El po­der de la mi­li­tan­cia

En el en­cuen­tro “Char­la y ma­tea­da ba­rrial so­bre la pro­ble­má­ti­ca de las adic­cio­nes”, rea­li­za­do en el Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio de Los Pi­le­to­nes, en­tre­vis­ta­mos a Mar­ta Gó­mez, de Ma­dres en Lu­cha.

Mundo Villa - - Portada - Ma­rio Ca­na­vi­ri Cus­si, ta­ller de pe­rio­dis­mo de 6 de Agos­to, Vi­lla Sol­da­ti.

Lue­go de las mar­chas y re­cla­mos, la Jun­ta Ve­ci­nal de Los Pi­le­to­nes lo­gró el as­fal­to pa­ra las ca­lles del ba­rrio.

¿Qué le pa­re­ció es­te pri­mer en­cuen­tro en Los Pi­le­to­nes con la gen­te del ba­rrio?

Pri­me­ro que na­da agra­de­cer a la gen­te que vino, que fue bas­tan­te. Por­que es un te­ma muy can­den­te el de las dro­gas, en el cual uno tie­ne que ir fi­ján­do­se lo que pa­sa en ca­da te­rri­to­rio. Pa­ra mi la reunión fue muy bue­na.

¿Có­mo ve el tra­ba­jo que es­tá lle­van­do ade­lan­te la SE­DRO­NAR en los ba­rrios?

Es un tra­ba­jo que em­pe­zó con el doc­tor Biel­sa, con el que se bus­có que los fun­cio­na­rios, en vez de que­dar­se de­trás de sus es­cri­to­rios, re­co­rrie­ran el te­rri­to­rio, vien­do por ellos mis­mos la pro­ble­má­ti­ca. Es de­cir, que na­die “se las cuen­te”, que ven­gan y ve­ri­fi­quen lo que pa­sa real­men­te en los ba­rrios.

¿Nos pue­de con­tar so­bre su tra­ba­jo?

No­so­tros ve­ni­mos tra­ba­jan­do ha­ce más de diez años con es­te pro­ble­ma. Las ma­dres hi­ci­mos vi­si­ble es­ta pro­ble­má­ti­ca, la pu­si­mos en la agen­da de la Ciu­dad y tam­bién a ni­vel na­cio­nal. Hoy es más cru­da la si­tua­ción, por­que cuan­do em­pe­za­mos eran chi­cos ma­yo­res de edad y hoy es­ta­mos tra­ba­jan­do con chi­cos de seis y sie­te años en ade­lan­te.

¿Có­mo se pue­de pre­ve­nir en las vi­llas?

Ha­cien­do vi­si­ble la pro­ble­má­ti­ca y lo­gran­do que ca­da pa­dre, ma­dre, fa­mi­lia y ami­go to­men con­cien­cia so­bre lo im­por­tan­te de tra­ba­jar en la pre­ven­ción. La ac­ción co­ti­dia­na es es­tar siem­pre con los chi­cos, es­tar siem­pre arri­ba de ellos y tra­ba­jar con­jun­ta­men­te con los pa­dres. Tam­bién es im­por­tan­te el tra­ba­jo en los co­le­gios, por­que a ve­ces en­tran chi­cos dro­ga­dos a la es­cue­la. Si no ha­ce­mos hin­ca­pié en la pre­ven­ción di­fí­cil­men­te po­da­mos ha­cer al­go des­pués, cuan­do el chi­co ya em­pe­zó a con­su­mir.

En el en­cuen­tro men­cio­nó que hay que ser sin­ce­ros y no hi­pó­cri­tas pa­ra debatir es­te te­ma ¿Por qué ha­ce hin­ca­pié en eso?

Por­que a ve­ces el mie­do nos pa­ra­li­za y no ha­bla­mos ni de­ci­mos na­da. Ser hi­pó­cri­ta es eso, ca­llar. Las adic­cio­nes te es­tán con­ta­mi­nan­do un te­rri­to­rio, un ba­rrio en­te­ro. Pe­ro si uno deja de ser hi­pó­cri­ta y po­ne to­do so­bre la me­sa, en­ton­ces va­mos a po­der tra­ba­jar tran­qui­la­men­te en la pre­ven­ción y pro­mo­ción

“HA­CER VI­SI­BLE LA PRO­BLE­Má­TI­CA Y QUE CA­DA PA­DRE, MA­DRE, FA­MI­LIA, AMI­GO TO­MEN CON­CIEN­CIA DE TRA­BA­JAR EN LA PRE­VEN­CIÓN. POR­QUE DON­DE NO LLE­GA EL ES­TA­DO, DON­DE NO LLE­GAN LAS OR­GA­NI­ZA­CIO­NES SO­CIA­LES, ES­TáN LOS NAR­COS”.

pa­ra que los chi­cos no es­tén con­su­mien­do na­da. De los nar­cos se tie­ne que en­car­gar la jus­ti­cia; no­so­tros te­ne­mos que de­di­car­nos a tra­ba­jar es­ta pro­ble­má­ti­ca con los hos­pi­ta­les, con la sa­li­ta, con las es­cue­las, con to­dos los en­tes y, fun­da­men­tal­men­te, con las or­ga­ni­za­cio­nes. Por­que don­de no lle­ga el Es­ta­do, lle­gan las or­ga­ni­za­cio­nes; por­que don­de no lle­gan las or­ga­ni­za­cio­nes, ¿Quié­nes es­tán? Es­tán los nar­cos ha­cien­do el tra­ba­jo so­cial. En­ton­ces, pon­ga­mos en cla­ro la si­tua­ción y ha­ga­mos lo que te­ne­mos que ha­cer, por­que hoy na­die es­tá exen­to.

LA REUNIÓN EN EL CEN­TRO CO­MU­NI­TA­RIO JOR­GE A. RA­MOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.