El le­ga­do de Car­los Mu­gi­ca a 41 años de su ase­si­na­to

El ejem­plo de lu­cha del Pa­dre Mu­gi­ca per­du­ra en los jó­ve­nes y es una guía pa­ra quie­nes si­guen ade­lan­te con los re­cla­mos por la igual­dad y la in­clu­sión de to­do un ba­rrio.

Mundo Villa - - Aniversario - Dal­ma Vi­llal­ba, Ta­ller de Pe­rio­si­mo Vi­lla 31.

Una vez mas, co­mo ca­da año hay al­go, una sen­sa­cion , un sen­ti­mien­to se ha­ce pre­sen­te con fuer­za, con mas fer­vor que el res­to de los días. Ca­da tan­to uno le pres­ta mas atencion a tal o cual co­sa, se­gún la fe­cha que im­po­ne el ca­len­da­rio. No sé si hay pa­la­bras exac­tas que pue­dan de­fi­nir ese sen­ti­mien­to o a esa mez­cla de sen­ti­mien­tos, son inen­ten­di­bles, así co­mo la tris­te­za y la ale­gria, el or­gu­llo y la bron­ca, ex­tra­ñar a un ser que so­lo co­no­ce­mos por la his­to­ria. Pe­ro to­do eso es lo que trans­for­ma en una son­ri­sa es­cu­char el nom­bre Car­los Mu­gi­ca, padrecito Car­los. Es­te coc­tel de sen­ti­mien­tos es co­lec­ti­vo, es al­go de to­dos los ba­rrios obre­ros, en to­das las vi­llas, don­de él siem­pre afir­ma­ba que lo úni­co a erra­di­car de acá es la mi­se­ria. El pa­sa­do 11 de ma­yo se re­cor­dó el aniver­sa­rio nú­me­ro 41 de su mar­ti­rio. Y siem­pre que­da una tris­te­za enor­me

Por Dal­ma Vi­llal­ba.

Los ve­ci­nos de la Vi­lla 31 en el ac­to con­me­mo­ra­ti­vo del Pa­dre Car­los Mu­gi­ca. pa­ra to­das las per­so­nas que lo eli­gie­ron co­mo ejem­plo y re­fe­ren­te. Su muer­te, ade­más, plan­tea otra cues­tión; ¿Por qué siem­pre el que quiere ayu­dar­nos ter­mi­na en el ce­men­te­rio?, ¿Por qué nun­ca pue­den mo­rir “los otros”, esos que no que­re­mos, esos que siem­pre nos ha­cen da­ño y se en­ri­que­cen gra­cias a nues­tro tra­ba­jo? ¿Cuán­tos cu­ras y no cu­ras co­mo Mu­gi­ca es­ta­rán “des­can­san­do en paz”? ¿Cuán­tos mas de nues­tros re­vo­lu­cio­na­rios, los que tu­vi­mos la suer­te de co­no­cer­los y los mu­chos otros que que­da­ron en si­len­cio o los man­tu­vie­ron en si­len­cio, mo­ri­ran? ¿Cuán­do se va a dar vuel­ta la tor­ti­lla? ¿Ca­sua­li­dad o ca­sua­li­dad? Se ce­le­bró la fies­ta re­cor­dan­do al Pa­dre Car­los con una gran mi­sa en la Ca­pi­lla Cris­to Obre­ro, que él mis­mo cons­tru­yó con unos ve­ci­nos ha­ce mas de 40 años. Es­tu­vo pre­sen­te el Obis­po Joa­quín Zu­cun­za, que co­no­ció al Pa­dre Car­los, con el que com­par­tie­ron el mágico mo­men­to de ju­gar a la pe­lo­ta, jun­to con otros cu­ras vi­lle­ros, ade­más de la mul­ti­tud de ve­ci­nos que siem­pre se ha­cen pre­sen­tes y es­tán dis­pues­tos a re­cor­dar al Padrecito de ojos azu­les. Fue una mi­sa emo­ti­va, lue­go se com­par­tió en fa­mi­lia el al­to gui­so ya tra­di­cio­nal, rea­li­za­do por los chi­cos del

¿CUAN­TOS MAS DE NUES­TROS RE­VO­LU­CIO­NA­RIOS, LOS QUE TU­VI­MOS LA SUER­TE DE CO­NO­CER­LOS, Y LOS MU­CHOS QUE QUE­DAN MO­RI­RÁN?

Ho­gar de Cris­to del ba­rrio. El fes­te­jo y la con­me­mo­ra­cion ter­mi­nó con las tí­pi­cas dan­zas la­ti­noa­me­ri­ca­nas a las cua­les es­ta­mos acos­tum­bra­dos y agra­de­ci­dos de co­no­cer to­das las vi­llas de la Ciu­dad de Buenos Aires, cán­ti­cos y mu­cha fies­ta. Una fies­ta en torno a la me­mo­ria y el agra­de­ci­mien­to que le da­mos al Pa­dre Car­los por ayu­dar­nos a lu­char des­de siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.