ños nun­ca rea­li­za­dos, y hoy en día es un lu­gar que sim­bo­li­za la es­pe­ran­za y la as­pi­ra­ción de una vi­da me­jor, de de­jar en la lo­na a la ig­no­ran­cia y em­pren­der un ca­mino lleno de co­no­ci­mien­tos y un fu­tu­ro me­jor pa­ra el ba­rrio. Es­ta Ca­sa re­vo­lu­cio­nó la Vi­lla 21-24 de Ba­rra­cas y dio pun­ta­pié ini­cial pa­ra que la an­he­la­da in­clu­sión so­cial que reclama la gen­te del ba­rrio des­de ha­ce años sea un he­cho.

EN­TEN­DER LA CUL­TU­RA CO­MO UN DE­RE­CHO DE TO­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.