Tiem­po de ba­lan­ce

Musa - - SUMARIO - Por Ce­les­te Pe­rey­ra To­rres

“La at­mós­fe­ra de fin de año sue­le en­ra­re­cer­se pa­ra mu­chos. Al­gu­nas prác­ti­cas ha­bi­tua­les de­jan de ser­lo. ¿Se­rá la cer­ca­nía de un fi­nal?”, Geor­gi­na Vo­rano, psi­có­lo­ga, con orien­ta­ción en psi­coa­ná­li­sis la­ca­niano.

“Uff, ¡qué año!”, “¡qué rá­pi­do que se pa­só el año!”, “¡Por fa­vor, que se ter­mi­ne es­te año de una vez!”, son fra­ses tí­pi­cas que de­can­tan so­las a me­di­da que en­tra­mos en el úl­ti­mo tri­mes­tre anual. Lue­go, vie­ne el ben­di­to ba­lan­ce: có­mo es­tás pa­ra sen­tar­te a la me­sa de año nue­vo y le­van­tar la co­pa; por qué vas a brin­dar; cuál fue el ma­yor lo­gro de es­tos 12 me­ses que de­ja­mos atrás, son al­gu­na de las pre­gun­tas que re­sue­nan mien­tras es­cri­bi­mos es­ta co­lum­na.

Es­te ejer­ci­cio de eva­luar el tiem­po vi­vi­do sue­le des­per­tar sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, de­ja un sa­bor agri­dul­ce en el pa­la­dar por­que im­pli­ca jus­ta­men­te “re-pa­sar” por la men­te y el co­ra­zón to­do ti­po de acon­te­ci­mien­tos, en al­gu­nos has­ta ge­ne­ra an­sie­dad. El fac­tor tiem­po siem­pre ha mar­ca­do nues­tras vi­das aun­que pa­ra­dó­ji­ca­men­te, pen­sar que el tiem­po no exis­te es un ali­vio.

La se­ma­na pa­sa­da cru­cé e-mails con una de esas men­tes pi­can­tes del psi­coa­ná­li­sis, la psi­có­lo­ga Geor­gi­na Vo­rano y me re­cor­dó esa im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos de crear ca­len­da­rios pa­ra de­li­near ciclos: “Es una ope­ra­ción ar­ti­fi­cial, en el sen­ti­do de una in­ven­ción sim­bó­li­ca, pe­ro ¿ne­ce­sa­ria?”, re­fle­xio­nó Geor­gi­na. Sin em­bar­go, lo que nos in­co­mo­da no es el tiem­po sino el pa­so del tiem­po por­que im­pli­ca que las co­sas se ter­mi­nan y, eso, es lo que ver­da­de­ra­men­te an­gus­tia. “¿Se­rá por eso que la at­mós­fe­ra se en­ra­re­ce a fin de año? A ve­ces vi­vi­mos ob­se­sio­na­dos con la con­ti­nui­dad: “que du­re pa­ra siem­pre”, ro­ga­mos. La dic­ta­du­ra de la ju­ven­tud, de la ale­gría, del éxi­to, de la sa­tis­fac­ción per­ma­nen­te. A ve­ces nos des-vi­vi­mos en ese in­ten­to”, agre­ga Geor­gi­na.

Al­gu­nos fi­na­les son ne­ce­sa­rios pe­ro coin­ci­di­mos en que hay que acos­tum­brar­nos un po­qui­to más a los cor­tes por­que son los que per­mi­ten los nue­vos co­mien­zos. Que el ba­lan­ce sea es­to: un cor­te, un pun­to y apar­te pa­ra co­men­zar de nue­vo y no una tor­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.