Ca­rri­llo en pie de lu­cha

Liliana Pes­ce, ejer­ce el car­go de Di­rec­to­ra su­plen­te des­de Sep­tiem­bre de 2013 y an­te­rior­men­te se desem­pe­ñó co­mo Vi­ce-Di­rec­to­ra del mis­mo es­ta­ble­ci­mien­to du­ran­te 3 años. En la en­tre­vis­ta rea­li­za un repaso de los prin­ci­pa­les con­flic­tos que atra­vie­san en el

Mundo Villa - - Portada - Gus­ta­vo La­ra, co­rres­pon­sal Vi­lla Sol­da­ti, poe­ta Por Gus­ta­vo La­ra.

El ba­rrio del sur de la Ciu­dad tam­bién se su­ma a los re­cla­mos que se rea­li­zan por la Ur­ba­ni­za­ción Ya!!.

LÁS­TI­MA QUE TE­NER QUE OCU­PAR­NOS DE LOS COR­TES DE LUZ, DE AGUA, DE LOS PRO­BLE­MAS DE IN­FRA­ES­TRUC­TU­RA NOS LLE­VE A CO­RRER­NOS DE NUES­TRA VER­DA­DE­RA FUN­CIÓN, LA DE EN­SE­ÑAR Y EDU­CAR.

¿Cuá­les son los pro­ble­mas más im­por­tan­tes que de­bió en­fren­tar la es­cue­la en los úl­ti­mos tiem­pos?

Se de­be al te­ma del in­vierno, el frío acen­túa la de­man­da de ener­gía eléc­tri­ca y se pro­du­cen cor­tes mu­cho mas fre­cuen­tes de­bi­do a es­ta de­man­da. Des­de el 2009 hi­ci­mos re­cla­mos has­ta que nos en­via­ron un gru­po elec­tró­geno y se so­lu­cio­nó. En fe­bre­ro, por una deu­da del Go­bierno de la Ciu­dad nos que­da­mos sin ser­vi­cio. In­ten­ta­mos co­nec­tar­nos a los ca­bles del ten­di­do eléc­tri­co co­mún pe­ro las va­ria­cio­nes de ten­sión hi­cie­ron que un día ex­plo­ta­ran to­dos los pa­ne­les y se nos que­ma­ron los equi­pos, así que aho­ra es­ta­mos sin compu­tado­ras. Rea­li­za­mos va­rios re­cla­mos pe­ro no nos dan bo­li­lla, re­cién des­pués de la úl­ti­ma mar­cha de pro­tes­ta pu­di­mos con­tar con una co­ne­xión tri­fá­si­ca.

¿La so­lu­ción lle­gó des­pués de la mar­cha del 30 de ma­yo en la pla­za de Ramón Ca­rri­llo?

Tal cual, ocu­rrió des­pués. La es­cue­la es­tu­vo sin cla­ses. Nos tur- ná­ba­mos pa­ra brin­dar cla­ses ya que el equi­po es­ta­ba dis­po­ni­ble de 8:00 a 18:00, es­to des­de ya traía com­pli­ca­cio­nes so­bre to­do con la lim­pie­za de la es­cue­la y el co­me­dor ya que hay que pre­pa­rar an­tes de las 8:00 el desa­yuno pa­ra los chi­cos. La es­cue­la noc­tur­na tu­vo que sus­pen­der sus cla­ses, al­go te­rri­ble da­da la im­por­tan­cia de la es­cue­la pri­ma­ria noc­tur­na en el ba­rrio y por­que apar­te se brin­dan otros cur­sos co­mo ta­lle­res de ma­nua­li­da­des, pe­lu­que­ría, elec­tri­ci­dad. La di­rec­to­ra del turno no­che se sin­tió muy frus­tra­da an­te es­ta si­tua­ción por­que le ha­bía cos­ta­do mu­cho con­se­guir los ta­lle­res, y, ob­via­men­te, al per­ma­ne­cer tan­to tiem­po sin cla­ses mu­chos chi­cos op­ta­ron por de­jar sus es­tu­dios.

