In­for­me de la Fá­bri­ca Por­te­ña so­bre los con­flic­tos de mo­vi­li­dad en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res

Uno de los gran­des pro­ble­mas de los ba­rrios mas hu­mil­des de la Ca­pi­tal Fe­de­ral son las di­fi­cul­ta­des con res­pec­to a la mo­vi­li­dad que de­ben pa­de­cer co­ti­dia­na­men­te sus ha­bi­tan­tes y que ha­cen tre­men­da­men­te en­go­rro­so po­der cum­plir con sus ta­reas,

Mundo Villa - - Sociedad - Por La Fá­bri­ca Por­te­ña.

ES­TA IN­VES­TI­GA­CIÓN SE REALI­ZÓ POR LA IM­POR­TAN­CIA DEL AC­CE­SO A LA MO­VI­LI­DAD A LA HO­RA DE FA­CI­LI­TAR EL EJER­CI­CIO DEL DE­RE­CHO A LA EDU­CA­CIÓN, LA SA­LUD Y EL TRA­BA­JO.

En la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res no se han desa­rro­lla­do obras que se orien­ten a me­jo­rar la mo­vi­li­dad co­ti­dia­na de quie­nes re­si­den en las vi­llas por­te­ñas y, por lo tan­to, la mo­vi­li­dad si­gue sien­do un pro­ble­ma pa­ra los sec­to­res más vul­ne­ra­bles, que afron­tan al­tos cos­tos de des­pla­za­mien­to vien­do re­du­ci­das sus opor­tu­ni­da­des de in­te­gra­ción. Re­to­man­do es­ta in­quie­tud, el equi­po del área de Há­bi­tat de La Fá­bri­ca Por­te­ña reali­zó du­ran­te los años 2012 y 2013 un estudio so­bre la mo­vi­li­dad de los ha­bi­tan­tes de la Vi­lla 21-24 en el ba­rrio de Ba­rra­cas (Dis­po­ni­ble on­li­ne en: http://la­fa­bri­ca­por­te­na.com/ha­bi­tat/el-de­re­cho-a-la­mo­vi­li­dad-en- la- vi­lla- 21- 24/#. U4Yui6CK2ZQ). Es­truc­tu­ró es­ta in­ves­ti­ga­ción la vo­lun­tad de in­da­gar res­pec­to de la im­por­tan­cia del ac­ce­so a la mo­vi­li­dad a la ho­ra de fa­ci­li­tar el ejer­ci­cio del de­re­cho a la edu­ca­ción, la sa­lud y el tra­ba­jo. Así, en­con­tra­mos que los ve­ci­nos del ba­rrio en­fren­tan va­ria­das di­fi­cul­ta­des pa­ra rea­li­zar los via­jes que, en mu­chas si­tua­cio­nes, obs­ta­cu­li- zan el ac­ce­so a los men­cio­na­dos de­re­chos. Las va­ria­bles ex­ter­nas al sis­te­ma de trans­por­te tra­di­cio­nal en un ba­rrio in­for­mal son, en­tre otras, la se­gu­ri­dad, la lo­ca­li­za­ción den­tro del ba­rrio (no es igual la si­tua­ción de un ve­cino que vi­ve cer­ca de las zo­nas ur­ba­ni­za­das que quien vi­ve en las ex­ten­sio­nes más mar­gi­na­les y de di­fí­cil ac­ce­so) y las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas aso­cia­das a una in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba- na ex­tre­ma­da­men­te de­fi­cien­te (si llue­ve mu­cho las ca­lles del ba­rrio se vuel­ven in­tran­si­ta­bles). Es­te úl­ti­mo pun­to re­mi­te a una pro­ble­má­ti­ca cen­tral en la mo­vi­li­dad de las vi­llas por­te­ñas que ha­ce, en­tre otras cues­tio­nes, a los des­pla­za­mien­tos al in­te­rior de los ba­rrios: la ur­ba­ni­za­ción. En es­te sen­ti­do, es pre­ci­so con­si­de­rar una cues­tión que no sue­le te­ner­se en cuen­ta al mo­men­to de debatir so­bre los des­pla­za­mien­tos de los ha­bi­tan­tes de los ba­rrios po­pu­la­res y es que pa­ra ac­ce­der a sus de­re­chos pri­me­ro tie­nen que des­pla­zar­se den­tro de su pro­pio