Pa­dre Be­lay: “Sin in­clu­sión so­cial, a los jó­ve­nes só­lo les queda el de­li­to”

El pá­rro­co ro­sa­rino, que in­te­gra el equi­po del Pa­dre Pe­pe Di Pao­la, ex­pli­có en detalle el pe­di­do pa­ra que el Go­bierno de­cre­te la emer­gen­cia en re­la­ción al con­su­mo de dro­gas.

Mundo Villa - - Urbanización -

Ante el pe­di­do de la Igle­sia al Go­bierno pa­ra que de­cla­re la emer­gen­cia na­cio­nal en adic­cio­nes, el re­fe­ren­te en Ro­sa­rio de la Pas­to­ral de Dro­ga­de­pen­den­cia del Epis­co­pa­do, Fa­bián Be­lay, re­cla­mó a la so­cie­dad y a los me­dios de comunicación un “cam­bio de mi­ra­da” pa­ra no pre­sen­tar el pro­ble­ma co­mo un efec­to de la po­bla­ción vul­ne­ra­ble sino de “la cau­sa real de to­do es­to”. El sa­cer­do­te Be­lay par­ti­ci­pa del equi­po de tra­ba­jo en adic­cio­nes de la Pas­to­ral que en­ca­be­za el pá­rro­co Pe­pe Di Pao­la. En diálogo con Sí 98.9, se­ña­ló: “El desafío es in­cor­po­rar a to­da una ge­ne­ra­ción de chi­cos y jó­ve­nes, por­que si no hay po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jo e in­ser­ción so­cial lo único que queda es el de­li­to”. El re­li­gio­so in­di­có con preo­cu­pa­ción que “el con­su­mo de sus­tan­cias atra­vie­sa lo­ca­li­da­des chi­cas y gran­des ur­bes, y to­das las reali­da­des so­cia­les. Pe­ro hay que tra­ba­jar con­tra el nar­co­me­nu­deo y tam­bién con el ne­go­cio fi­nan­cie­ro, la con­ni­ven­cia de la po­lí­ti­ca, las mul­ti­na­cio­na­les y la­va­do de di­ne­ro. Ojo con pun­tua­li­zar la in­se­gu­ri­dad ata­can­do so­la­men­te a la po­bla­ción vul­ne­ra­ble y no a la cau­sa real de to­do es­to”. Aler­tó que de­trás de cau­sas no- bles co­mo la le­ga­li­za­ción del uso me­di­ci­nal del can­na­bis hay “un lobby que pro­pug­na eso y lo uti­li­za pa­ra avan­zar so­bre la le­ga­li­za­ción de dro­gas y pe­dir la des­pe­na­li­za­ción”. “El Es­ta­do –agre­gó Be­lay- no les res­pon­de del mis­mo mo­do a otras ma­más que atra­vie­san el do­lor de ver a sus hi­jos mo­rir, agre­si­vos, el do­lor de sus hi­jos que mu­chas ve­ces co­me­ten de­li­tos, dañan a otro. No hay la mis­ma es­cu­cha. Son ma­dres que re­co­rren tri­bu­na­les, golpean puer­tas en las pa­rro­quias. Por eso es pre­ci­so un cam­bio de mi­ra­da en la so­cie­dad, por­que cuan­do el Es­ta­do des­ti­na di­ne­ro pa­ra es­tos jó­ve­nes los co­men­ta­rios son: “Basta de es­tos ne­gros que hay que ma­tar­los a to­dos” o “Que el Es­ta­do si­gue gas­tan­do pla­ta en ellos””. En­ton­ces lla­mó a in­ten­tar un cam­bio de mi­ra­da. “Có­mo mi­ra­mos al otro, co­mo a un her­ma- no, pen­san­do que no tu­vo lo que tu­ve, no tu­vo un desa­yuno, al­guien que lo le­van­ta­ra ca­da ma­ña­na pa­ra que lo lle­ve al co­le­gio, no tu­vo al­guien que lo ama­ra, no tu­vo una co­mi­da al me­dio­día, no tu­vo un ho­ra­rio en su vi­da, no tu­vo po­si­bi­li­dad de prac­ti­car un de­por­te. Es ver una reali­dad de in­jus­ti­cia que se vi­ve. Na­die eli­ge ser en los de­fec­tos, y hay un mi­llón de jó­ve­nes que no es­tu­dian ni tra­ba­jan, no que son va­gos”. La Co­mi­sión Na­cio­nal de Pas­to­ral so­bre Dro­ga­de­pen­den­cias, que coor­di­na el pa­dre Jo­sé Ma­ría “Pe­pe” Di Pao­la, pi­dió a las au­to­ri­da­des la pron­ta de­cla­ra­ción de la “emer­gen­cia na­cio­nal de adic­cio­nes” pa­ra evi­tar más muer­tes de jó­ve­nes por el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes, y cla­mó un pe­di­do ge­ne­ral en el en­cuen­tro: “¡Basta! ¡Basta! ¡Ni un pi­be me­nos por la dro­ga! Hay que po­ner­se a tra­ba­jar”.

EL PA­DRE BE­LAY PAR­TI­CI­PA DEL EQUI­PO DE ADIC­CIO­NES DE LA PAS­TO­RAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.