So­le­dad y do­lor

Dos nue­vos poe­mas del es­cri­tor de Sol­da­ti, Gus­ta­vo La­ra, pa­ra com­par­tir las pe­nas.

Mundo Villa - - Sociedad - Gus­ta­vo La­ra, Ta­ller de pe­rio­dis­mo de Vi­lla Sol­da­ti, es­cri­tor y poe­ta.

La li­ber­tad me abra­za y me as­fi­xia en su pe­cho las ho­jas caen co­mo lan­zas so­bre el ca­mino es­tre­cho voy ca­mi­nan­do y se atra­sa mi som­bra bus­can­do le­cho en es­tas ru­tas amar­gas de pie­dras que pu­len de­fec­tos des­co­lla la lu­na en el cie­lo con su ma­jes­tuo­so an­dar no llo­res lu­na no llo­res no es tu­yo el do­lor ajeno si tus lagrimas de pla­ta se po­san so­bre un cri­san­te­mo las mias que no va­len na­da so­lo cae­ran al sue­lo no se acer­ca­ran las nu­bes a ofre­cer­se de pa­ñue­lo ni se tor­na­ran azu­les mis lagrimas en de­sen­freno no llo­res lu­na no llo­res no es tu­yo el do­lor ajeno. En nues­tro ho­gar el sol san­gra y en las pa­re­des se aho­ga nos res­pi­ra el ai­re y se es­ca­pa con la inocen­te au­ro­ra alli el pla­cer nos go­za mien­tras el amor des­can­sa en nues­tro ho­gar el sol san­gra ocul­tan­do las de­rro­tas. En nues­tro ho­gar ca­da mu­ro tie­ne la es­pal­da mar­ca­da tiem­bla an­te rit­mos ex­tra­ños y se es­tre­me­ce con an­sias cuan­do do­mi­na la cum­bia con la ale­gria em­bria­ga­da en nues­tro ho­gar se de­mo­ra el tiem­po y sa­be a pla­ta ca­da ca­ri­cia ha­ce clink co­mo gol­pear de cam­pa­nas en nues­tro ho­gar el des­liz de una mano des­cui­da­da se pa­ga mas ca­ro que ser un idio­ta de so­le­dad amar­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.