Ur­ba­ni­za­ción esa es la cues­tión

Mundo Villa - - Urbanización - Ai­xa Agui­rres, Ta­ller de Pe­rio­dis­mo del Ba­rrio Ro­dri­go Bueno.

La jus­ti­cia dio mar­cha atrás con la ley que le exi­gía al Go­bierno de la Ciu­dad la ur­ba­ni­za­ción de nues­tro ba­rrio, Ro­dri­go Bueno. Ob­via­men­te, quien dic­tó es­ta re­vo­ca­to­ria no vi­ve en el ba­rrio, muy pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra ha­ya ve­ni­do nun­ca, por­que de otra ma­ne­ra no se en­tien­de. Hay pe­que­ñas co­sas de la vi­da co­ti­dia­na que nos ha­cen to­do mu­cho más di­fí­cil a los que vi­vi­mos en las vi­llas. Pe­que­ñas co­sas que nos re­cuer­dan ca­da día el aban­dono en el que su­fri­mos por par­te del Es­ta­do y que ha­cen de las co­sas que otros dan por nor­ma­les que no­so­tros ten­ga­mos que pe­lear to­dos los días pa­ra po­der lo­grar­las. Des­de ha­ce tres me­ses se en­cuen­tra ta­pa­do un ca­ño que per­mi­te pa­sar los des­he­chos ha­cia el po­zo de eva­cua­ción en la man­za­na de mi ca­sa. Es­to ha­ce que una vez que la ca­pa­ci­dad del ca­ño se sa­tu­ra los des­he­chos, to­do se des­bor­de y los des­he­chos sal­gan al ex­te­rior, co­sa que su­ce­de jus­to en el pa­tio de mi ca­sa. Es­to pro­du­ce que ten­ga que con­vi­vir con el mal olor y con la ba­su­ra. Ade­más, mu­chas ve­ces, pa­ra tra­tar de evi­tar que se re­bal­se ten­go que de­jar de usar el agua, lo cual me trae mu­chí­si­mos pro­ble­mas y mo­les­tias co­mo cual­quie­ra sa­be. He ha­bla­do con la gen­te que tie­ne que des­ta­par los ca­ños y siem­pre me pi­den que les pa­gue por ha­cer aque­llo que su­pues­ta­men­te es su tra­ba­jo, co­sa que me pa­re­ce muy in­jus­ta, pe­ro pa­ra no so­por­tar más el olor o pa­ra po­der usar el agua no ten­go otra op­ción que po­ner di­ne­ro de mi bol­si­llo. Tam­bién ha­blé con los de­le­ga­dos de mi man­za­na, que me di­je­ron que iban a tra­tar de ocu­par­se del te­ma, pe­ro has­ta el mo­men­to no me die­ron nin­gu­na so­lu­ción. Con los ve­ci­nos se ha­bló de jun­tar di­ne­ro pa­ra com­prar ca­ños y así po­der mo­ver el po­zo y evi­tar que que­de en el me­dio del pa­tio de mi ca­sa, pe­ro la­men­ta­ble­men­te nun­ca se lle­gó a un acuer­do. Mien­tras tan­to, el tiem­po pa­sa y

“HE HA­BLA­DO CON LA GEN­TE QUE TIE­NE QUE DES­TA­PAR LOS CA­ÑOS Y SIEM­PRE ME PI­DEN QUE LES PA­GUE POR HA­CER AQUE­LLO QUE, SU­PUES­TA­MEN­TE, ES SU TRA­BA­JO, CO­SA QUE ME PA­RE­CE MUY IN­JUS­TA PE­RO PA­RA NO SO­POR­TAR MAS EL OLOR O PA­RA PO­DER USAR EL AGUA NO TU­VE OTRA OP­CIÓN”.

con mi fa­mi­lia te­ne­mos que se­guir so­por­tan­do vi­vir de es­ta ma­ne­ra. Me pre­gun­to si al­gu­na vez ha­brá un Es­ta­do pre­sen­te que real­men­te se preo­cu­pe por me­jo­rar la vi­da de su pue­blo, si al­gu­na vez es­ta­re­mos en la agen­da de los go­ber­nan­tes de turno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.