“EM­PREN­DI­MIEN­TOS AMI­GA­BLES” DEL CEN­TRO BA­RRIAL CAR­LOS MU­GI­CA, DE LA VI­LLA 31

Mundo Villa - - Cultura -

El cen­tro ba­rrial Pa­dre Car­los Mu­gi­ca de la Vi­lla 31 de Re­ti­ro es uno de los po­cos es­pa­cios don­de hay un acom­pa­ña­mien­to in­te­gral y pro­fun­do pa­ra las per­so­nas en si­tua­ción de ex­clu­sión por con­su­mo de dro­gas, de­bi­do a la fal­ta de in­ser­ción en la sociedad y a una mar­gi­na­ción in­ten­cio­na­da. Te­ra­péu­ti­ca­men­te se los lla­ma “Tra­ta­mien­tos Am­bu­la­to­rios”, pe­ro va mas allá de eso, es un es­pa­cio de con­ten­ción, afec­to, de “sen­tir­se fa­mi­lia” en don­de se ven los va­lo­res de la in­te­gra­ción, la igual­dad y el tra­ba­jo en co­mu­ni­dad, pa­ra po­der bus­car so­lu­cio­nes a tan­tos pro­ble­mas que la gen­te de la vi­lla pa­de­ce con fre­cuen­cia por la au­sen­cia del Es­ta­do y de ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que son in­di­fe­ren­tes a la mar­gi­na­ción. En es­te con­tex­to na­cen los “Em­pren­di­mien­tos Ami­ga­bles” (ca­te­go­ría su­pe­ra­do­ra de los lla­ma­dos mi­cro-em­pren­di­mien­tos). Se lle­van a ca­bo por va­rios mo­ti­vos, pri­me­ro por la ne­ce­si­dad de fo­men­tar en los chi­cos una cul­tu­ra de tra­ba­jo, res­pe­tan­do sus tiem­pos, su si­tua­ción y su tra­ta­mien­to te­ra­péu­ti­co; y se­gun­do, pa­ra fo­men­tar una en­tra­da eco­nó­mi­ca pe­ro tam­bién un apren­di­za­je pa­ra que ten­gan un ofi­cio que los ha­ga sen­tir se­gu­ros. En los em­pren­di­mien­tos ami­ga­bles lo im­por­tan­te es la per­so­na y no el desa­rro­llo au­to­sus­ten­ta­ble. Por lo cual es po­si­ble po­ner por en­ci­ma de la ga­nan­cia mo­ne­ta­ria, sino el desa­rro­llo y avan­ce en el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción.

Ta­ller de Car­pin­te­ría San Jo­sé

Se rea­li­za den­tro de la Ca­pi­lla Cris­to Obre­ro los días lu­nes, martes y jue­ves de 9.30 a 12.30 y los miér­co­les to­do el día. El ta­ller lle­va ca­si dos años de vi­da y sur­ge de la ne­ce­si­dad de dig­ni­fi­car el tra­ba­jo, de fo­men­tar en los pi­bes una cul­tu­ra de tra­ba­jo y te­ner un ofi­cio pro­pio ade­más de un in­gre­so eco­nó­mi­co pa­ra el Ho­gar y viá­ti­cos pa­ra los chi­cos. Los “alum­nos” cons­tan­tes ron­dan en­tre unas 8 per­so­nas con eda­des va­ria­das, to­dos ellos en un pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción en adic­cio­nes y con ga­nas de cam­biar la his­to­ria de sus vi­das y con mu­cha fe en Dios (don­de un día sin con­su­mir es una ba­ta­lla ga­na­da). “Al prin­ci­pio fue to­do muy di­fí­cil por­que te­nía­mos que tra­ba­jar la res­pon­sa­bi­li­dad, cum­plir ho­ra­rios y re­co­rrer un pro­ce­so don­de las ga­nas de apren­der se ge­ne­ran des­pués de un tiem­po ya que mu­chos no tie­nen un co­no­ci­mien­to de car- pin­te­ría. Tra­to de que sean res­pon­sa­bles de lo que ha­cen, to­dos sa­ben ha­cer to­do pe­ro lue­go de acuer­do a las ca­pa­ci­da­des se van di­vi­dien­do pa­ra agi­li­zar el pro­ce­so de pro­duc­ción”, co­men­ta Án­gel , ins­truc­tor de car­pin­te­ría y pro­fe del ta­ller. “Acá se tra­ta de pro­du­cir y apren­der. Ma­yor­men­te tra­ba­ja­mos por pe- di­dos. Nues­tros clien­tes son de afue­ra de la vi­lla, que­re­mos que la gen­te co­noz­ca nues­tro tra­ba­jo y vean la otra ca­ra de los pi­bes, que no so­lo vean cuan­do es­tán dro­ga­dos sino tam­bién que se re­co­noz­can que ellos quie­ren cam­biar y que con una mano ami­ga se pue­de lo­grar” se ilu­sio­na An­gel.

LA CAR­PIN­TE­RIA EN PLE­NA AC­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.