Di­se­ño Ne­gro, mue­bles y equi­pa­mien­to

Musa - - PORTADA - Por Ce­les­te Pe­rey­ra To­rres

Ga­briel y Ale­jan­dro se co­no­cie­ron ju­gan­do al rugby y lue­go vi­nie­ron los ne­go­cios. Em­pe­za­ron ha­cien­do equi­pa­mien­to pa­ra ba­res: pri­me­ro el Don’t worry del Ce­rro, lue­go Ka­mBaKú, des­pués Don’t Worry de Güe­mes y fi­nal­men­te Tri­be­ca. La pre­gun­ta era: ¿por qué no se­guir ha­cién­do­lo pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral? Ahí sur­gió Di­se­ño Ne­gro.

¿Quién iba a pen­sar que una si­lla po­dría ser un ob­je­to de di­se­ño en el si­glo 21? Exis­te la creen­cia de que los ob­je­tos de di­se­ño son un adorno, pe­ro el buen di­se­ño es por na­tu­ra­le­za fun­cio­nal pa­ra la vida co­ti­dia­na. Di­se­ño Ne­gro di­se­ña ob­je­tos de di­se­ño pa­ra la ca­sa, el de­par­ta­men­to, la ofi­ci­na en cha­pa y ma­de­ra. Los tra­ba­ja a tra­vés de téc­ni­cas in­dus­tria­les bá­si­cas como el cor­te y ple­ga­do de cha­pa y bus­ca ter­mi­na­cio­nes so­brias de al­to im­pac­to en tex­tu­ra y co­lor. La mar­ca se ins­pi­ra en la simpleza del cons­truc­ti­vis­mo ale­mán y su im­pron­ta mi­ni­ma­lis­ta se tra­du­ce en for­mas sim­ples, cons­trui­das de ma­ne­ra ra­cio­nal.

La no­ble­za de los ma­te­ria­les y los pro­ce­sos ha­ce que sus pro­duc­tos ten­gan un aca­ba­do cien­to por cien­to cor­do­bés. Los di­se­ña­do­res bus­can re­sol­ver con in­ge­nio crea­ti­vo los pe­di­dos de los clien­tes uti­li­zan­do téc­ni­cas y fá­bri­cas den­tro del ani­llo in­dus­trial de la pro­vin­cia.

La ac­ce­si­bi­li­dad es otro pi­lar clave: “Lo­gra­mos un ob­je­ti­vo muy im­por­tan­te: que cual­quier per­so­na pue­da te­ner un ob­je­to de di­se­ño en su ca­sa sin te­ner que pa­gar una for­tu­na”. Bus­can esa de­mo­cra­ti­za­ción del di­se­ño des­de la mor­fo­lo­gía y los pre­cios. “An­tes era im­pen­sa­do te­ner un ob­je­to de di­se­ño en el ho­gar; ha­bía que via­jar a Bue­nos Ai­res o al ex­te­rior y traer­lo”, afir­ma uno de los so­cios.

Los pre­cios os­ci­lan des­de los $ 1.100 em­pe­zan­do por las si­llas; las ban­que­tas al­tas y lám­pa­ras trí­po­de es­tán en $1.500 y las me­sas es­tán­dar ron­dan los $ 3.100.

Ins­pi­ra­ción a me­di­da

Se pue­de pe­dir cual­quier ob­je­to de di­se­ño en el co­lor y la com­bi­na­ción de ma­te­ria­les desea­da por en­car­go. Di­se­ño Ne­gro tam­bién crea y adap­ta pro­pues­tas a ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas que le pi­den los clien­tes. Su lo­cal de Ba­rrio Ga­le­ría, en la cua­dra clave de Acha­val Ro­drí­guez, fun­cio­na como una es­pe­cie de ca­tá­lo­go en vi­vo y en di­rec­to don­de se pue­de ver un po­co de to­do lo que se ha­ce. “To­do es­tá ex­pues­to con el fin de que el clien­te pue­da ver el ma­te­rial, las ter­mi­na­cio­nes, los co­lo­res, có­mo se es­tá tra­ba­jan­do y con ba­se en eso pue­da de­ci­dir có­mo adap­tar­lo a su ne­ce­si­dad. Ahí em­pie­za to­do el pro­ce­so de di­se­ño”, ex­pli­ca el di­se­ña­dor.

¿Quié­nes eli­gen Di­se­ño Ne­gro?

