Mer­co­sur, Bra­sil y una re­for­ma la­bo­ral que­mar cal a agen­da

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN - Dan­te Si­ca* La eco­no­mía

Des­de el vier­nes pa­sa­do, la Ar­gen­ti­na ce­dió la pre­si­den­cia pro tem­po­re del Mer­co­sur a Bra­sil. El se­mes­tre de li­de­raz­go ar­gen­tino fue po­si­ti­vo pa­ra el blo­que, ya que se ge­ne­ra­ron nue­vas dis­cu­sio­nes co­mer­cia­les y se avan­zó en el acuer­do de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca con la Unión Eu­ro­pea.

En la Cum­bre de Guay­ma­llén (Men­do­za) hu­bo con­sen­so pa­ra que Ita­ma­raty avan­ce en la con­clu­sión del acuer­do de com­pras gu­ber­na­men­ta­les en­tre los es­ta­dos miem­bro y con­ti­núe en la re­mo­ción de los obs­tácu­los al co­mer­cio in­tra­zo­na.

Por su par­te, Bra­sil acep­tó con­ti­nuar con la agen­da ar­gen­ti­na que apun­ta a lo­grar en­fo­ques más di­ná­mi­cos pa­ra re­sol­ver los re­gla­men­tos téc­ni­cos, sa­ni­ta­rios y fi­to­sa­ni­ta­rios, in­clu­yen­do ade­más una even­tual ne­go­cia­ción de un pro­to­co­lo so­bre cohe­ren­cia re­gu­la­to­ria.

Pre­si­dir el Mer­co­sur es, sin du­das, una bue­na no­ti­cia pa­ra un país en el que las de­nun­cias por co­rrup­ción de­vas­ta­ron a la di­ri­gen­cia sin dis­tin­guir ofi­cia­lis­mo de opo­si­ción.

La se­ma­na pa­sa­da, el ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va fue con­de­na­do por co­rrup­ción y Mi­chel Te­mer, el ac­tual man­da­ta­rio, en­fren­tó de­nun­cias por va­rias cau­sas y el mis­mo mo­ti­vo. Lu­la y Te­mer vi­ven días cla­ves en los que definen es­tra­te­gias pa­ra con­tra­rres­tar los fa­llos ju­di­cia­les y se­guir res­pi­ran­do en un mun­do po­lí­ti­co di­vor­cia­do de la con­fian­za de los ciu­da­da­nos.

El mis­mo día del fa­llo que sen­ten­ció al lí­der del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), el Se­na­do bra­si­le­ño apro­bó la re­for­ma la­bo­ral, la ini­cia­ti­va es­tre­lla del go­bierno del Pla­nal­to que re­bo­ta­ba de una cá­ma­ra a otra en bus­ca de vo­tos po­si­ti­vos, en una ne­go­cia­ción ar­dua que ob­tu­vo su re­com­pen­sa.

La ini­cia­ti­va apun­ta a mo­der­ni­zar el mer­ca­do la­bo­ral, al per­mi­tir que los acuer­dos en­tre em­plea­do­res y tra­ba­ja­do­res ten­gan prio­ri­dad so­bre las le­yes ac­tua­les.

Tam­bién fa­ci­li­ta la con­tra­ta­ción tem­po­ral y re­du­ce las con­tri­bu­cio­nes obli­ga­to­rias a los más de 1.000 sin­di­ca­tos que exis­ten en ese país.

Ata­car la ola

Los sur­fis­tas me­jor en­tre­na­dos en­fren­tan las olas gi­gan­tes yen­do a su en­cuen­tro, en una de­ci­sión que pue­de ser con­tra in­tui­ti­va pe­ro la que ase­gu­ra el éxi­to.

Bra­sil es­tá desafian­do una ola ti­tá­ni­ca en lo po­lí­ti­co y en lo eco­nó­mi­co, con una jus­ti­cia que avan­za pa­ra sa­near un sis­te­ma po­lí­ti­co vi­cia­do y una eco­no­mía que to­có fon­do: lue­go de atra­ve­sar la re­ce­sión más gran­de que se ten­ga me­mo­ria (con una caí­da del PIB de 3,8 por cien­to en 2015 y 3,6 por cien­to en 2016), hoy tie­ne más de 26 mi­llo­nes de per­so­nas con pro­ble­mas de em­pleo.

Has­ta ha­ce me­ses, ese país que no te­nía te­cho de gas­to, sino to­do lo con­tra­rio, no po­día re­ani­mar su eco­no­mía. Bra­sil que­bró la iner­cia y to­mó me­di­das tras­cen­den­ta­les pa­ra su­pe­rar la re­ce­sión y me­jo­rar su com­pe­ti­ti­vi­dad.

Un hi­to cen­tral, en es­te sen­ti­do, fue que en di­ciem­bre apro­bó la en­mien­da 95 a la Cons­ti­tu­ción de 1988, que im­pli­có un con­ge­la­mien­to del gas­to pú­bli­co por 20 años en tér­mi­nos reales.

