Emer­gen­te / Nue­va ten­den­cia: Caos Má­gi­co

Musa - - EDITORIAL - Por Eva Lu­na

La fan­ta­sía y ma­gia in­te­rior son las apues­tas de es­ta fuer­za que ga­na te­rreno en la mo­da.

“Se tra­ta de im­po­ner el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo, la li­ber­tad de ac­ción, la ex­pe­ri­men­ta­ción, un caos má­gi­co”, di­ce el re­por­te 2015 de K-Ho­le, una agen­cia for­ma­da por cin­co pro­fe­sio­na­les de di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas que des­de su ba­se en Nue­va York ob­ser­van, ana­li­zan y pre­di­cen las ten­den­cias en mo­da, ar­te y ne­go­cios. Co­no­ci­dos por ha­ber acu­ña­do el tér­mino “norm­co­re” –una de las pa­la­bras más goo­glea­das en 2014 y que se re­fie­re a una mo­da que re­nie­ga de ser­lo–, aho­ra se en­fo­can en lo que lla­man “Chaos Ma­gic”, una ma­cro­ten­den­cia glo­bal don­de la fan­ta­sía, la per­so­na­li­dad y la ma­gia in­te­rior son la apues­ta. ¿Qué es? Reivin­di­ca­ción de la ex­cen­tri­ci­dad en la ima­gen y la li­ber­tad de ex­pre­sión, el caos má­gi­co pro­po­ne fluir y que ca­da per­so­na se en­cuen­tre a sí mis­ma a tra­vés del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo. Muy aso­cia­do al es­pí­ri­tu mi­lle­nial, la Ge­ne­ra­ción Y de jó­ve­nes na­ci­dos a par­tir de los ’80 que se re­plan­tea la for­ma de con­su­mir ten­den­cias, pe­ro no ex­clu­si­vo de ella, crea reali­da­des sub­je­ti­vas y se ba­sa en la idea de que la li­ber­tad ra­di­ca en es­co­ger la creen­cia que me­jor nos pa­rez­ca. “El Chaos Ma­gic nos in­vi­ta a pen­sar en la ma­gia, en el ho­rós­co­po, en el es­pi­ri­tis­mo, en al­gún se­cre­to, en al­go en que que­ra­mos creer. Y afe­rrar­nos a eso, a al­go nues­tro, a en­con­trar­nos y a ex­pre­sar­lo. Nos in­vi­ta a di­ver­tir­nos, a sa­car lo que te­ne­mos den­tro, ju­gar, mez­clar, po­ner­nos ahí en la mi­ra: que to­dos se­pan quié­nes so­mos y cuál es nues­tra ma­gia”, di­ce la es­ti­lis­ta Can­de­la­ria Cor­ti. Se re­fie­re a una fuer­za in­te­rior, a la que de­be­mos nu­trir y ex­pre­sar, don­de lo ex­tra­or­di­na­rio se fu­sio­na con lo or­di­na­rio. Se­gún el ma­qui­lla­dor Hy­po Ca­rid­di, “en reali­dad, lo que es­tá bus­can­do es ins­pi­rar­se pa­ra for­ta­le­cer a tra­vés de nues­tra ima­gen lo que va­le­mos co­mo no­so­tros mis­mos, de­cla­ran­do una identidad pro­pia e irre­pe­ti­ble”. El ese caos má­gi­co se cul­ti­va de una di­ver­si­dad de dis­cur­sos vi­sua­les, sa­ca­dos de dis­tin­tas cul­tu­ras y ten­den­cias, enun­cian­do la com­ple­ji­dad de ca­da per­so­na co­mo se­res com­ple­jos, lle­nos de mis­te­rios, emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes. ¿Có­mo se ma­ni­fies­ta en la ima­gen? En cuan­to a dis­cur­so in­du­men­ta­rio, es­ta ma­cro-ten­den­cia mi­ra ha­cia lo mís­ti­co des­de el la­do de los to­ques cós­mi­cos y la ex­plo­ra­ción del uni­ver­so, re­fle­ján­do­se en la uti­li­za­ción de es­tam­pa­dos flo­ra­les, geo­mé­tri­cos, con ilus­tra­cio­nes y di­bu­jos que se en­tre­la­zan, se mez­clan y con­cen­tran en un mis­mo look. Uno de sus má­xi­mos ex­po­nen­tes en el mun­do, a tra­vés de su es­ti­lo re­tro ro­mán­ti­co, es el di­rec­tor crea­ti­vo de Guc­ci, el ita­liano Ales­san­dro Mi­che­le. Tam­bién la di­se­ña­do­ra in­gle­sa de ori­gen grie­go Mary Ka­tran­tzou, con su es­té­ti­ca arty, fu­tu­ris­ta y en si­mul­tá­neo re­tro. Den­tro de la par­ti­da es­tá, ade­más, el di­se­ña­dor fran­cés Ni­cho­las Ghes­quiè­re, con su jue­go ar­qui­tec­tó­ni­co y de tex­tu­ras pa­ra Louis Vuit­ton. En Ar­gen­ti­na, la emer­gen­te y van­guar­dis­ta Va­ne­sa Kron­gold. “A los chi­cos de hoy, so­bre to­do de las áreas de di­se­ño y crea­ti­vi­dad, ca­da vez más les gus­ta crear sus pro­pios looks”, se­ña­la Ma­ria­na Za­pa­ta, ase­so­ra de ima­gen y coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de EBA Cór­do­ba, quien des­de su lu­gar en es­ta es­cue­la de mo­da ob­ser­va los com­por­ta­mien­tos in­du­men­ta­rios de los mi­llen­nials. Se­gún su opi­nión, es­tos jó­ve­nes pre­fie­ren la ro­pa vin­ta­ge y son asi­duos de los cir­cui­tos al­ter­na­ti­vos de com­pra. Si bien en Ar­gen­ti­na to­da­vía no ha lle­ga­do en to­do su es­plen­dor, el caos má­gi­co se vis­lum­bra tí­mi­da­men­te en las ca­lles de Cór­do­ba, con looks que mix­tu­ran ele­men­tos y desafían a las re­glas tra­di­cio­na­les de la ima­gen. “Creo que es una mo­da que, de al­gu­na ma­ne­ra, siem­pre re­no­va­da y to­man­do ele­men­tos de la cul­tu­ra cor­do­be­sa, va a po­der es­tar pre­sen­te en es­ta ciu­dad”, di­ce la ase­so­ra, pa­ra quien las mar­cas co­men­za­rán a im­po­ner­lo pau­la­ti­na­men­te co­mo un es­ti­lo. “Con lo cual la otra par­te de la cul­tu­ra lo va to­mar por­que sus mar­cas lo iden­ti­fi­can y lo va­li­dan”, concluye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.