“A no­so­tros nos ayu­dó mu­cho pen­sar que no es­ta­mos lu­chan­do con­tra la dro­ga, sino que es­ta­mos pe­lean­do a fa­vor de la vi­da”

En­tre­vis­ta al Pa­dre Eduar­do Dra­ble de la Pa­rro­quia Cris­to Obre­ro de Vi­lla 31. Nos cuen­ta có­mo tra­ba­jan jun­to a Se­dro­nar y cuá­les son los mo­ti­vos por los que cree que es ne­ce­sa­rio com­pro­me­ter­se pa­ra dar­le a los pi­bes una op­ción de vi­da di­fe­ren­te,

Mundo Villa - - Sociedad - Step­hie San­do­val, Ta­ller de Pe­rio­dis­mo Vi­lla 31. por Step­hie San­do­val.

Con­ta­nos, ¿en qué con­sis­te el es­pa­cio de Se­dro­nar?

Que bueno que ven­gan a la ca­sa del pa­dre Car­los Mu­gi­ca que es un lu­gar tan im­por­tan­te pa­ra nues­tro ba­rrio, y pa­ra to­dos los ba­rrios, por lo que re­pre­sen­ta. La Se­dro­nar tie­ne un es­pa­cio de asis­ten­cia y de­ri­va­ción de chi­cos con pro­ble­mas de con­su­mo de dro­gas. En la pa­rro­quia, en el cen­tro ba­rrial Pa­dre Mu­gi­ca, te­ne­mos un pro­gra­ma que se lla­ma “El Ho­gar de Cris­to”, en el que se abor­da el pro­ble­ma del con­su­mo de dro­gas de ma­ne­ra in­te­gral. Tra­ba­ja­mos en equi­po y cons­ti­tui­mos una red con otros or­ga­nis­mos, ins­ti­tu­cio­nes, ONGs, vo­lun­ta­ria­dos. Re­ci­bi­mos cin­cuen­ta o se­sen­ta chi­cos

“LA PRO­BLE­Má­TI­CA MáS IM­POR­TAN­TE ES LA IN­DI­FE­REN­CIA, CREER QUE ES PRO­BLE­MA DEL OTRO Y MU­CHOS DE NUES­TROS CHI­COS SON VíC­TI­MAS DE ES­TOS FLA­GE­LOS Y TER­MI­NAN EN SI­TUA­CIO­NES MUY DI­Fí­CI­LES DE SU­PE­RAR”.

por día que se de­ri­van a co­mu­ni­da­des te­ra­péu­ti­cas. Te­ne­mos dos psi­có­lo­gas, un asis­ten­te so­cial y un ope­ra­dor. Es muy im­por­tan­te por­que lo­gra­mos el abor­da­je te­rri­to­rial, ya con la ges­tión an­te­rior de Biel­sa, y aho­ra con Mo­li­na. Hoy el cen­tro ba­rrial tie­ne un mon­tón de pro­fe­sio­na­les y gen­te que tra­ba­ja, co­mo las ma­dres que apor­tan com­pa­ñía, ca­ri­ño y ayu­dan con la co­ci­na, y las vo­lun­ta­rias que se en­car­gan de ges­tio­nar los trá­mi­tes. Tam­bién es­tán las maes­tras que vie­nen a ayu­dar a los chi­cos a ter­mi­nar la pri­ma­ria y el se­cun­da­rio, maes­tras del ba­rrio. Gra­cias al tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio in­te­gral en red po­de­mos pro­po­ner una so­lu­ción bas­tan­te com­ple­ta a es­te te­ma.

¿Tu­vis­te al­gún pro­ble­ma por tu tra­ba­jo?

La pro­ble­má­ti­ca más im­por­tan­te es la in­di­fe­ren­cia, creer que es pro­ble­ma del otro. Mu­chos de nues­tros chi­cos son víc­ti­mas de es­te fla­ge­lo y ter­mi­nan en si­tua­cio­nes muy di­fí­ci­les. Lo com­ple­jo, lo pro­ble­má­ti­co es cuan­do co­mo sociedad no nos ha­ce­mos car­go de es­te pro­ble­ma. Gra­cias a Dios ha­ce va­rios años tan­to la sociedad ci­vil co­mo el Es­ta­do en­ten­die­ron la ne­ce­si­dad de abor­dar de ma­ne­ra pro­fun­da e in­te­gral las pro­ble­má­ti­cas. A no­so­tros nos ayu­dó mu­cho pen­sar que no es­ta­mos lu­chan­do con­tra la dro- ga, es­ta­mos pe­lean­do a fa­vor de la vi­da, por eso el tra­ba­jo pre­ven­ti­vo – que pue­dan ir a la guar­de­ría, al jar­dín, a la es­cue­la, a ca­te­que­sis, a los gru­pos de jó­ve­nes- es fun­da­men­tal. Te­ne­mos mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes y muy bue­nas.

