His­to­rias que ins­pi­ran

Por­fi­ria Or­tiz es pa­ra­gua­ya y vi­ve en la Vi­lla 31. Se le­van­ta to­dos los días pa­ra ha­cer ca­fé, em­pa­na­das y tos­ta­das pa­ra lue­go re­par­tir­las a los que duer­men en la ca­lle, a las víc­ti­mas del pa­co y a los que na­da tie­nen.

Mundo Villa - - Portada - Ma­rio Ca­na­vi­ri, Corresponsal Vi­lla Sol­da­ti.

Por­fi­ria, una mu­jer abo­ca­da a los que más la ne­ce­si­tan. Vi­ve en la Vi­lla 31 y se es­fuer­za pa­ra ayu­dar a los chi­cos de la ca­lle.

Por­fi­ria Or­tiz es una ve­ci­na de la vi­lla 31, que tie­ne un tra­ba­jo si­len­cio­so pe­ro re­vo­lu­cio­na­rio den­tro del ba­rrio des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po. Vi­ve en Güe­mes pe­ro na­ció en Paraguay, y de su ma­má apren­dió lo gra­ti­fi­can­te y ne­ce­sa­rio que es ser ser­vi­cial con el otro. Por­fia­ria es una per­so­na muy ac­ti­va, par­ti­ci­pa de un ta­ller de dis­ca­pa­ci­dad en la Ca­pi­lla de Güe­mes, Vir­gen del Ro­sa­rio, don­de asis­ten ni­ños de di­fe­ren­tes eda­des con di­ver­sas dis­ca­pa­ci­da­des, an­tes se su­ma­ba a la “No­che de la Ca­ri­dad”, que se rea­li­za ca­da miér­co­les con la gen­te de la Pa­rro­quia Cris­to Obre­ro, don­de mu­chos ve­ci­nos pre­pa­ran y lle­van la ce­na a las per­so­nas que es­tán en si­tua­ción de ca­lle. Ella apren­dió mu­cho de eso, y se dio cuen­ta que las co­sas, y en es­pe­cial los ali­men­tos son una co­sa de to­dos los días, es al­go que ni ella ni los chi­cos pue­den es­pe­rar ni un día. Fue así que na­ció su aven­tu­ra: a ve­ces so­la, a ve­ces acom­pa­ña­da, re­par­te ju­gos, agua y co­mi­da a los chi­cos víc­ti­mas del con­su­mo, en si­tua­ción de ca­lle, que al­gu­nos son co­mo es­que­le­tos vi­vien­tes, con los que pa­re­cie­ra que ya no se pue­de ha­cer na­da, los que ya na­die quie­re mi­rar, y se con­vier­ten en per­so­nas to­tal­men­te ca­ren­tes de afec­to. A ellos, Por­fi­ria vi­si­ta, les lle­va ali­men­tos y lo­gran que ella sien­ta la fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta cuan­do ellos la re­ci­ben, cuan­do le di­cen un gra­cias, cuan­do le demuestran amor, “es una ne­ce­si­dad que ten­go en mi co­ra­zón” con­fie­sa. Y ella sa­be que el amor es mu­tuo, “los chi­cos me di­cen, do­ñi­ta es­to cual- quie­ra no lo ha­ce, gra­cias, us­ted ya es­tá en el cie­lo”. Pe­ro mu­chas ve­ces tam­bién pa­sa que ella es­tá mal, cuan­do ha­ce mu­cho frio y sien­te que no pue­de ha­cer na­da, le ge­ne­ra cul­pa te­ner una casa y una ca­ma ca­lien­te, “cuan­do llue­ve es cuan­do más ga­nas de ir ten­go, por­que sé que no la pa­san bien”. En in­vierno to­do es más com­pli­ca­do, por­que uno ne­ce­si­ta ese gui­so sal­va­dor que lo­gre ca­len­tar el cuer­po y el al­ma, ella ha­ce to­do por sus “hi­jos de la ca­lle”, a quie­nes ama pro­fun­da­men­te. Por­fi­ria no re­ci­be nin­gu­na ayu­da del Es­ta­do, so­lo la co­la­bo­ra­ción de los ve­ci­nos y de los cu­ras de la Pa­rro­quia. “A ve­ces voy so­lo con ca­fé, sin le­che, pe­ro por lo me­nos es al­go, pe­ro cuan­do ya voy sin pan, eso sí me ha­ce sen­tir mal”. Co­men­ta que no es na­da fá­cil ha­cer lo que ha­ce, por­que al­gu­nos días “no ten­go pla­tos, o a ve­ces no ten­go cu­cha­ra, me cues­ta mu­cho”, o tam­bién por­que “hay mu­cha gen­te que me cri­ti­ca por lo que ha­go, me di­cen que soy muy ton­ta, di­cen que ellos de­ben apren­der a tra­ba­jar, que a mí na­die me regala un pa­que­te de azú­car, en­ton­ces por qué ten­go que ha­cer­lo, por eso a ve­ces pien­so que ten­go un pro­ble­ma, pe­ro no me im­por­ta”. A pe­sar de to­do eso y con es­fuer­zo ella si­gue. Hay días que so­lo ne­ce­si­ta bra­zos fuer­tes pa­ra tras­la­dar las ca­ce­ro­las, otros en don­de ne­ce­si­ta to­do. Por las ma­ña­nas re­par­te ca­fé, y mu­chas ve­ces to­do lo pa­ga ella, que tie­ne su pro­pio al­ma­cén en su casa. Es­tas son la cla­se de per­so­nas que des­de su tra­ba­jo, día a día, cam­bian el mun­do y de las cua­les to­dos de­be­mos apren­der. Por­fi­ria cla­ra­men­te es otro ejem­plo de lu­cha.

POR­FI­RIA EN SU ALMACEN EN VI­LLA 31.

POR­FI­RIA ES­CU­CHAN­DO A FÉ­LIX, UN VE­CINO DEL BA­RRIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.