Re­du­cir­la de­man­da un pac­to po­lí­ti­co. El aná­li­sis de Jor­ge Vas­con­ce­los.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Jor­ge Vas­con­ce­los*

Se­gún el Ced­las, el res­pe­ta­do ins­ti­tu­to de la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta, la ta­sa de po­bre­za en el país ha caí­do des­de 30,5 por cien­to a fin de 2015 a 27,7 por cien­to en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año.

Es­te avan­ce, aus­pi­cio­so, de todos mo­dos sir­ve pa­ra sub­ra­yar todo lo que fal­ta pa­ra lle­gar a un es­ce­na­rio en el que esta sea ape­nas una preo­cu­pa­ción en el mar­gen. El pro­ble­ma es­tá en que, pa­ra ir más rá­pi­do, se­ría ne­ce­sa­rio cre­cer a un rit­mo ma­yor y, al mis­mo tiem­po, lo­grar una dis­tri­bu­ción del in­gre­so más equi­ta­ti­va (en las an­tí­po­das del clien­te­lis­mo).

Pe­ro, pa­ra ha­cer­lo, no hay su­fi­cien­tes in­cen­ti­vos ni se dis­po­ne de to­das las herramientas. En un país de or­ga­ni­za­ción fe­de­ral co­mo la Ar­gen­ti­na, las re­for­mas son res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno na­cio­nal, de las pro­vin­cias y del Par­la­men­to.

La ac­tual ges­tión pre­si­den­cial tie­ne por man­da­to la lu­cha con­tra la po­bre­za, pe­ro el ob­je­ti­vo ha si­do im­pues­to por la fuerza de los he­chos, más allá de los slo­gans de cam­pa­ña. El país no se­rá via­ble sin avan­ces sus­tan­cia­les en esta di­men­sión.

En pe­río­dos pre­si­den­cia­les an­te­rio­res, co­mo los de Car­los Me­nem y Nés­tor Kirch­ner, el mo­men­to ini­cial tam­bién es­tu­vo do­mi­na­do por te­mas ur­gen­tes e im­por­tan­tes. Pe­ro, al mis­mo tiem­po que los he­chos im­po­nían un man­da­to, las cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas y lo­ca­les fa­ci­li­ta­ban los ins­tru­men­tos pa­ra dar las res­pues­tas.

Cuan­do Me­nem asu­mió, la Ar­gen­ti­na es­ta­ba to­da­vía su­mer­gi­da en la hi­per­in­fla­ción. Lo­grar la es­ta­bi­li­dad te­nía que ser el ob­je­ti­vo prin­ci­pal, y avan­zar en esa di­rec­ción ten­dría re­co­no­ci­mien­to en tér­mi­nos po­lí­ti­cos.

Cuan­do se lan­zó la con­ver­ti­bi­li­dad, la eco­no­mía es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te des­mo­ne­ti­za­da (la po­bla­ción ha­bía hui­do del Aus­tral), por lo que la con­fian­za en el nue­vo ré­gi­men hi­zo que quienes ha­bían lo­gra­do aho­rrar en dó­la­res pa­sa­ran a cam­biar­le las di­vi­sas al Ban­co Cen­tral a cam­bio de pe­sos.

Esa en­ti­dad pu­do en­ton­ces emi­tir mo­ne­da y en­gro­sar las re­ser­vas, la in­yec­ción de li­qui­dez ayu­dó a reac­ti­var la eco­no­mía, pe­ro con in­fla­ción en caí­da por­que esos pe­sos eran ge­nui­na­men­te de­man­da­dos por la gen­te.

En pa­ra­le­lo, lue­go de una “dé­ca­da per­di­da” en Amé­ri­ca la­ti­na, con una bue­na can­ti­dad de países de la re­gión en de­fault, se po­nía en mar­cha una ini­cia­ti­va, aus­pi­cia­da por el pro­pio Es­ta­dos Uni­dos (el plan Brady) que per­mi­ti­ría, con el tiem­po, re­cu­pe­rar el cré­di­to ex­terno.

Hu­bo mé­ri­to en el di­se­ño de aque­llas po­lí­ti­cas, pe­ro la cla­ve es que die­ron res­pues­tas al pro­ble­ma prin­ci­pal de la eta­pa y tu­vie- ron pla­fón pa­ra ser eje­cu­ta­das.

Al­go análo­go ocu­rrió 10 años des­pués, pe­ro con una preo­cu­pa­ción in­ver­sa. Lue­go de hi­per­re­ce­sión y al­tí­si­mo des­em­pleo, lo ur­gen­te e im­por­tan­te fue la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo, aun acep­tan­do muy ba­jos sa­la­rios en dó­la­res en la eta­pa que arran­có en 2003.

