“Por amor a los pi­bes, po­des lo­grar co­sas inima­gi­na­les”

La ex­pe­rien­cia de un ta­ller de co­mu­ni­ca­ción so­cial en con­tex­to de en­cie­rro. La fal­ta de po­lí­ti­cas de re­in­ser­ción so­cial ha­ce in­efi­caz to­do ti­po de cas­ti­go.

Mundo Villa - - Urbanización -

En las cár­ce­les de nues­tro país mue­re un pre­so ca­da 37 hs. Mue­re en sig­ni­fi­ca que es ase­si­na­do. La tor­tu­ra es una prác­ti­ca ha­bi­tual que de­jó la dic­ta­du­ra, el ham­bre, el ha­ci­na­mien­to, las con­di­cio­nes in­hu­ma­nas ha­cen que sea un lu­gar pa­ra la de­vas­ta­ción (de los po­bres y de los re­bel­des) es­to ha si­do así des­de siem­pre. No pue­de es­pe­rar­se que de las cár­ce­les sal­gan per­so­nas con in­ten­cio­nes de ha­cer el bien, de vi­vir ar­mó­ni­ca­men­te en so­cie­dad, sino por el con­tra­rio es un cen­tro de de­for­ma­ción de per­so­nas, pa­ra crear su­je­tos de odio, re­sen­ti­dos por­que vi­ven en un mun­do de te­rror y de vio­len­cia, los que so­bre­vi­ven que en ge­ne­ral son muy po­cos, ya que si no los ma­tan du­ran­te el en­cie­rro mue­ren al sa­lir, ya que en Ar­gen­ti­na no hu­bo ja­más po­lí­ti­cas des­ti­na­das a la re­in­ser­ción so­cial. Los com­pa­ñe­ros de SEDRONAR Ma­rie­la Ar­ga­ña­raz y Raúl Silva nos in­vi­ta­ron con Mun­do Vi­lla ha­ce po­co más de un año a par­ti­ci­par del ta­ller que dan en el pe­nal de Mar­cos Paz. Un ta­ller que en reali­dad, por el com­pro­mi­so y el amor que le po­nen es mu­cho más que eso, es ha­cer de sus vi­das un ejem­plo de en­tre­ga por los otros. Allí co­no­ci­mos a mu­chos pi­bes ma­ra­vi­llo­sos y con­fir­ma­mos (una vez más) que el úni­co pro­ble­ma es no te­ner opor­tu­ni­da­des, es lo úni­co que nos di­fe­ren­cial. Una de esas per­so­nas es Gus­ta­vo “El Mi­ni” de Za­va­le­ta que di­ce co­sas así: “Por amor a otros po­des lo­grar co­sas inima­gi­na­bles, po­des ser fe­liz. Hay que cui­dar­se, so­bre to­do de las dro­gas que te ta­pan los sen­ti­mien­tos y te ha­cen im­pul­si­vo. Y fí­ja­te quie­nes te lle­van a la fe­li­ci­dad y quie­nes te lle­van al do­lor ya co­no­ci­do.” Por él y por mu­chos más te­ne­mos que lu­char pa­ra que no tor­tu­ren más, pa­ra que no ma­ten

GUS­TA­VO DZAKICH RO­DEA­DO DE SUS NI­ÑOS EN­TRE­VIS­TA­DO POR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.