Aho­ra san­cio­nó la re­for­ma la­bo­ral y es­tá pre­pa­ran­do la pre­vi­sio­nal. La pri­me­ra es cen­tral pa­ra reac­ti­var el em­pleo y la se­gun­da, pa­ra cum­plir con el con­ge­la­mien­to del gas­to pú­bli­co.

Pa­ra eva­luar en to­da su di­men­sión por qué las re­for­mas son cla­ves hay que con­si­de­rar que los pro­ble­mas que se en­fren­tan no son los de re­mon­tar una re­ce­sión, co­mo las que son nor­ma­les en cual­quier eco­no­mía.

La bra­si­le­ña no cre­ce de­bi­do a que sus fun­da­men­tos fis­ca­les es­tán da­ña­dos has­ta el pun­to de im­pe­dir que la eco­no­mía ge­ne­re em­pleos de ra­zo­na­ble ca­li­dad pa­ra quie­nes se in­cor­po­ran a la fuer­za de tra­ba­jo.

La re­ce­sión de los dos úl­ti­mos años es el sín­to­ma vi­si­ble de un es­tan­ca­mien­to que po­dría de­ve­nir se­cu­lar. No es una me­ra fluc­tua­ción cí­cli­ca.

Sa­be­mos que la Ar­gen­ti­na es permea­ble a to­do lo que su­ce­de en Bra­sil y ca­da es­ta­lli­do po­lí­ti­co en ese país es un so­bre­sal­to. El desem­pe­ño eco­nó­mi­co lo­cal es­tá vin­cu­la­do al de­ve­nir de nues­tro so­cio. Tal es así que, si se ob­ser­va el com­por­ta­mien­to de los úl­ti­mos años, por ca­da pun­to por­cen­tual que cae el PIB de Bra­sil, la eco­no­mía ar­gen­ti­na pier­de 0,25 pun­tos por­cen­tua­les.

En es­te es­ce­na­rio, la más ex­pues­ta es la ac­ti­vi­dad in­dus­trial, que ex­pli­ca el 34 por cien­to del to­tal de las ex­por­ta­cio­nes al país ve­cino. En par­ti­cu­lar, son muy re­le­van­tes las ven­tas del sec­tor au­to­mo­tor, que su­man más del 50 por cien­to de los en­víos in­dus­tria­les ha­cia Bra­sil.

Tam­bién hay sec­to­res que, si bien no son gran­des ex­por­ta­do­res den­tro del to­tal, su su­per­vi­ven­cia de­pen­de en for­ma sus­tan­cial del mer­ca­do bra­si­le­ño. Por ejem­plo, fer­ti­li­zan­tes y fi­to­sa­ni­ta­rios.

Es­te in­ter­cam­bio co­mer­cial no es­tá re­sul­tan­do fa­vo­ra­ble: du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del año, el sal­do fue de­fi­ci­ta­rio pa­ra la Ar­gen­ti­na en 3.710 mi­llo­nes de dó­la­res, 61 por cien­to por en­ci­ma del re­sul­ta­do del mis­mo pe­río­do de 2016. Es un dé­fi­cit his­tó­ri­co pa­ra un pri­mer se­mes­tre.

Los mo­ti­vos que lo ex­pli­can in­clu­yen la sa­li­da del ce­po cam­bia­rio a fi­nes de 2015, la di­ná­mi­ca di­fe­ren­cia­da en la re­cu­pe­ra­ción del cre­ci­mien­to en­tre los dos paí­ses y la fuer­te de­man­da de vehícu­los que se ob­ser­va en el mer­ca­do lo­cal.

Pe­ro ade­más de la re­la­ción co­mer­cial, hay otra se­ñal que hoy nos des­ve­la. Bra­sil no en­cuen­tra cau­ce pa­ra su cri­sis po­lí­ti­ca, pe­ro igual se ade­lan­ta, nos de­ja re­za­ga­dos y mar­ca la agen­da. Ha lo­gra­do avan­zar en im­por­tan­tes re­for­mas y am­plió la bre­cha de com­pe­ti­ti­vi­dad con nues­tro país, lo que le per­mi­ti­rá una me­jor ren­ta­bi­li­dad y ocu­par el es­ce­na­rio cen­tral en el ra­dar de los in­ver­so­res.

En 2018, la Ar­gen­ti­na de­be­rá mos­trar una de­ter­mi­na­ción si­mi­lar y lo­grar la apro­ba­ción de una ba­te­ría de me­di­das que per­mi­ta dar se­ñales de sus­ten­ta­bi­li­dad fis­cal, es­ti­mu­lar el em­pleo y en­cau­zar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de lar­go pla­zo.

*Di­rec­tor de Abe­ceb y ex­se­cre­ta­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Mi­ne­ría de la Na­ción

(Ilus­tra­cIón de erIc Zam­pIe­rI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.