La ju­ven­tud y su com­pro­mi­so so­cial

Una mues­tra del tra­ba­jo que rea­li­zan los pi­bes de los ba­rrios y que po­cos me­dios vi­si­bi­li­zan.

Mundo Villa - - Urbanización - Dal­ma Vi­llal­ba, Ta­ller de Periodismo Vi­lla 31.

Es­to se es­tá ar­man­do y vi­vien­do des­de ha­ce un tiem­po y des­de dis­tin­tos lu­ga­res den­tro de las vi­llas. Mu­chos jó­ve­nes de di­ver­sas agru­pa­cio­nes –par­ti­da­rias o apar­ti­da­rias, con un Dios o sin él, se in­for­man, se bus­can, se jun­tan, char­lan, de­ba­ten y lo­gran te­ner una gran crea­ti­vi­dad, en don­de no se ne­ce­si­tan años de facultad ni cien­tos de teo­rías pa­ra afron­tar la reali­dad, sino un po­co de amor y so­li­da­ri­dad, ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal que di­fe­ren­cia a las vi­llas de otros ba­rrios. En los ba­rrios, al­gu­nos con mas o me­nos con­vic­cio­nes, sa­bien­do mas cons­cien­te­men­te o no que se es­tá sien­do par­te de un pro­ce­so que inevi­ta­ble­men­te lle­va­rá a un cam­bio, eso los ve­ci­nos lo ven, lo va­lo­ran, les sa­ca son­ri­sas y los ayu­da en te­mas bu­ro­crá­ti­cos. Cuan­do vi a un gru­po de jó­ve­nes que man­te­nía una reunión un sá­ba­do a la tar­de y es­ta­ban ar­man­do el cro­no­gra­ma del “Fren­te”, Fren­te Ju­ve­nil Fuer­za Ca­lle­je­ra (cuan­do po­drían ha­ber es­ta­do ha­cien­do cual­quier co­sa, me­nos eso y en ese lu­gar) yo es­ta­ba en la me­sa con ellos, to­man­do ma­te que siem­pre es sím­bo­lo del com­par­tir y “abrir­te las puer­tas de mi ca­sa”, en ab­so­lu­to si­len­cio, ad­mi­ra­da, asom­bra­da y con una fe­li­ci­dad que so­lo po­día ex­pre­sar con una son­ri­sa cons­tan­te, im­po­si­ble de ocul­tar. Ese ac­to, que se re­pli­ca en mu­chos es­pa­cios de la vi­lla, ha­ce que se in­for­men, bus­quen es­tra­te­gias so­bre có­mo “lle­gar­le mas al pi­be”, có­mo lo­grar lla­mar la aten­ción, có­mo po­der trans­mi­tir al­gún con­cep­to mas di­fí­cil que otro, có­mo lo­grar que el pi­be no de­je de ve­nir. Des­pués de ca­si tres ho­ras de char­la en­tre ellos sen­tí es­to que in­ten­to con­tar acá, que la ma­yo­ría de los chi­cos bus­ca cam­biar la his­to­ria, bus­can cam­biar el fu­tu­ro ya sea pa­ra sus her­ma­ni­tos, sus hi­jos o sus nie­tos, mu­chos de esos jó­ve­nes que tam­bién fu­man ma­rihua­na, tie­nen una fa­mi­lia, que sa­len a bai­lar, que se vis­ten con ro­pa de­por­ti­va y de los cua­les la “gen­te de bien”, tie­nen mie­do o se cam­bian de ve­re­da, es­tán lo­gran­do la re­vo­lu­ción si­len­cio­sa, la que se ha­ce a pa­so de hor­mi­ga, pe­ro la mis­ma que un día no van po­der pa­rar.

Jó­ve­nes en ac­ción en la Vi­lla 31 de Re­ti­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.