Los Po­li­cías de “fi­gu­ri­ta”

La pre­sen­cia de uni­for­ma­dos se mul­ti­pli­ca, la in­se­gu­ri­dad pa­ra los mas des­pro­te­gi­dos tam­bién.

Mundo Villa - - Aniversario - Step­hie San­do­val, Ta­ller de Pe­rio­dis­mo Vi­lla 31.

Por Step­hie San­do­val. La vi­lla 31 cuen­ta con la pre­sen­cia de cua­tro fuer­zas de se­gu­ri­dad: la policía Me­tro­po­li­ta­na, la Fe­de­ral, la Pre­fec­tu­ra y la Gen­dar­me­ría. En el pro­pio ba­rrio exis­ten una co­mi­sa­ría y tres des­ta­ca­men­tos, uno en­tre las ca­lles cin­co y ocho, otro en la zo­na de San Mar­tin y un ter­ce­ro en la zo­na de YPF. Si lo pen­sa­mos bien es mu­cho pa­ra un ba­rrio so­lo y aun así, con to­do es­te des­plie­gue, si­guen pa­san­do mi­les de in­jus­ti­cias, de ac­tos de de­lin­cuen­cia. No ha­ce mu­cho fui tes­ti­go de un asal­to: com­pa­ñe­ros bo­li­via­nos que ve­nían de sus tra­ba­jos co­ti­dia­nos fue­ron abor­da­dos por unos de­lin­cuen­tes cuan­do la policía es­ta­ba a po­cos pa­sos y no pa­re­ció in­tere­sar­se mu­cho por el te­ma. Las si­tua­cio­nes de es­te ti­po no so­lo afec­tan a los ve­ci­nos por la pér­di­da mis­ma de sus bie­nes sino que les de­jan una pro­fun­da sen­sa­ción de im­po­ten­cia. Cuan­do ha­ce­mos dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des en el ba­rrio, co­mo por ejem­plo los sá­ba­dos cul­tu­ra­les o cuan­do vie­ne al­gún ti­po de me­dio o per­so­na­jes fa­mo­sos ahí sí ve­mos una gran pre­sen­cia po­li­cial que cus­to­dia a los in­vi­ta­dos. O sea, co­mo nos gus­ta de­cir a no­so­tros: “es­tán de fi­gu­ri­ta”. Es una gran iro­nía ya que cuan­do ter­mi­na la fies­ta o los in­vi­ta­dos se van to­do vuel­ve a la normalidad. Es­to es al­go que mo­les­ta y mu-

HAY QUE PEN­SAR CUáN SE­GU­RO O IN­SE­GU­ROS ES­TA­MOS A PE­SAR DE LA GRAN PRE­SEN­CIA PO­LI­CIAL Y POR SO­BRE TO­DO ¿QUIé­NES SON LOS DE­LIN­CUEN­TES Y A QUIéN SE SU­PO­NE QUE PRO­TE­GE LA POLICÍA?

cho, los ve­ci­nos de Vi­lla 31 es­ta­mos har­tos de que siem­pre si­gan las co­sas de es­ta ma­ne­ra y mu­chos nos pre­gun­ta­mos cuán­do cam­bia­rá es­ta si­tua­ción. Hay que pen­sar en­ton­ces cuán se­gu­ro o in­se­gu­ros es­ta­mos a pe­sar de la gran pre­sen­cia de las fuer­zas de se­gu­ri­dad y, por so­bre to­do, quié­nes son los de­lin­cuen­tes y a quién se su­po­ne que pro­te­ge la policía.

CUAN­TO MAS PO­LI­CIA ME­NOS JUS­TI­CIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.