Mu­chos pro­gra­mas con im­pac­to li­mi­ta­do

Negocios - - NEGOCIOS + EN PROFUNDIDAD - Marcos Cohen Ara­zi In­ves­ti­ga­dor Ie­ral Py­me

La pro­li­fe­ra­ción de pro­gra­mas de fo­men­to pa­ra em­pren­de­do­res y pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (Py­me) ha si­do no­ta­ble en los úl­ti­mos años. Se ha in­cre­men­ta­do la can­ti­dad de pla­nes y tam­bién se han ido per­fec­cio­nan­do, mo­di­fi­can­do sus con­di­cio­nes de ac­ce­so, la mag­ni­tud y va­rie­dad de sus be­ne­fi­cios. Esta evo­lu­ción cre­cien­te en can­ti­dad y calidad es­tá en lí­nea, o más bien si­gue a las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les.

Sin em­bar­go, es im­por­tan­te re­sal­tar que, aun­que los pro­gra­mas es­tán dis­po­ni­bles pa­ra una gran can­ti­dad de em­pre­sas, no son tan­tas las que con­si­guen ac­ce­der a ellos.

Por ca­so, las pro­pues­tas de fi­nan­cia­mien­to des­ti­na­das a in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas (con ta­sas por de­ba­jo del ni­vel in­fla­cio­na­rio), han si­do muy ten­ta­do­ras en los úl­ti­mos años, al tiem­po que en­tre 50 y 80 por cien­to de las Mipy­me no las ha con­si­de­ra­do, se­gún el relevamiento anual de Ie­ral Py­me.

En al­gu­nos pro­gra­mas, me­nos del uno por cien­to de las fir­mas pe­que­ñas y me­dia­nas los ha apro­ve­cha­do efec­ti­va­men­te.

En es­te mar­co, hay desafíos de am­bos la­dos del mos­tra­dor. Es im­por­tan­te que el sec­tor pú­bli­co for­mu­le pro­gra­mas ade­cua­dos a la reali­dad de los po­si­bles be­ne­fi­cia­rios, es de­cir, mag­ni­tud apro­pia­da a su pro­pó­si­to y que evi­te la ex­ce­si­va com­ple­ji­dad ad­mi­nis­tra­ti­va.

Tam­bién que agi­li­ce los tiem­pos pa­ra la con­cre­ción del be­ne­fi­cio y que ofrez­ca y dé a co­no­cer un menú de pro­gra­mas con cier­ta es­ta­bi­li­dad, pa­ra que los pro­yec­tos de in­ver­sión pue­dan in­cluir­los en su pla­ni­fi­ca­ción.

Hay que des­ta­car, además, la ne­ce­si­dad de un en­torno ma­cro­eco­nó­mi­co sa­lu­da­ble co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria.

Los em­pren­de­do­res y las Py­me, por su par­te, en mu­chos ca­sos tie­nen di­fi­cul­ta­des in­ter­nas que les im­pi­den ac­ce­der a los pro­gra­mas, des­de su ca­pa­ci­dad téc­ni­ca pa­ra pos­tu­lar­se hasta el cum­pli­mien­to tri­bu­ta­rio es­tric­to y de re­gu­la­cio­nes, en ge­ne­ral, en los que el sec­tor pú­bli­co tam­bién tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad.

En otros ca­sos, la pro­pia cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal ale­ja a las em­pre­sas de los pro­gra­mas de fo­men­to, in­clu­so más de lo que se­ría acon­se­ja­ble.

ES CLA­VE OFRE­CER UN MENÚ DE PRO­GRA­MAS CON CIER­TA ES­TA­BI­LI­DAD, PA­RA QUE LOS PRO­YEC­TOS DEINVERSIÓN PUE­DAN IN­CLUIR­LOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.