En­tre­vis­ta a la Her­ma­na Mar­ce­la del Ho­gar de Cris­to

Mundo Villa - - Urbanización -

¿Qué es el Ho­gar de Cris­to? Es un Cen­tro Ba­rrial, orien­ta­do a las adic­cio­nes, con dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des. El ob­je­ti­vo es que los jó­ve­nes sal­gan de la ca­lle, un lu­gar cris­tiano, en don­de se pue­de to­mar el ca­mino de Je­sús. ¿Có­mo lle­gas­te al Ho­gar de Cris­to? Soy re­li­gio­sa, de la Con­gre­ga­ción de Ado­ra­tri­ces de la San­gre de Cris­to y es­ta­ba en For- mo­sa, lle­gue a Buenos Aires a Jo­sé León Sua­rez y el Pa­dre Pe­pe ya me te­nía un des­tino de tra­ba­jo, el Ho­gar de Cris­to. Acá estoy co­mo tra­ba­ja­do­ra so­cial, tam­bién en la par­te del ase­so­ra­mien­to es­pi­ri­tual, acom­pa­ñan­do a los chi­cos. ¿Qué ac­ti­vi­da­des se rea­li­zan? Lo primero es po­der en­con­trar­nos, que ca­da uno que vie­ne es un Je­sús y que es­ta­mos pa­ra dar­le el abra­zo, la con­ten­ción, la es­cu­cha y bra­zos abier­tos pa­ra re­ci­bir­los. Los chi­cos lle­gan a la ma­ña­na, to­ma­mos el de­sa­yuno, el al­muer­zo, hay co­lo­quios, al­gu­nos de los chi­cos ne­ce­si­tan del dia­lo­go, por lo que vi­vie­ron la noche an­te­rior, la si­tua­cio­nes en la ma­ña­na, des­pués del al­muer­zo hay dis­tin­tos ta­lle­res, ca­da día hay ta­lle­res dis­tin­tos, de car­ta­pes­ta, de es­tam­pa­dos de re­me­ras, ta­ller del es­cu­cha, de gui­ta­rra, de ca­poei­ra, y se va a re­to­mar el ta­ller de compu­tación, de Fran­cés, de Ita­liano. ¿Có­mo se di­vi­den el tra­ba­jo? No so­mos una or­ga­ni­za­ción con una su­per es­truc­tu­ra, ni pi­ra­midal, que te­ne­mos una ca­be­za, si no que tra­ba­ja­mos or­gá­ni­ca­men­te co­mo un cuer­po, en don­de a pe­sar de que ca­da uno tie- ne un rol, tra­ta­mos de coor­di­nar las ac­cio­nes, te­ne­mos reunio­nes de equi­po, pa­ra ver las ac­ti­vi­da­des pe­ro por so­bre to­do los ca­sos, de ca­da per­so­na, por­que ca­da chi­co que vie­ne es un ca­so que ne­ce­si­ta ser abor­da­do des­de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas, ca­paz el jo­ven ha­bla con al­guno en es­pe­cial, y es el mo­men­to de con­tar­lo pa­ra po­der ayu­dar, es con ese fin. ¿Qué men­sa­je de­ja­rías? Pa­ra mi es un desafío, por­que estoy apren­dien­do ca­da día con los chi­cos, pe­ro tam­bién es una reali­dad que gol­pea mu­cho, una reali­dad su­frien­te, es un Je­sús en la cruz pe­ro con esa es­pe­ran­za que pue­da sa­lir de ese do­lor. Es un Cen­tro pa­ra el Ba­rrio, de la Mi­sión Dio­ce­sa­na de San

“CA­DA UNO QUE VIE­NE ES UN JE­SÚS Y QUE ES­TA­MOS PA­RA DAR­LE EL ABRA­ZO, LA CON­TEN­CIÓN, LA ES­CU­CHA Y BRA­ZOS ABIER­TOS PA­RA RE­CI­BIR­LOS.”

Juan Bos­co y la Pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra de Lujan que to­do lo que ne­ce­si­ten acá es­ta­mos es­pe­rán­do­los, con mu­cho amor, con mu­chas li­mi­ta­cio­nes pe­ro que to­dos los que tra­ba­ja­mos acá es­ta­mos a dis­po­si­ción de los chi­cos y que oja­la pu­dié­ra­mos lle­gar a ma­yor can­ti­dad de chi­cos de esos ba­rrios que es­tán ne­ce­si­tan­do sa­lir del fla­ge­lo de la dro­ga.

La Her­ma­na Mar­ce­la en el ta­ller de periodismo de la Car­co­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.