ba­rrio, “sa­lir de él” pa­ra ac­ce­der al trans­por­te pú­bli­co (que en el me­jor de los ca­sos cir­cu­la por las ca­lles ur­ba­ni­za­das de la pe­ri­fe­ria de los ba­rrios). En efec­to, pa­ra abor­dar es­ta pro­ble­má­ti­ca no pue­de leer­se al te­rri­to­rio de una vi­lla co­mo un to­do ho­mo­gé­neo sino que hay que com­pren­der­lo co­mo una ex­ten­sión ur­ba­na con dis­tin­tas com­ple­ji­da­des in­ter­nas. Las en­tre­vis­tas rea­li­za­das en el estudio alu­di­do so­bre la 21-24 re­ve­lan que los pro­ble­mas de ac­ce­so a la mo­vi­li­dad cons­ti­tu­yen un fac­tor de im­por­tan­cia pa­ra ex­pli­car la di­fi­cul­tad exis­ten­te pa­ra ac­ce­der a los cen­tros de sa­lud –es­pe­cial­men­te en ca­sos de ur­gen­cia-, pa­ra ga­ran­ti­zar el des­pla­za­mien­to a los cen­tros edu­ca­ti­vos de los ni­ños y ni­ñas en con­di­cio­nes de pun­tua­li­dad y se­gu­ri­dad, pa­ra man­te­ner la re­gu­la­ri­dad que su­po­ne un com­pro­mi­so la­bo­ral e in­clu­so pa­ra acep­tar pro­pues­tas la­bo­ra­les lo­ca­li­za­das en pun­tos dis­tan­tes. Los y las ha­bi­tan­tes del ba­rrio des­plie­gan un con­jun­to de es­tra­te­gias re­la­cio­na­das con la mo­vi­li­dad pa­ra fran­quear es­tas di­fi­cul­ta­des en las que eva­lúan las con­di­cio­nes que les ofre­ce la lo­ca­li­za­ción de la Vi­lla 21-24, la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de los ser­vi­cios, la fre­cuen­cia y cons­tan­cia de los trans­por­tes tan­to pú­bli- cos y pri­va­dos, y los in­gre­sos dis­po­ni­bles. Las so­lu­cio­nes a los obs­tácu­los (co­mo la uti­li­za­ción de re­mi­ses, ta­xis, trans­por­tes es­co­la­res pri­va­dos, co­lec­ti­vos o el des­pla­za­mien­to a pie) tie­nen un costo, mo­ne­ta­rio o tem­po­ral, que las fa­mi­lias ab­sor­ben por su cuen­ta. En es­te con­tex­to, y en el mar­co del de­ba­te aquí desa­rro­lla­do, ce­le­bra­mos el pro­yec­to le­gis­la­ti­vo de cons­truc­ción de una es­ta­ción de sub­te en los in­gre­sos de la Vi­lla 31 y en­ten­de­mos que es­ta mis­ma lí­nea po­dría en su otro ca­be­zal di­ri­gir­se ha­cia la vi­lla 21-24, en vez de fi­jar su fron­te­ra en el ba­rrio de Pom­pe­ya. Aún así, en­ten­de­mos que de im­ple­men­tar­se ais­la­da­men­te es­ta me- di­da no so­lu­cio­na­rá los pro­ble­mas de los ha­bi­tan­tes del ba­rrio pa­ra rea­li­zar sus des­pla­za­mien­tos, que co­mien­zan en el in­te­rior de sus ba­rrios. Es ne­ce­sa­rio po­ner el fo­co so­bre las di­fi­cul­ta­des en torno a la mo­vi­li­dad en las “fron­te­ras in­ter­nas” de los ba­rrios po­pu­la­res e im­pul­sar otras políticas que per­mi­tan que es­ta in­fra­es­truc­tu­ra ten­ga un im­pac­to real en la vi­da de los ha­bi­tan­tes de las vi­llas de la Ciu­dad. Si esas me­di­das no se im­ple­men­tan, que­da­rá al des­cu­bier­to la fal­ta de in­te­rés del eje­cu­ti­vo por­te­ño en ga­ran­ti­zar la mo­vi­li­dad de es­tos sec­to­res co­mo me­dio in­dis­pen­sa­ble pa­ra ac­ce­der a sus de­re­chos hu­ma­nos cons­ti­tu­cio­na­les.

PA­NO­Rá­MI­CA DE LA CIU­DAD DE BUE­NOS. AI­RES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.