Re­for­ma la­bo­ral: el de­ba­te que se vie­ne

El Go­bierno es­bo­zó un pri­mer bo­rra­dor. Qué pien­san las em­pre­sas, los gre­mios y abo­ga­dos la­bo­ra­lis­tas. El im­pac­to de los re­cien­tes cam­bios en Bra­sil.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Die­go Dá­vi­la dda­vi­la@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El Go­bierno na­cio­nal de­fi­nió las lí­neas prin­ci­pa­les de lo que se ha da­do en lla­mar la re­for­ma la­bo­ral, con dos gran­des ejes: ba­jar cos­tos y blan­quear pues­tos “en ne­gro”, pe­ro tam­bién ini­ciar cam­bios en el ré­gi­men y for­ma­li­zar los nue­vos for­ma­tos del tra­ba­jo.

No se tra­ta de una so­la nor­ma, sino de una se­rie de pro­yec­tos que se tra­ta­rán en el Con­gre­so, lue­go de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 22 de oc­tu­bre pró­xi­mo. La idea es bus­car al­gún con­sen­so en­tre em­pre­sa­rios, sin­di­ca­tos y los go­ber­na­do­res, que pue­den de­fi­nir el vo­to de los le­gis­la­do­res.

Pe­ro la re­for­ma la­bo­ral apro­ba­da re­cien­te­men­te por el Par­la­men­to de Bra­sil, que ba­ja el cos­to la­bo­ral en ese país (aná­li­sis de Dan­te Si­ca en pá­gi­na 12), su­mó pre­sión a la com­pe­ti­ti­vi­dad lo­cal y ace­le­ró el de­ba­te, por­que es­tán en jue­go las in­ver­sio­nes pri­va­das.

Se­gún fuen­tes del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo de la Na­ción, con­sul­ta­das por La Voz, el mo­de­lo pa­ra la re­for­ma ar­gen­ti­na “no es Bra­sil”, con­si­de­ra­do más “li­be­ral y ex­tre­mo” (ne­go­cia­ción sa­la­rial por em­pre­sa y jor­na­da la­bo­ral de 12 ho­ras, en­tre otras re­for­mas), sino el es­que­ma fle­xi­ble que apli­can Ho­lan­da, los paí­ses es­can­di­na­vos, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da y Es­pa­ña. De he­cho, es­te úl­ti­mo país fue el es­pe­jo pa­ra el acuer­do en la in­dus­tria au­to­mo­triz.

Blan­queo

Con la idea de ba­jar el em­pleo in­for­mal, uno de los pri­me­ros pro­yec­tos se­rá el blan­queo, un per­dón a las mul­tas pa­ra el em­pre­sa­rio que for­ma­li­ce em­pleo “en ne­gro”, co­mo tam­bién sa­car­lo del re­gis­tro de irre­gu­la­res.

“Es la ma­ne­ra de re­du­cir el tra­ba­jo in­for­mal, dan­do fa­ci­li­da­des, por­que es muy ca­ro for­ma­li­zar”, se­ña­la Jor­ge Sap­pia, abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta y ex­mi­nis­tro de Tra­ba­jo de la Pro­vin­cia.

Otro te­ma que trae­rá ten­sio­nes es la re­duc­ción del cos­to la­bo­ral sin afec­tar el sa­la­rio per­ci­bi­do por el tra­ba­ja­dor. La idea es ba­jar los gas­tos ex­tra­sa­la­ria­les, que re­pre­sen­tan en­tre 43 y 44 por cien­to del cos­to la­bo­ral to­tal, se­gún la car­te­ra de Tra­ba­jo. Tam­bién in­clu­ye me­ca­nis­mos pa­ra achi­car el au­sen­tis­mo.

Es­ta fue la ba­se de los acuer­dos sec­to­ria­les que fir­mó el Go­bierno con em­pre­sa­rios y sin­di­ca­tos del pe­tró­leo, pa­ra in­cen­ti­var in­ver­sio­nes en Va­ca Muer­ta (Neu­quén). Tam­bién con los ac­to­res de la ca­de­na au­to­mo­triz y, en for­ma muy par­cial, pa­ra sal­var a San­cor de su cri­sis.

Y se­gui­rá im­pul­san­do acuer­dos por ru­bro, que fle­xi­bi­li­cen los con­ve­nios, in­clu­so por em­pre­sa. En es­tos ca­sos, la idea es re­sig­nar be­ne­fi­cios en pos de fa­ci­li­tar in­ver­sio­nes que me­jo­ren el ni­vel de em­pleo sec­to­rial. Sin em­bar­go, es­te se­rá el pun­to más com­ba­ti­do por los gre­mios (ver pá­gi­na 3).

Si es­to se lo­gra, sal­va­ría tam­bién la si­tua­ción del sis­te­ma de pre­vi­sión so­cial. “Si con es­to se lle­ga a am­pliar la ba­se de tra­ba­ja­do­res en blanco, el sis­te­ma ten­drá más apor­tan­tes y así se com­pen­sa­rá la ba­ja de los apor­tes”, ex­pli­ca Sap­pia.

La re­for­ma con­lle­va tam­bién en­ca­rar el pro­ble­ma de las obras so­cia­les, mu­chas de ellas con se­ve­ros in­con­ve­nien­tes pa­ra fi­nan­ciar co­ber­tu­ras. El plan es me­jo­rar la ca­li­dad del sis­te­ma de sa­lud, aun­que im­pli­ca in­ter­ve­nir en la prin­ci­pal ca­ja de los sin­di­ca­tos.

Le­gis­lar lo nue­vo

Los cam­bios se­rán acom­pa­ña­dos con una mo­der­ni­za­ción de la le­gis­la­ción, so­bre to­do for­ma­li­zar a las nue­vas fi­gu­ras del em­pleo que no es­tán le­gis­la­das.

Un ca­so se­rá cla­ri­fi­car la si­tua­ción de au­tó­no­mos o mo­no­tri­bu­tis­tas que tra­ba­jan en for­ma de­pen­dien­te y ex­clu­si­va de una em­pre­sa, sin un víncu­lo la­bo­ral per­ma­nen­te.

Otra se­rá le­gis­lar la fi­gu­ra del te­le­tra­ba­jo o ho­me of­fi­ce, so­bre lo cual des­de el de­re­cho se plan­tean va­rias du­das (ver apar­te), co­mo tam­bién re­cu­pe­rar las pa­san­tías.

El plan es re­vi­sar los con­ve­nios co­lec­ti­vos, so­bre to­do aque­llas ca­te­go­rías con­si­de­ra­das “blin­da­das”, pa­ra fa­ci­li­tar la mul­ti­fun­cio­na­li­dad y las ne­ce­si­da­des de nue­vos pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

(Ra­mi­Ro PeRe­yRa)

(AP)

Más em­pleo. Si el blan­queo achi­ca el em­pleo “en ne­gro”, el sis­te­ma de se­gu­ri­dad com­pen­sa­ría los me­no­res fon­dos con más apor­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.