“Chi­cos es­tu­dian­tes, ma­tri­mo­nios jó­ve­nes, gen­te que es­tá re­de­co­ran­do la ca­sa, bus­ca mue­bles pa­ra quin­chos; el jue­go de si­llo­nes de cha­pa pa­ra ex­te­rior lla­ma mu­cho la aten­ción por­que no se en­cuen­tran mue­bles de ex­te­rior que du­ren. Des­pués vie­nen ma­tri­mo­nios gran­des que es­tán re­no­van­do la ca­sa”, cuen­ta Mi­mí, ven­de­do­ra. En el equi­po, son cin­co y el di­se­ño los apa­sio­na a to­dos: Ga­briel, el di­se­ña­dor in­dus­trial; Ale­jan­dro, su so­cio y ase­sor es­té­ti­co; Mi­mí, en­car­ga­da del ne­go­cio; Ni­co, el otro so­cio; y Esteban, en­car­ga­do de tra­ba­jar ma­de­ra. “So­mos muy cri­te­rio­sos a la ho­ra de de­fi­nir un pro­duc­to: siem­pre hay un la­bu­ro pre­vio en equi­po, lo va­mos vien­do en­tre to­dos”, ex­pli­ca Ga­briel.

Ola de so­fis­ti­ca­ción

Güe­mes es “el po­lo de di­se­ño en Cór­do­ba”, re­co­no­cen des­de el equi­po. Por eso apos­ta­ron a abrir su primer lo­cal en la zo­na. “Ca­da vez se bus­ca más la so­fis­ti­ca­ción en­tre lo mo­derno y lo an­ti­guo, el an­ti­guo in­ter­ve­ni­do y la gen­te al ver eso en los ba­res, res­tau­ran­tes, ho­te­les, lo bus­ca, in­ten­ta te­ner­lo en su ca­sa”, cuen­ta Ale­jan­dro, uno de los so­cios de la mar­ca, pa­ra Mu­sa. Ofer­ta y de­man­da se au­to­de­fi­nen cons­tan­te­men­te y el pú­bli­co cor­do­bés se ani­ma a in­ver­tir e in­ter­ve­nir los es­pa­cios de su ca­sa con lo que le gus­ta, con eso que ve en las re­vis­tas. Hoy Cór­do­ba cuen­ta con los pro­fe­sio­na­les pa­ra pro­po­ner al­go no­ve­do­so y mo­derno y de a po­co le van en­con­tran­do la vuel­ta a los pro­ce­sos in­dus­tria­les pa­ra po­der pro­du­cir den­tro de la pro­vin­cia.

Abrir la can­cha

Des­de el equi­po ade­lan­tan que en abril abri­rán en la par­te su­pe­rior del lo­cal un es­pa­cio de co­wor­king gra­tui­to pa­ra di­se­ña­do­res in­dus­tria­les, ar­qui­tec­tos o cual­quier per­so­na afi­cio­na­da al di­se­ño que quie­ra ir a tra­ba­jar en el lo­cal pa­ra com­par­tir ideas y pro­yec­tos. La idea es po­ten­ciar la­zos y co­no­ci­mien­to de pro­vee­do­res en­tre di­se­ña­do­res, como una for­ma de apos­tar a la co­mu­ni­dad y con­tra­rres­tar la com­pe­ten­cia des­leal en­tre co­le­gas. “Es un primer pa­so pa­ra rom­per con ese pre­con­cep­to de que el di­se­ño es­tá en Bue­nos Ai­res”. So­bre el fi­nal de la char­la, el equi­po coin­ci­de en que el di­se­ño ha­ce fal­ta en cual­quier lu­gar del mun­do y so­bre to­do en Cór­do­ba pa­ra re­sol­ver cues­tio­nes ha­bi­ta­cio­na­les bá­si­cas: des­de el di­se­ño de una pa­ra­da de co­lec­ti­vo, asien­tos de vía pú­bli­ca has­ta un ba­su­re­ro. Creen que los con­cur­sos de di­se­ño son una opor­tu­ni­dad pa­ra pro­fe­sio­na­les y es­tu­dian­tes de di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra pa­ra pro­po­ner so­lu­cio­nes crea­ti­vas a pro­ble­má­ti­cas de la ca­lle. De ca­ra al fu­tu­ro, la mar­ca se ve mo­vi­li­za­da por la idea de ma­te­ria­li­zar una so­lu­ción es­té­ti­ca y sus­ten­ta­ble pa­ra las per­so­nas que duer­men en la ca­lle. Por­que la ins­pi­ra­ción tam­bién pue­de ve­nir de los pro­ble­mas.

Es un pro­duc­to lim­pio, du­ra­de­ro. A la gen­te le gus­tan las ban­que­tas, las si­llas, el jue­go de la in­ter­ven­ción en­tre ma­de­ra y cha­pa y los co­lo­res.

Mi­mí

Fo­tos: Re­na­to Va­len­ti­ni / Asis­ten­te: Mi­la­gros González Ru­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.