“so­mos los ar­qui­tec­tos de nues­tro fu­tu­ro, es cues­tión de pro­po­nér­se­lo”

Vol­ver a es­tu­diar es un gran desafío, pe­ro es mas sen­ci­llo si nos acom­pa­ña un hi­jo co­mo en el ca­so de Norma An­dia, re­fe­ren­te de la co­lec­ti­vi­dad bo­li­via­na,

Mundo Villa - - Cultura - Ma­rio Ca­na­vi­ri Cus­si, ta­ller de pe­rio­dis­mo de Vi­lla Sol­da­ti. por Ma­rio Ca­na­vi­ri Cus­si.

¿Por qué des­pués de 37 años re­to­mar los es­tu­dios?

Soy Pre­si­den­ta de la Co­lec­ti­vi­dad bo­li­via­na 6 de Agos­to, Di­rec­to­ra de la ra­dio FM Sin Fron­te­ras y lo ha­go por­que lo ne­ce­si­to pa­ra la ra­dio, pa­ra leer por ejem­plo un in­for­ma­ti­vo. Hay un mon­tón de co­sas que no se. En­ton­ces uno lee co­mo si es­tu­vie­ra ha­cien­do una en­sa­la­da ru­sa y no es así, hay pun­tos, co­mas, sig­nos de ad­mi­ra­ción, etc. No me sien­to obli­ga­da pe­ro pa­ra mí ca­pa­ci­tar­me es muy im­por­tan­te.

¿Có­mo na­ce to­do es­to?

A raíz de la im­po­ten­cia de no sa­ber usar la compu­tado­ra, no dar un in­for­ma­ti­vo co­mo co­rres­pon­de, ca­paz uno tie­ne que ex­pre­sar­se de­lan­te de mu­chos com­pa­ñe­ros. Y le di­je a mi hi­ja: “Noe­lia me te­nes que ano­tar en el co­le­gio si o si”. Y ella se en­tu­sias­mó: “Que bue­na no­ti­cia que me das, me po­ne or­gu­llo­sa co­mo hi­ja, va­mos que te lle­vo hoy, pre­pa­ra­te” co­mo si fue­ra que es­tu­vie­ra yen­do al jar­dín. Es­ta­ba más emo­cio­na­da que yo. Creo que nun­ca es tar­de pa­ra es­tu­diar aun­que ten­gas 60, 70 u 80 años. Lo quie­ro dar a cono- cer por­que quie­ro que re­to­me el estudio la ju­ven­tud, creo que son el fu­tu­ro, no­so­tros ya va­mos en la rec­ta fi­nal. Tam­bien por mi co­mo per­so­na, pa­ra po­der desem­pe­ñar­me co­mo di­ri­gen­te, co­mo co­mu­ni­ca­do­ra so­cial, tra­ba­jan­do fren­te a una or­ga­ni­za­ción.

¿Có­mo fue la re­per­cu­sión con ami­gos, fa­mi­lia, sus oyen­tes de la ra­dio?

De la au­dien­cia re­ci­bí mu­chas fe­li­ci­ta­cio­nes y pa­ra mu­cha gen­te que me es­cu­cha es un ejem­plo y van a ir aho­ra con­mi­go al cur­so. Los que me es­cu­chan en la ra­dio quie­ren sa­ber dón­de y có­mo es. Yo hi­ce has­ta se­gun­do año de la se­cun­da­ria, no ten­go la li­bre­ta, pe­ro es­toy ha­cien­do fan­cia, mi ni­ñez, es una ale­gría gran­de. Cuan­do era ni­ña pa­ra ir al co­le­gio te­nía que lim­piar to­da la ca­sa pri­me­ro si me por­ta­ba mal mi pa­pá no me man­da­ba al co­le­gio, me cas­ti­ga­ba de esa ma­ne­ra. Pa­ra mí lo más im­por­tan­te era el co­le­gio y me que­da­ba llo­ran­do. Ve­nia la pro­fe­so­ra, la di­rec­to­ra a bus­car­me a pre­gun­tar qué ha­bía pa­sa­do por­que era la una muy bue­na alum­na. Y por ejem­plo cuan­do sa­lía la se­ño­ri­ta a mi me de­ja­ba co­mo pro­fe­so­ra, se iba y me de­cía “Nor­mi­ta te ha­ces car­go de acá y es­to que ha­ga” y era muy im­por­tan­te pa­ra mi.

NA­DA ES IM­PO­SI­BLE, ES CUES­TIóN DE PRO­PO­NER­SE ME­TAS Y OB­JE­TI­VOS, SO­MOS AR­QUI­TEC­TOS DE NUES­TRO FU­TU­RO Y DE NUES­TRA VI­DA.

un año de con­va­li­da­ción pa­ra ver el ni­vel. Em­pe­za­mos el pri­mer día muy lin­do, es­toy muy emo­cio­na­da. Yo se que me voy a re­ci­bir an­tes de ir­me pa­ra arri­ba pe­ro aun­que sea me voy a lle­var el car­tón.

¿Có­mo fue el pri­mer día en el co­le­gio?

Emo­cio­nan­te, ner­vio­sa. Vi a la pro­fe­so­ra y vol­ví atrás, a mi in-

¿Có­mo es es­tu­diar con su hi­ja en el mis­mo co­le­gio?

Un po­co ce­lo­sa, por­que mi hi­ja ya es­tá ter­mi­nan­do es­te año y yo es­toy em­pe­zan­do. Yo ten­dría que ha­ber da­do el ejem­plo y ha­ber ter­mi­na­do mu­cho an­tes. A ve­ces los hi­jos no ha­ce­mos ca­so a los pa­dres y des­pués cuan­do nos da­mos cuen­ta es tar­de. El amor lim­pio y sano de una ma­dre siem­pre quie­re lo me­jor pa­ra sus hi­jos.

¿Un men­sa­je pa­ra los que de­ja­ron sus es­tu­dios?

Yo creo que nun­ca es tar­de pa­ra co­men­zar, re­to­men, aun­que sea me­dio año, no im­por­ta, el co­le- gio es­tá abier­to to­do el año pa­ra to­dos sin ra­za, ni co­lor, ni re­li­gión, ni cre­do, sin fron­te­ras.

Fe­li­ci­ta­mos a Us­ted y a Noe­lia, es­tán dan­do un ejem­plo.

Mu­chas gra­cias y na­da es im­po­si­ble en la vi­da, es cues­tión de pro­po­ner­se me­tas y ob­je­ti­vos. So­mos ar­qui­tec­tos de nues­tro fu­tu­ro y de nues­tra vi­da.

NORMA AN­DIA Y NOE­LIA TORRES UNI­DAS PA­RA SU­PE­RAR­SE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.