Seis años y va­mos por mu­cho mas

Teo­do­ro “Pan­cho“Be­na­vi­des re­pa­sa los seis años de vi­da de nues­tro pe­rió­di­co.

Mundo Villa - - Portada - Teo­do­ro “Pan­cho” Be­na­vi­des, Di­rec­tor de Mun­do Vi­lla.

Cum­pli­mos seis años de vi­da, es de­cir, seis años de lu­cha. Mun­do Vi­lla na­ció co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra pe­lear por nues­tros de­re­chos y pa­ra ter­mi­nar con la dis­cri­mi­na­ción que su­fri­mos por­que no tu­vi­mos la for­tu­na de na­cer en con­di­cio­nes mas “aco­mo­da­das”, por­que co­me­ti­mos el pe­ca­do de ser po­bres, que pa­re­ce ser el peor pe­ca­do en es­te tiem­po. Re­cuer­do el co­mien­zo de nues­tro pe­rió­di­co, cuan­do éra­mos un gri­to en so­li­ta­rio en me­dio de las vo­ces que nos que­rían man­te­ner bien ca­lla­di­tos. Sa­li­mos a con­tar nues­tras ver­da­des tan di­fe­ren­tes al dis­cur­so he­ge­mó­ni­co de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. No encajábamos en nin­gún la­do, éra­mos sa­pos de otro po­zo, lo se­gui­mos sien­do, aun­que ha­blar de las vi­llas aho­ra es­tá de mo­da. En el ca­mino han que­da­do un mon­tón de pie­dras, sal­ta­mos mu­chos pa­re­do­nes y nos me­ti­mos en lu­ga­res en los que na­die nos ha­bía in­vi­ta­do. Por­que nun­ca se ha lo­gra­do na­da pi­dien­do per­mi­so y per­dón, no­so­tros te­ne­mos la obli­ga­ción de la irre­ve­ren­cia, de la des­ubi­ca­ción, por­que nos han pues­to en un lu­gar que na­die quie­re es­tar. Los po­de­ro­sos de siem­pre nos mi­ran des­de sus es­cri­to­rios cuan­do lle­ga­mos a ha­cer­les pre­gun­tas que los mo­les­tan, a re­cla­mar por lo que nos de­ben, a exi­gir que de­jen de ro­bar­nos y de mal­tra­tar­nos. Y se sor­pren­den por­que no nos creen ca­pa­ces, por­que sub­es­ti­man nues­tro tra­ba­jo, nues­tras con­vic­cio­nes. Por­que tie­nen el es­tú­pi­do pre­jui­cio de que los vi­lle­ros so­lo obe­de­ce­mos por un po­co de yer­ba y un plan so­cial y que nun­ca va­mos a le­van­tar la ca­be­za. Han pa­sa­do seis años de nues­tro pri­mer nú­me­ro en la ca­lle, po­de­mos enor­gu­lle­cer­nos de al­gún pe­que­ño triun­fo, pe­ro sa­be­mos que has­ta que ca­da pi­be va­ya al co­le­gio, ca­da jo­ven ten­ga un ca­mino de sue­ños por de­lan­te y no una es­qui­na os­cu­ra, ca­da ma­dre/ pa­dre ten­ga un tra­ba­jo y vi­va­mos en un ba­rrio in­te­gra­do a la Ciu­dad, no he­mos lo­gra­do na­da. Aho­ra te­ne­mos al­gu­nos com­pa­ñe­ros de ru­ta que se unen a nues­tra lu­cha, va­mos por lo que nos co­rres­pon­de ni un pa­so atrás!

“SA­LI­MOS A CON­TAR NUES­TRAS VER­DA­DES, TAN DI­FE­REN­TES AL DIS­CUR­SO HE­GE­MÓ­NI­CO QUE NO ENCAJÁBAMOS EN NIN­GÚN LA­DO.”

PRI­ME­RA TA­PA DEL DIA­RIO CUAN­DO TO­DO ES­TA­BA POR HA­CER.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.