Pro­crear y la ur­ba­ni­za­ción

El Plan Pro.cre.ar de vi­vien­das po­pu­la­res di­se­ña­do por Die­go Bos­sio y mo­di­fi­ca­do por Emi­lio Ba­sa­vil­ba­so no con­tem­pla el te­rreno que por ló­gi­ca ser­vi­ría pa­ra la re­lo­ca­li­za­ción y ur­ba­ni­za­ción de la Vi­lla 21 de Ba­rra­cas.

Mundo Villa - - Portada -

La pro­ble­má­ti­ca del pro­yec­to Pro.cre.ar en Ba­rra­cas y la pér­di­da de una po­si­bli­dad pa­ra ur­ba­ni­zar la Vi­lla 21-24. Un re­cla­mo que se ha­ce oir.

El Plan Pro.cre.ar de vi­vien­das po­pu­la­res fue di­se­ña­do por Die­go Bos­sio du­ran­te la ges­tión de Cris­ti­na Kirch­ner y mo­di­fi­ca­do por Emi­lio Ba­sa­vil­ba­so en la ac­tual ges­tión de Mau­ri­cio Ma­cri. Y la ver­dad sea di­cha: en nin­guno de los dos ca­sos se pen­só en los sec­to­res más pos­ter­ga­dos. Pa­ra ac­ce­der a una vi­vien­da del Pro­crear hay que te­ner in­gre­sos en blan­co que su­peren los vein­te mil pe­sos y mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res no al­can­zan esa ci­fra. La in­sen­si­bi­li­dad de am­bos go­bier­nos se po­ne de ma­ni­fies­to en el ca­so con­cre­to de Ba­rra­cas y Par­que Pa­tri­cios don­de el Pro­crear es­tá cons­tru­yen­do más de cin­co mil vi­vien­das dan­do la es­pal­da a los ve­ci­nos más po­bres. Cuan­do las 25 hec­tá­reas de la es­ta­ción Bue­nos Ai­res (al sur de la can­cha de Hu­ra­cán) es­ta­ban aban­do­na­das y sin des­tino cier­to des­de que el hom­bre hi­zo pie en la Tie­rra, el Pa­dre Pe­pe, To­to y los cu­ras vi­lle­ros so­li­ci­ta­ron a la Pre­si­den­cia de la Na­ción di­chos te­rre­nos pa­ra la ur­ba­ni­za­ción de la Vi­lla 21. Se los ne­ga­ron. Les di­je­ron que allí pen­sa­ban cons­truir un Po­lo Ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Na­da de ello ocu­rrió. Por sor­pre­sa y de ma­ne­ra agre­si­va se des­alo­jó a se­sen­ta fa­mi­lias y al Cen­tro Cul­tu­ral El Pe­rro que ocu­pa­ban esos te­rre­nos. Co­men­zó la me­ga obra. Los ve­ci­nos preo­cu­pa­dos con­for­ma­ron una co­mi­sión de emer­gen­cia pa­ra dia­lo­gar con las au­to­ri­da­des del AN­SES y del Ban­co Hi­po­te­ca­rio, a Emi­lio Ba­sa­vil­ba­so y a Eduar­do Esz­tain res­pec­ti­va­men­te, pe­ro fue­ron ig­no­ra­dos. Se man­tu­vie­ron reunio­nes y asam­bleas de ve­ci­nos. Tam­bién el Pa­dre To­to y el Pa­dre Charly es­tán in­ten­tan­do vías de diá­lo­go. Los ve­ci­nos son cons­cien­tes que la úni­ca opor­tu­ni­dad de ur­ba­ni­zar la Vi­lla 21.24 es a tra­vés de esos te­rre­nos. No hay otros. Luis Al­cón, in­te­gran­te de la Co- mi­sión de Vi­vien­da y Emer­gen­cia di­jo a Mun­do Vi­lla que “no so­mos escuchados y pre­ten­de­mos dia­lo­gar pa­ra ha­cer en­ten­der a las au­to­ri­da­des que el re­cla­mo es jus­to”. Por su par­te Ro­mán Ale­gre, pre­si­den­te del Cen­tro Cul­tu­ral El Pe­rro, se­ña­ló que “nos preo­cu­pa la fal­ta de diá­lo­go. Te­ne­mos ase­gu­ra­da la con­ti­nui­dad del Cen­tro Cul­tu­ral pe­ro nos preo­cu­pa no ser par­te del pro­yec­to”. Leo­nar­do Pi­ne­da tam­bién re­fe­ren­te del ba­rrio di­jo que “no es po­si­ble que un plan que pre­ten­de re­sol­ver la cri­sis ha­bi­ta­cio­nal se ol­vi­de de los más ne­ce­si­ta­dos. Que­re­mos acer­car nues­tra pro­pues­ta” se­ña­ló. Un re­cla­mo jus­to que me­re­ce más que la pe­na ser es­cu­cha­do.

Pla­nos del pro­yec­to en eje­cu­ción en los te­rre­nos ubi­ca­dos de­trás de la can­cha de Hu­ra­cán.

LOS SINUOSOS PA­SI­LLOS DE LA VI­LLA 21-24 DE BA­RRA­CAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.