En Jerusalen se pi­dió por la paz jun­to al Pa­pa Fran­cis­co y el Pa­dre Pe­pe

Cristian He­re­dia, Ge­rod Vic­to­ria, Ni­dia Zar­za y Dal­ma Vi­llal­ba es­tu­vie­ron pre­sen­tes en el pe­di­do por un mun­do me­jor, cuan­do la cruel­dad hu­ma­na vuel­ve a apa­re­cer en un con­flic­to bé­li­co de mag­ni­tud mun­dial.

Mundo Villa - - Perfiles - Dal­ma Vi­llal­ba, Ta­ller de pe­rio­dis­mo de Vi­lla 31

Es im­pre­sio­nan­te sa­ber có­mo cre­ci­mos y has­ta dón­de he­mos lle­gan­do los vi­lle­ros a tra­vés de Mun­do Vi­lla. No so­lo fui­mos a las Fa­ve­las de Bra­sil, al Sa­lón del Li­bro de Pa­ris, sino tam­bién lle­ga­mos a Tie­rra San­ta. ¡Vi­lle­ros en Tie­rra San­ta! Fue muy lo­co vi­vir eso acom­pa­ña­da por Ni­dia Zar­za, Ge­rold Vic­to­ria y Cristian He­re­dia. Ade­más de la emo­ción que ge­ne­ra­ba el via­je, se le su­ma­ba el con­tex­to en el que íba­mos, que fue acom­pa­ñar el via­je del Pa­pa pi­dien­do por la Paz de ese país y del mun­do en­te­ro. Des­de an­tes del via­je y has­ta aho­ra creo que nin­guno de no­so­tros ca­yó en la cuen­ta de lo gran­dio­so e irre­pe­ti­ble que es­tá­ba­mos vi­vien­do y, por so­bre to­do, de lo ben­de­ci­dos que fui­mos al po­der ser par­te de esa ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa. Via­jar al otro la­do del mun­do y co­no­cer los lu­ga­res por los que pa­só Je­sús, don­de na­ció, don­de mu­rió, don­de es­tu­vo se­pul­ta­do. To­dos esos lu­ga­res que so­lo veía por la te­le en Se­ma­na San­ta. Es­tar ca­mi­nan­do por allí fue mo­vi­li­za­dor. Tra­ta­mos de ha­blar con la gen­te. Nos im­pre­sio­nó ver a las mu­je­res mu­sul­ma­nas to­das ta­pa­das has­ta los ojos, co­no­cer el Mu­ro de los La­men­tos y ser tes­ti­gos de tan­to fer­vor re­li­gio­so: gen­te re­zan­do, pi­dien­do, llo­ran­do, ha­blan­do -ca­da uno en su idio­ma, su­pon­go-con su Dios. Pen­sé que tal vez de tan­to ha­blar con Dios se ol­vi­dan de ha­blar con ellos mis­mos y por eso exis­te el mu­ro que di­vi­de a Is­rae­li­tas de Pa­les­ti­nos. Hay tan­ta di­fe­ren­cia en­tre un lu­gar y otro. Es in­creí­ble que en pleno si­glo XXI exis­ta un Es­ta­do di­vi­di­do por una mu­ra­lla, se­pa­ra­do por la re­li­gión. Los igua­la la ama­bi­li­dad con la que nos

“CREO QUE NIN­GUNO DE NO­SO­TROS CA­YÓ EN LA CUEN­TA DE LO GRAN­DIO­SO E IRRE­PE­TI­BLE QUE ES­TÁ­BA­MOS VI­VIEN­DO Y DE LO BEN­DE­CI­DOS QUE FUI­MOS AL SER PAR­TE DE ESA EX­PE­RIEN­CIA RE­LI­GIO­SA”

re­ci­bie­ron en to­das par­tes, la gen­te nos pre­gun­ta­ba de dón­de era nues­tro gru­po, “Ar­gen­ti­na”, con­tes­tá­ba­mos, y ellos son­reían y de­cían: “aaah Ma­ra­do­na, Té­vez, Mes­si, Má­xi­ma (por la rei­na de Ho­lan­da)”. Fue muy lin­do dar­se cuen­ta que la Ar­gen­ti­na no pa­sa des­aper­ci­bi­da. Es­ta se­ma­na me sen­tí co­mo cuan­do era chi­ca y vi­si­ta­ba un lu­gar nue­vo: vi­ví to­do con pa­sión y una gran son­ri­sa en la ca­ra, con ga­nas de ex­pri­mir has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Me sen­tí ben­de­ci­da por Dios y por el Pa­pa Fran­cis­co por ser par­te de es­ta ex­pe­rien­cia, de es­te via­je de vi­lle­ros a Tie­rra San­ta.

CRISTIAN HE­RE­DIA, EL PA­DRE PE­PE, GE­ROLD VIC­TO­RIA Y NI­DIA ZAR­ZA RE­PRE­SEN­TAN­TES DE LA 21.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.