Hu­bo ins­tru­men­tos pa­ra apli­car una po­lí­ti­ca de im­pul­so a la de­man­da, ya que se con­ta­ba en for­ma ini­cial con un fuer­te su­pe­rá­vit fis­cal y ex­terno, ha­bía una enor­me ca­pa­ci­dad ocio­sa en las em­pre­sas y la in­fra­es­truc­tu­ra ha­bía si­do mo­der­ni­za­da en años re­cien­tes.

Por si fal­ta­ba al­go, Chi­na mo­to­ri­zó el boom de las commodities, con efec­to iné­di­to so­bre los tér­mi­nos de in­ter­cam­bio de la Ar­gen­ti­na, que lle­ga­ron al ni­vel más ele­va­do en un si­glo. A esa eta­pa no le fal­ta­ron ins­tru­men­tos, pre­ci­sa­men­te. Tres quin­que­nios des­pués, el man­da­to es tam­bién in­con­tro­ver­ti­ble, ya que con el 30 por cien­to de ta­sa de po­bre­za que de­jó el go­bierno an­te­rior, la Ar­gen­ti­na no tie­ne des­tino. El pro­ble­ma es­tá en que, esta vez, los ins­tru­men­tos bri­llan por su au­sen­cia. Más bien, la ac­tual ges­tión ha he­re­da­do un ra­ci­mo de “círcu­los vi­cio­sos” de com­ple­ja re­so­lu­ción.

Se ne­ce­si­ta ba­jar im­pues­tos pa­ra di­na­mi­zar in­ver­sio­nes, pe­ro esa vía pue­de ali­men­tar el te­mor por la fal­ta de sus­ten­ta­bi­li­dad fis­cal. Se re­quie­re abrir más la eco­no­mía, pa­ra in­cor­po­rar tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y ac­ce­der a mer­ca­dos que hoy nos dis­cri­mi­nan por fal­ta de acuer­dos co­mer­cia­les, pe­ro hay un buen nú­me­ro de sec­to­res con es­ca­sa ca­pa­ci­dad de com­pe­tir. El gas­to pú­bli­co es po­co efi­cien­te, pe­ro hay al­ta re­sis­ten­cia a re­for­mar el Es­ta­do.

En reali­dad, va­rios de los cam­bios que se ne­ce­si­tan po­drían ha­cer­se de mo­do gra­dual, con cro­no­gra­mas de­ta­lla­dos de apli­ca­ción, co­mo una even­tual re­ba­ja de im­pues­tos en Na­ción y pro­vin­cias; eli­mi­na­ción de su­per­po­si­cio­nes de gas­to o la in­te­gra­ción del Mer­co­sur a la Unión Eu­ro­pea y Alian­za del Pa­cí­fi­co. Pe­ro ese “pa­so a pa­so” re­quie­re cer­te­zas pa­ra que las in­ver­sio­nes ocu­rran pe­se a los cos­tos y tra­bas del pre­sen­te. Sin cre­di­bi­li­dad, el gra­dua­lis­mo no sir­ve pa­ra ade­lan­tar el fu­tu­ro.

Los go­ber­na­do­res, el Pre­si­den­te, los le­gis­la­do­res, son los que tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de for­jar las cer­te­zas que ha­brán de per­mi­tir la lu­cha a fon­do con­tra la po­bre­za.

Un acuer­do po­lí­ti­co, fac­ti­ble des­pués de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, jun­to con una agen­da ac­ti­va de me­jo­ra con­ti­nua de las pres­ta­cio­nes del Es­ta­do en sus distintas ju­ris­dic­cio­nes, son los ins­tru­men­tos que per­mi­ti­rían sa­lir del círcu­lo vi­cio­so de ba­ja in­ver­sión, po­co em­pleo y len­ta re­duc­ción de la po­bre­za.

Pe­ro pa­ra lle­gar a ese pun­to, las pro­pues­tas de­ben pa­sar a ser se­lec­cio­na­das con una re­gla es­tric­ta de costo-be­ne­fi­cio, en la que el em­pleo pri­va­do for­mal de calidad, en un plazo de uno a cin­co años, de­be­ría ser la va­ra. Más allá de lo que di­gan las ur­nas, el po­pu­lis­mo re­cién habrá de ser su­pe­ra­do cuan­do se re­co­noz­ca y pa­se a ser usual que, pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas que en­fren­ta la so­cie­dad, la cla­ve es­tá en asig­nar prio­ri­da­des. Si todo va­le igual, todo se­gui­rá pen­dien­te.

* Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea.

EL EM­PLEO PRI­VA­DO FOR­MAL DE CALIDAD, EN UN PLAZO DE UNO A CINCOAÑOS, DE­BE­RÍA SER LA VA­RA PA­RA REDUCIR LA PO­BRE­ZA.

(Ilus­tra­cIón de erIc Zam­pIe­rI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.