La de­sigual­dad, me­di­da en me­tros cua­dra­dos

Negocios - - OPINIÓN + NEGOCIOS - Da­niel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Aso­mar­se a cual­quier grá­fi­co que mues­tre la cro­no­lo­gía de la vo­la­ti­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca na­cio­nal es igual a mi­rar el elec­tro­car­dio­gra­ma de una per­so­na que aca­ba de ter­mi­nar un ejer­ci­cio fí­si­co exi­gen­te.

Lo que se di­bu­ja so­bre el pa­pel es una su­ce­sión in­ter­mi­ten­te de pi­cos y caí­das. Los po­zos sim­bo­li­zan las con­ti­nuas cri­sis que con­so­li­da­ron los se­di­men­tos de la po­bre­za y que ta­po­nan las ar­te­rias del desa­rro­llo y de una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va.

Una de las va­ria­bles más re­cu­rren­tes que ha in­ci­di­do en lle­var a los po­bres a un te­rri­to­rio es­truc­tu­ral ha si­do, sin du­das, la in­fla­ción. Tam­bién los ín­di­ces de de­socu­pa­ción, en­tre otros fac­to­res.

La pri­me­ra, se sa­be, pro­vo­ca he­ri­das mu­cho más do­lo­ro­sas en los bol­si­llos más es­cuá­li­dos. La se­gun­da re­tro­ali­men­ta el círcu­lo que les cie­rra puer­tas a los ho­ga­res más ne­ce­si­ta­dos.

El mo­ni­tor de in­di­ca­do­res ela­bo­ra­do por la Agen­cia de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de Cór­do­ba (Adec) re­su­mió en una fil­mi­na un da­to que no por co­no­ci­do de­ja de ser preo­cu­pan­te: en la ca­pi­tal pro­vin­cial, el 10 por cien­to más po­bre tar­da­ría 125 años en te­ner una vi­vien­da ade­cua­da a sus ne­ce­si­da­des si des­ti­na­se un ter­cio de sus in­gre­sos a tal fin.

En la otra pun­ta, el 10 por cien­to más ri­co ten­dría esa mis­ma uni­dad en nue­ve años. Eso sig­ni­fi­ca que, si se man­tu­vie­ran las mis­mas las con­di­cio­nes de de­sigual­dad, un miem­bro del gru­po ri­co habrá acu­mu­la­do ca­si 14 pro­pie­da­des cuan­do otro del de­cil más ba­jo ter­mi­ne su ca­sa.

Al ejer­ci­cio teó­ri­co, se le pue­den ado­sar más ele­men­tos. Por ca­so, el ac­ce­so al cré­di­to hi­po­te­ca­rio que tie­ne el 10 por cien­to más al­to, ya que todo ese gru­po es­tá en la eco­no­mía for­mal y eso fa­ci­li­ta el fi­nan­cia­mien­to y acor­ta los pla­zos pa­ra te­ner una ca­sa.

La con­tra­ca­ra: los ho­ga­res más po­bres de­pen­den ca­si en for­ma ex­clu­si­va del Es­ta­do pa­ra te­ner un te­cho, lo que co­lo­ca a los go­bier­nos en un rol de al­ta sen­si­bi­li­dad y en nom­bre del cual sue­le perpetuarse el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co, ese que prefiere can­jear dá­di­vas por vo­tos en lugar de me­jo­rar las con­di­cio­nes pa­ra que ha­ya más in­ver­sio­nes con em­pleos re­gis­tra­dos.

Pe­ro no hay que con­fun­dir­se: me­jo­rar esa calidad ins­ti­tu­cio­nal de­pen­de de todos.

Más allá del cru­ce por la me­di­ción de la po­bre­za en Cór­do­ba –el meo­llo pa­re­ce ser el al­to ín­di­ce de “no res­pues­ta” que am­plió el coe­fi­cien­te de va­ria­ción–, a na­die es­ca­pa que los da­tos ofi­cia­les son im­por­tan­tes (vi­vi­mos ca­si 10 años en las som­bras), pe­ro in­su­fi­cien­tes pa­ra un abor­da­je in­te­gral.

La dis­cu­sión ali­men­ta ejer­ci­cios de de­ba­te y tam­bién es­fuer­zos por ilu­mi­nar so­lu­cio­nes. La se­rie es­ta­dís­ti­ca de las últimas tres dé­ca­das de­ja en cla­ro que me­jo­rar los in­gre­sos de las fa­mi­lias más ne­ce­si­ta­das no se tra­du­ce con la mis­ma in­ten­si­dad en la re­duc­ción de la po­bre­za es­truc­tu­ral.

Un en­fo­que de ese tenor fue el que ela­bo­ró el eco­no­mis­ta Gas­tón Utre­ra pa­ra la de­le­ga­ción lo­cal de la Aso­cia­ción Cris­tia­na de Di­ri­gen­tes de Em­pre­sas (Ac­de).

Ese tra­ba­jo con­clu­ye, por ejem­plo, que en los ho­ga­res con me­no­res in­gre­sos del Gran Cór­do­ba, hay 77 mil fa­mi­lias cuyos je­fes es­tán sin tra­ba­jo o en el sec­tor in­for­mal. Tam­bién que se re­quie­ren unas 30 mil vi­vien­das pa­ra re­sol­ver el dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal de los ho­ga­res más ne­ce­si­ta­dos.

“Es un pro­ble­ma desafian­te, ya que im­pli­ca una in­ver­sión de más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res, sin con­tar el costo de la tie­rra y de la in­fra­es­truc­tu­ra sa­ni­ta­ria. Pe­ro que no só­lo re­du­ci­ría el dé­fi­cit de vi­vien­das, sino tam­bién los dé­fi­cits de em­pleo y de in­gre­sos a tra­vés de la ab­sor­ción de je­fes de ho­gar des­em­plea­dos”, apor­ta Utre­ra.

EN LOS HO­GA­RES MÁS PO­BRES DEL GRAN CÓR­DO­BA SE RE­QUIE­REN UNAS 30 MIL VI­VIEN­DAS PA­RA RE­SOL­VER EL DÉ­FI­CIT HA­BI­TA C ION AL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.