¿Qué otras de las ac­ti­vi­da­des se lle­van a ca­bo en la ca­pi­lla?

Te­ne­mos mu­chas ac­ti­vi­da­des, seis ca­pi­llas en el ba­rrio y dos san­tua­rios po­pu­la­res, y un ora- to­rio en el que se tra­ba­ja des­de los 4 años has­ta la edad que em­pie­zan la ca­te­que­sis, pri­me­ra co­mu­nión y ca­te­que­sis de con­fir­ma­ción; es­to en lo que res­pec­ta a lo sa­cra­men­tal. Ade­más, es­tán los gru­pos de preado­les­cen­tes, en los que se tra­ba­ja la par­te de­por­ti­va y hu­ma­na. Y, por su­pues­to, es­tán los ta­lle­res pa­ra jó­ve­nes que tra­tan so­bre to­do el te­ma de te­ner un pro­yec­to de vi­da. Tam­bién te­ne­mos un gru­po pa­ra las ma­dres, en el que las mu­je­res se acer­can pa­ra com­par­tir sus his­to­rias, que a ve­ces son muy du­ras y di­fí­ci­les, pe­ro tam­bién re­sul­tan muy ri­cas. En fin, se ha­cen mu­chos pro­gra­mas y ac­ti­vi­da­des. En to­dos es­tos es­pa­cios bus­ca­mos ge­ne­rar víncu­los de en­cuen­tro y, por otro la­do, tam­bién ar­ti­cu- la­mos nues­tro tra­ba­jo con la An­ses, lo que nos per­mi­te con­tar con re­cur­sos que de otra for­ma no ten­dría­mos.

Un men­sa­je que quie­ras de­jar a los chi­cos

A los chi­cos que es­tán in­ten­tan­do sa­lir de ese ca­mino les doy las gra­cias por­que son un ejem­plo; han te­ni­do vi­das tan du­ras y di­fí­ci­les que son víc­ti­mas de es­te gran cán­cer que tie­ne nues­tro ba­rrio que se lla­ma pa­co y por eso me lle­nan de or­gu­llo y dan mu­cha es­pe­ran­za esos jó­ve­nes que lu­chan, que real­men­te es­tán pe­lean­do por la vi­da y les agra­dez­co por­que nos en­se­ñan a no­so­tros a pe­lear. Y a los que es­ta­mos del otro la­do les di­go que de­je­mos que nos en­se­ñen, que no nos crea­mos maes­tros, que no juz­gue­mos, que no cri­ti- que­mos, que no nos pa­re­mos del la­do de la jus­ti­cia pa­ra mi­rar­los, dis­cri­mi­nán­do­los, sino que apren­da­mos a es­cu­char, a ver la reali­dad que hay de­trás del pi­be que se dro­ga, de un pi­be que es­tá en un pa­si­llo. Si to­dos pu­dié­ra­mos es­cu­char más es­to ten­dría una so­lu­ción mu­cho más cer­ca­na. Veo con agra­do la po­si­bi­li­dad de que exis­ta un ca­nal co­mo el de us­te­des, que pue­da trans­mi­tir no­ti­cias con ob­je­ti­vi­dad y que mues­tre la reali­dad de nues­tro ba­rrio; por­que a los me­dios he­ge­mó­ni­cos lo úni­co que les in­tere­sa es dis­cri­mi­nar, es­tig­ma­ti­zar. Yo creo que es un em­pu­je enor­me, así que si­gan ese tra­ba­jo pa­ra mos­trar­le al país y al mun­do lo que son ver­da­de­ra­men­te los ba­rrios.

EL LE­GA­DO DEL PA­DRE MU­GI­CA SI­GUE VI­VO EN LA VI­LLA 31.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.