En­tre­vis­ta a Syl­via Ortiz, de Vi­ta­mi­na

Musa - - SUMARIO - Por Flo­ren­cia Ri­poll

Syl­via Ortiz, una puer­to­rri­que­ña que se for­mó en moda en Nue­va York, co­man­da des­de 2005 el equi­po de di­se­ño de Vi­ta­mi­na. En char­la con Mu­sa ha­bla so­bre el es­ti­lo de la mar­ca y el de las ar­gen­ti­nas a la ho­ra de loo­kear­se.

La re­la­ción de Syl­via Ortiz con Vi­ta­mi­na tie­ne una lar­ga his­to­ria. Tra­ba­jó pa­ra la ver­sión años ‘90 de la mar­ca, en­tre 1997 y 2000. Y se reincorporó en 2005, al mo­men­to en que la eti­que­ta en­ca­ró una pro­fun­da re­no­va­ción que la ayu­dó a re­po­si­cio­nar­se. Des­de en­ton­ces co­man­da el equi­po de di­se­ño que in­te­gran seis per­so­nas, abo­ca­das ca­da una de ellas a dis­tin­tos ru­bros ( jeans, sué­ters, sas­tre­rías, accesorios, etc.). En­tien­de y en­car­na co­mo na­die el cóc­tel que ha he­cho de es­ta mar­ca de in­du­men­ta­ria una de las fa­vo­ri­tas de las ar­gen­ti­nas.

Sos la di­se­ña­do­ra de Vi­ta­mi­na des­de 2005, ¿qué cam­bió y qué no la mar­ca en es­te tiem­po?

Tra­ta­mos de ser una mar­ca que in­cor­po­ra la ten­den­cia a su es­ti­lo, nues­tro tra­ba­jo co­ti­diano si­gue li­nea­mien­tos que fun­cio­nan co­mo hi­lo con­duc­tor. De­ci­mos que so­mos una mar­ca “clá­si­ca”: bus­ca­mos ex­ce­len­cia en ca­li­dad, y que con nues­tras pren­das la clien­ta pue­da cons­truir guar­da­rro­pa. Ca­da tem­po­ra­da pue­da ad­qui­rir pie­zas pe­ro a la vez man­te­ner otras, por­que tie­nen un cor­te o un te­ji­do que no pa­sa de moda. No nos gus­ta ha­cer ro­pa des­car­ta­ble.

¿Tra­ba­jan pa­ra una clien­ta de cier­ta edad?

Cree­mos que en la vi­da de to­da mu­jer hay un “mo­men­to Vi­ta­mi­na”, una eta­pa en la que se iden­ti­fi­ca con nues­tro es­ti­lo, en la que es­ta mar­ca le da se­gu­ri­dad y sin­to­ni­za bien con sus ac­ti­vi­da­des y es­ti­lo de vi­da. Nues­tras pren­das son así, se adap­tan a mu­chos con­tex­tos, tra­ta­mos de acom­pa­ñar a la mu­jer en su mul­ti­pli­ci­dad de ta­reas.

¿Ese “mo­men­to Vi­ta­mi­na” coin­ci­de con cier­ta al­gu­na eta­pa?

Sí, coin­ci­de con cier­tos cam­bios. Mu­chas ve­ces es el mo­men­to de in­ser­ción la­bo­ral, al ter­mi­nar de es­tu­diar; pa­ra otras mu­je­res es el pa­so de los 20 a los 30 años; o de los 30 a los 40. Tam­bién sue­le ser la eta­pa post-ma­ter­ni­dad en la que la mu­jer, con sus ni­ños ya no tan chi­qui­tos, vuel­ve a pres­tar­se aten­ción a sí mis­ma. Nos de­fi­ni­mos co­mo una mar­ca ur­ba­na pa­ra una mu­jer muy ac­ti­va que tie­ne múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des, tra­ba­je o no. Ima­gi­na­mos su uni­ver­so y la ves­ti­mos.

Ha­blás de que com­bi­nan ten­den­cia con cla­si­cis­mo. ¿Cuá­les son los best se­llers ac­tua­les?

Aho­ra mis­mo hay tres o cua­tro co­sas que son muy muy de­man­da­das. Por ejem­plo, un ves­ti­do de ga­sa con fle­cos cor­ta­do con lá­ser que por el cor­te pue­de ser pa­ra mu­chas eda­des. Tie­ne un po­co de ten­den­cia y es muy fa­vo­re­ce­dor por­que cal­za sin re­ve­lar tan­to, y ha­ce lu­cir a la moda. Otro pro­duc­to muy con­su­mi­do son unos za­pa­tos mez­cla de bo­tas y san­da­lias. Son có­mo­dos, ver­sá­ti­les, a la moda y van muy bien con es­ta pri­ma­ve­ra fres­ca que tran­si­ta­mos.

Sos puer­to­rri­que­ña, es­tu­dias­te en el ex­te­rior, ¿có­mo ves el es­ti­lo de las ar­gen­ti­nas en el con­tex­to más am­plio de La­ti­noa­mé­ri­ca?

Las ar­gen­ti­nas son bas­tan­te co­que­tas pe­ro lo que es muy lindo de eso es que son su­ti­les en com­pa­ra­ción con otros paí­ses, co­mo el mío por ejem­plo, don­de la cul­tu­ra es más la­ti­na-exu­be­ran­te. Aquí hu­bo mu­cha in­mi­gra­ción eu­ro­pea, en Puer­to Ri­co fue más afri­ca­na, y eso ge­ne­ra di­fe­ren­tes mez­clas e im­pac­tos cul­tu­ra­les. Acá la gen­te es un po­co más neu­tra, le gus­ta la moda más clá­si­ca y por más que bus­que ten­den­cia va­lo­ra la ca­li­dad, los cue­ros, los ma­te­ria­les. La ar­gen­ti­na tam­bién sa­be qué le que­da bien, qué le fa­vo­re­ce, se cui­da y se di­vier­te vis­tién­do­se.

¿Por qué pre­fie­ren fi­gu­ras fe­me­ni­nas que no son mo­de­los pa­ra las cam­pa­ñas de Vi­ta­mi­na?

Lo más im­por­tan­te que bus­ca­mos es que la pro­ta­go­nis­ta sea una per­so­na que ha­ce co­sas, que ten­ga un tras­fon­do. Una chi­ca it que tie­ne pro­gra­ma de TV, o es DJ o sa­ca fo­tos; una ac­triz ta­len­to­sa o la es­po­sa de un po­lis­ta que via­ja por el mun­do con él. Nos gus­ta que las cam­pa­ñas sean as­pi­ra­cio­na­les no só­lo por­que la pro­ta­go­nis­ta es lin­da, sino por­que su es­ti­lo de vi­da tam­bién in­clu­ye co­sas que pue­den gus­tar o ins­pi­rar a la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.