Mun­do Vi­lla re­par­tió poe­sía en Es­to­col­mo

Gus­ta­vo La­ra, poe­ta y pe­rio­dis­ta, fue des­ta­ca­do en la Uni­ver­si­dad de Es­to­col­mo por su poe­sía “Cae la mur­ga de Dios”. El coor­di­na­dor del acon­te­ci­mien­to fue el es­cri­tor Ro­ber­to El­vi­ra Mat­hez. Aquí el eco de la ex­pe­rien­cia por el au­tor.

Mundo Villa - - Aniversario -

Cuan­do te­nía 13 años es­cri­bí una poe­sía pa­ra una ta­rea de len­gua­je, “En­re­das­te co­mo una ví­bo­ra mi co­ra­zón”, ese pe­da­ci­to es to­do lo que re­cuer­do. Al fi­nal de ese año en el via­je de egre­sa­dos uno de mis com­pa­ñe­ros de ha­bi­ta­ción, Oli­va, me con­fe­só que es­ta­ba ena­mo­ra­do de una de sus com­pa­ñe­ras y me pi­dió que lo ayu­da­ra a es­cri­bir al­go pa­ra con­quis­tar­la. Yo ca­mi­na­ba siem­pre con un cua­der­ni­to ro­to y des­ho­ja­do, don­de es­cri­bía en ri­ma to­do lo que se me ocu­rría, te­nía una poe­sía es­cri­ta ha­cía unos me­ses y se la ofre­cí. Al otro día los ví de la mano y be­sán­do­se en ca­da des­cui­do de los pro­fe­so­res. A mi nun­ca se me ha­bría ocu­rri­do es­cri­bir pa­ra lla­mar la aten­ción de al­guien. De he­cho en ese via­je ape­nas a la ho­ra y me­dia de par­tir rum­bo a Vi­lla Car­los Paz, ya ha­bía en­te­rra­do cual­quier ti­po de po­si­bi­li­dad de gus­tar­le a al­guien, vo­mi­tan­do en­ci­ma de una de las chi­cas de la ma­ña­na mien­tras ju­ga­ban un partido de aje­drez. Ha pa­sa­do mu­cha agua ba­jo el puen­te, al­gu­na vez so­ñé con ser es­cri­tor, mu­chas otras so­ñé so­lo con “ser” y aque­lla po­si­bi­li­dad hoy me cru­za co­mo una tor­men­ta de las bue­nas si las hay. Una tor­men­ta fría, una que arra­sa con to­do, una en la que pue­do llo­rar a gri­tos. Una que cuan­do pa­re me ten­drá ahí, con­fun­di­do en el ba­rro, por­que ma­ña­na es­ta­ré an­dan­do otro ca­mino, aquél que siem­pre so­ñé y que nun­ca me al­can­za­ron los bol­si­llos pa­ra pa­gar el bo­le­to. Aquel por el que al­gu­na vez pen­sé aho­rrar pa­ra com­prar los me­jo­res za­pa­tos y po­der ca­mi­nar­lo sin di­fi­cul­ta­des, ma­ña­na lo ca­mi­na­ré des­cal­zo co­mo ca­mi­né la vi­da, por­que la vi­da hay que ca­mi­nar­la no sen­tar­se a es­pe­rar y yo, que mu­cho tiem­po es­tu­ve sen­ta­do, ma­ña­na ca­mi­na­ré el ba­rro de un nue­vo sen­de­ro, sen­de­ro que otros se ocu­pa­ron en ha­cer pa­ra que no me pier­da. Nun­ca se­rá su­fi­cien­te la gra­ti­tud a aque­llos que lo hi­cie­ron, so­lo pue­do de­cir­les que una co­pa de vino siem­pre es­pe­ra­rá por us­te­des en mi. PD: Nun­ca pu­de con­quis­tar a na­die con una poe­sía, se­rá por eso que tam­bién re­cuer­do aquel via­je co­mo lo mas cer­ca que es­tu­ve de ha­cer­lo.

En me­dio del pro­ce­so crea­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.