¿Cuán­tos alum­nos con­cu­rren al es­ta­ble­ci­mien­to?

Te­ne­mos una ma­trí­cu­la de 780 alum­nos en jor­na­da sim­ple con co­me­dor en dos tur­nos; se les brin­da el desa­yuno y el al­muer­zo.

¿Con res­pec­to a los chi­cos,

có­mo lo­gran tra­ba­jar y qué apo­yo les dan?

En ese sen­ti­do es­ta­mos muy cu­bier­tos, con­ta­mos con el apo­yo de las re­des ba­rria­les. El Cesac 24 se ha­ce car­go de la sa­lud y vie­nen den­tis­tas pa­ra che­quear a los chi­cos. Te­ne­mos un pro­gra­ma lla­ma­do SAP -acom­pa­ñan­tes de los do­cen­tes que nos ayu­dan cuan­do hay que ha­cer fo­co en al­gún alumno par­ti­cu­lar-, y tam­bién con­ta­mos con un maes­tro re­cu­pe­ra­dor que ayu­da a los ni­ños con sus di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je y un pro­fe­sor de aje­drez. Lás­ti­ma que ocu­par­nos de te­mas co­mo los cor­tes de luz, cor­tes de agua, pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra nos lle­ven a co­rrer­nos de nues­tra ver­da­de­ra fun­ción, en­se­ñar y edu­car.

¿Có­mo se vi­vió el pro­ce­so de ins­crip­ción on­li­ne que se im­ple­men­tó es­te año?

Fue trau­má­ti­co, ese es un tra­ba­jo de to­dos los años que ha­ce­mos no­so­tros y sa­le bár­ba­ro. La ma­yo­ría de los pa­dres se enoja­ban con no­so­tros, y con ra­zón, pe­ro no es­ta­ba en nues­tras ma- nos. Fue tal la si­tua­ción que mu­chos pa­dres na­tu­ra­li­za­ron que sus hi­jos de­jen la es­cue­la. Es­to se da por­que los pa­dres tie­nen que tra­ba­jar y no cuen­tan con el tiem­po pa­ra lle­var a sus hi­jos a Flo­res, Ca­ba­lli­to o Pa­ler­mo, co­mo hu­bo al­gu­nos ca­sos don­de chi­cos fue­ron de­sig­na­dos a ba­rrios muy ale­ja­dos. Tam­bién se es­tá vio­lan­do el es­ta­tu­to de cer­ca­nía del ho­gar y si hay her­ma­nos en la es­cue­la. En fin, no se res­pe­ta na­da. Real­men­te la pa­sa­mos muy mal. Lue­go de­ci­di­mos ha­cer un tra­ba­jo en­tre di­rec­to­res y su­per­vi­so­res y em­pe­zar a ha­cer pa­ses de alum­nos de ma­ne­ra que les que­de lo más cer­ca y có­mo­do po­si­ble.

¿Có­mo ve la edu­ca­ción pú­bli­ca des­de su lu­gar?

A pe­sar de to­do nos gus­ta y nos de­di­ca­mos más a lo pe­da­gó­gi­co. Pe­ro es­tas cues­tio­nes, es­tas tra­bas te co­rren. El Es­ta­do de­be­ría cum­plir con to­do. Yo cum­plo con lo que me co­rres­pon­de. Ob­via­men­te ca­da ins­ti­tu­ción se va adap­tan­do al con­tex­to so­cial que le to­ca. Nues­tro pro­yec­to ins­ti­tu­cio­nal es la co­mu­ni­ca­ción en to­das sus for­mas: tea­tro, mú­si­ca, ra­dio. Nues­tra idea es ha­cer un pro­gra­ma de ra­dio con los chi­cos.

“LA INS­CRIP­CIÓN ON­LI­NE FUE AL­GO TRAU­Má­TI­CO.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.