La gue­rra de Mal­vi­nas y la “Ope­ra­ción in­ven­ci­ble”

En el mes de Mal­vi­nas re­cor­da­mos una de las proezas más asom­bro­sas que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas a los pi­lo­tos de la Fuer­za Aé­rea.

Mundo Villa - - Perfiles -

A las 14:25 del 30 de ma­yo de 1982, un Su­per Es­ten­dard y cua­tro A-4C Sky­hawk vo­la­ban al ras del agua pa­ra no ser de­tec­ta­dos por los ra­da­res ingleses. Su úni­ca y de­li­ca­da re­fe­ren­cia de al­tu­ra era el so­ni­do del vien­to pe­gan­do con­tra el océano. To­da su vi­sión se li­mi­ta­ba a un po­de­ro­so azul os­cu­ro, na­da de cie­lo. Los avio­nes de com­ba­te eran de los años 50 y 60, no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer com­ba­tes ai­re-mar, por lo que no te­nían me­di­do­res de al­tu­ra, so­lo con­ta­ban con la ha­bi­li­dad y pi­car­día de los pi­lo­tos. Allí iban los cin­co ji­ne­tes del ai­re con­tra el mar y el vien­to pa­ra acer­car­se sin ser per­ci­bi­dos por las fuer­zas enemi­gas. Pe­ro la mi­sión no era tan sen­ci­lla. El me­ga por­ta­vio­nes In­glés HMS In­ven­ci­ble es­ta­ba a 300 km de la ba­se aé­rea ar­gen­ti­na y el tan­que de com­bus­ti­ble de los Sky­hawk no era su­fi­cien­te pa­ra vo­lar has­ta el ob­je­ti­vo y vol­ver a la ba­se aé­rea. Dos Hér­cu­les vo­la­ron a es­con­di­das ha­cia el Es­te con una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble pa­ra es­pe­rar a que lle­guen los avio­nes ar­gen­ti­nos y car­gar com­bus­ti­ble en el ai­re. Era la úni­ca for­ma de lo­grar un ata­que sor­pre­si­vo des­de el Es­te. Die­ron una vuel­ta in­creí­ble, ca­si lle­gan­do has­ta el con­ti­nen­te Afri­cano, pa­ra en­con­trar de im­pre­vis­to al más po­de­ro­so bu­que in­glés. El Su­per Es­ten­dard lan­zó el mi­sil Exo­cet y los cua­tro Sky­hawk si­guie­ron su es­te­la has­ta lle­gar a su ob­je­ti­vo y des­car­gar to­da la mu­ni­ción pe­sa­da so­bre el po­de­ro­so bu­que “In­ven­ci­ble”. Fue el gol­pe más du­ro re­ci­bi­do por la ar­ma­da in­gle­sa du­ran­te to­da la gue­rra. Los A-4C iban pi­lo­tea­dos por los 1º Tte. Jo­sé Vaz­quez, Er­nes­to Ure­ta, Omar Cas­ti­llo y el alférez Ge­rar­do Isaac. So­lo dos de ellos lo­gra­ron so­bre­vi­vir a esa proeza his­tó­ri­ca. Tan­to Isaac co­mo Ure­ta man­tie­nen vi­vo con

DE­BE­MOS TO­MAR CON­CIEN­CIA DE NUES­TROS HÉ­ROES Y DES­TA­CAR LAS PROEZAS REA­LI­ZA­DAS CON­TRA UNO DE LOS EJÉR­CI­TOS MÁS PO­DE­RO­SOS DEL MUN­DO.

sus tes­ti­mo­nios es­te in­creí­ble su­ce­so es­tra­té­gi­co mi­li­tar. Fue tan im­pac­tan­te que aún hoy la ar­ma­da in­gle­sa nie­ga la exis­ten­cia del ata­que. De­be­mos to­mar con­cien­cia de nues­tros hé­roes y des­ta­car las gran­des proezas rea­li­za­das con­tra uno de los ejér­ci­tos más po­de­ro­sos del mun­do. La lu­cha por la deses­tig­ma­ti­za­ción de nues­tro or­gu­llo na­cio­nal con­ti­núa.

ES NE­CE­SA­RIO REI­VIN­DI­CAR EL HE­ROíS­MO DE NUES­TROS SOL­DA­DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.