“So­mos po­bres, Pa­pa Fan­cis­co, ese es nues­tro pe­ca­do”

Trans­cri­bi­mos la car­ta com­ple­ta que los de­le­ga­dos de la Vi­lla 20, Ba­rrio Pa­pa Fran­cis­co, le en­via­ron al Pa­pa pi­dién­do­le ayu­da.

Mundo Villa - - Perfiles -

Ex­mo. Pa­pa Fran­cis­co, Que­ri­do San­to Pa­dre, so­mos de la Vi­lla 20 y an­te la ne­ce­si­dad de te­ner una ca­sa pro­pia, afec­ta­mos un pre­dio aban­do­na­do que es­tá ubi­ca­do en Av. Cruz y Pola, en Lu­gano. Al Go­bierno de la Ciu­dad no le gus­tó pa­ra na­da, Pa­dre aho­ra es­ta­mos sien­do ame­na­za­dos y ase­dia­dos día y no­che, por ai­re y por tie­rra (NdR: Los he­li­cóp­te­ros so­bre­vue­lan el pre­dio a ba­ja al­tu­ra), ya no te­ne­mos paz tan­to no­so­tros co­mo nues­tros pe­que­ños hi­jos. So­mos 500 fa­mi­lias ca­ren­cia­das, Pa­dre, y es­ta­mos al bor­de de la de­ses­pe­ra­ción. “¿Nues­tra ayu­da de dón­de ven­drá?”, nos pre­gun­ta­mos. La res­pues­ta es “Dios”. He­mos de­ja­do en sus ma­nos nues­tras ne­ce­si­da­des, nos he- mos ju­ga­do por El, Pa­dre, y con la ayu­da de la mamita de Lu­ján que nos pro­te­ge­rá sal­dre­mos de es­ta si­tua­ción. So­mos po­bres, pa­dre Fran­cis­co, ése es nues­tro pe­ca­do; só­lo pe­di­mos un ho­gar pa­ra nues­tros hi­jos, pa­ra que se críen co­mo Dios man­da y el día de ma­ña­na sean hom­bres de bien. A nues­tro ba­rrio le pu­si­mos su nom­bre: Pa­pa Fran­cis­co, por­que Us­ted nos ins­pi­ra con­fian­za. Por eso se lla­ma Pa­pa Fran­cis- co “Vi­lla 20”. Sa­be­mos que Us­ted es un pa­dre jus­to y acu­di­mos a Us­ted pa­ra que in­ter­ce­da por no­so­tros, que so­mos des­pre­cia­dos por nues­tras ca­ren­cias. El so­lo he­cho de ser po­bres ha­ce que sea­mos la ba­su­ra de es­ta sociedad cruel e im­pla­ca­ble. Le su­pli­ca­mos, Pa­pa Fran­cis­co, que sea nues­tro de­fen­sor an­te Dios, la Sa­gra­da Vir­gen de Lu­ján y an­te las au­to­ri­da­des crue­les e in­sen­si­bles de es­ta ciu­dad de Bue­nos Ai­res. Es­ta­mos en las ma­nos de Dios y de la mamita de Lu­ján. Ven­ga pron­to en nues­tra ayu­da, Pa­dre, an­tes que sea de­ma­sia­do tar­de. Es­pe­ra­mos con an­sias su res­pues­ta, Pa­pa Fran­cis­co, to­dos no­so­tros, con nues­tros ni­ños, que es por ellos que nos ani­ma­mos a es­to. Re­za­re­mos por Us-

ACU­DI­MOS A UD. PA­RA QUE PUE­DA IN­TER­CE­DER POR NO­SO­TROS, QUE SO­MOS DES­PRE­CIA­DOS POR NUES­TRAS CA­REN­CIAS, EN ES­TA SOCIEDAD CRUEL.

ted pa­ra que Dio­si­to lo ilu­mi­ne y en­cuen­tre una sa­bia so­lu­ción, siem­pre con­tan­do con la ayu­da de nues­tra mamita de Lu­ján. Que Dios lo guar­de y cui­de, y la Vir­gen­ci­ta de Lu­ján lo arru­lle en­tre sus bra­zos, Pa­pa Fran­cis­co. Nos des­pe­di­mos con fuertes abra­zos y be­sos de to­dos no­so­tros y de nues­tros chil­pa­ya­tes. Lo que­re­mos mu­cho Pa­dre. Aten­ta­men­te, Los ve­ci­nos del BA­RRIO PA­PA FRAN­CIS­CO. VI­LLA 20.

LA NE­CE­SI­DAD DE VI­VIEN­DA EN LA CIU­DAD ES UNA BOM­BA DE TIEM­PO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.