“El con­cep­to de ca­zar en el zoo­ló­gi­co es un­pro­ble­ma”

Ser­gio Alon­so, CEO de Ar­cos Do­ra­dos, opi­na que ba­jar la pre­sión fis­cal “ha­rá me­nos ten­ta­do­ra la idea de eva­dir”.

Negocios - - NEGOCIOS + EMPRESAS - Lau­ra Gon­zá­lez lgon­za­lez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

San Pa­blo (bra­Sil). Ar­cos Do­ra­dos es la com­pa­ñía que ope­ra la fran­qui­cia de McDo­nald’s Corporation en 20 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, con 2.160 res­tau­ran­tes, 90 mil em­plea­dos y cua­tro mi­llo­nes de clien­tes dia­rios.

En el mar­co de su 10º aniver­sa­rio, la com­pa­ñía con­vo­có a un gru­po de pe­rio­dis­tas de la re­gión –en­tre los que fue in­vi­ta­do La Voz– pa­ra des­cri­bir los pla­nes que la fir­ma pre­vé des­ple­gar en­tre es­te año y 2019, que im­pli­ca­rán una in­ver­sión de 500 mi­llo­nes de dó­la­res en la re­gión en­tre aper­tu­ras de 180 nue­vos lo­ca­les y mo­der­ni­za­ción de los ac­tua­les.

De ese pa­que­te, alrededor de 60 mi­llo­nes de dó­la­res se­rán in­yec­ta­dos en nues­tro país, del cual es ori­gi­na­rio Ser­gio Alon­so, el CEO de Ar­cos Do­ra­dos, quien dia­lo­gó con es­te dia­rio so­bre los as­pec­tos del ne­go­cio, aun­que tam­bién opi­nó acer­ca de la eta­pa que atra­vie­sa eco­no­mía ar­gen­ti­na, las in­ver­sio­nes, la in­for­ma­li­dad y el

in­te­rés que des­pier­ta la de­ci­sión del Go­bierno de po­ner en mar­cha una re­for­ma tri­bu­ta­ria, proyecto que se­rá en­via­do al Congreso na­cio­nal an­tes de fin de año.

“Es un te­ma im­por­tan­te. Pa­ra mí, im­por­tan­te con la ex­pan­sión de la ba­se de com­pa­ñías que tri­bu­tan”, in­di­có Alon­so, pa­ra quien el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pri­ma­rias (Pa­so) y el pro­ce­so de “nor­ma­li­za­ción de la eco­no­mía” ace­le­ra­rán la lle­ga­da de nue­vas in­ver­sio­nes.

Pe­ro Alon­so ha­bló pri­me­ro del mer­ca­do, de los desafíos pa­ra la mar­ca y los fo­cos a los que apun­ta la com­pa­ñía gas­tro­nó­mi­ca.

–¿Cuál es el desafío hoy pa­ra McDo­nald’s? ¿Con­ser­var al clien­te actual o ga­nar al nue­vo?

– Man­te­ner­se re­le­van­tes. El per­fil de los clien­tes ha cam­bia­do mu­cho res­pec­to de lo era ha­ce 15, 20 o 30 años, cuan­do em­pe­za­mos. El víncu­lo con las mar­cas ha cam­bia­do, la re­la­ción se com­po­ne de in­ter­ac­ción-in­ter­ac­ción. Sa­be­mos que so­mos tan bue­nos co­mo tan bue­na ha­ya si­do la úl­ti­ma ex­pe­rien­cia. Es más di­fí­cil com­po­ner la re­la­ción a par­tir del pro­duc­to so­la­men­te, te­nés que agre­gar­le un mon­tón de otros ele­men­tos.

–¿Al­can­za con re­de­fi­nir la ex­pe­rien­cia o se cues­tio­na el co­re del ne­go­cio, es de­cir, co­mer­se una ham­bur­gue­sa?

–La ne­ce­si­dad de la gen­te de con­su­mir una co­mi­da sa­bro­sa, en un tiem­po li­mi­ta­do, no va a cam­biar. Si den­tro de 20 años la gen­te quie­re otro ti­po de pan, otra coc­ción, otra ma­sa, lo ha­re­mos. Nues­tra ba­se de clien­tes con­ti­núa cre­cien­do. –Y con­su­mien­do ca­lo­rías.

–To­dos ha­ce­mos por lo me­nos 90 co­mi­das en el mes: desa­yuno, al­muer­zo y ce­na. La fre­cuen­cia de vi­si­ta, que es la can­ti­dad de ve­ces que vie­ne un clien­te al mes, es dos. Es real­men­te muy di­fí­cil te­ner un pro­ble­ma de pe­so si ha­ces 88 co­mi­das de agua y en­sa­la­da y dos ve­ces en McDo­nald´s. Ese no es el pro­ble­ma, el te­ma son nues­tros há­bi­tos ali­men­ta­rios y de ejer­ci­cio dia­rio. Yo voy a McDo­nald´s to­dos los días: no co­mo pa­pas to­dos los días, no to­mo he­la­do to­dos los días. Po­dés ir al Joc­key Pla­za, pe­dir una McNí­fi­ca sin que­so, con una en­sa­la­da y Co­ca light, y te co­mis­te 400 ca­lo­rías. –Hay que trabajar en la con­cien­cia co­lec­ti­va en­ton­ces.

–Sí, te­ne­mos nues­tro rol. Pe­ro es un tra­ba­jo de la so­cie­dad, el es­fuer­zo de edu­ca­ción y con­cien­cia es un po­co más am­plio de lo que po­de­mos ha­cer no­so­tros. –¿Qué es lo que el ar­gen­tino más le va­lo­ra a la em­pre­sa?

–Hay dis­tin­tas mo­ti­va­cio­nes. Pa­ra la ma­yo­ría, lle­var los chi­cos a co­mer la Ca­ji­ta Fe­liz, es “la” sa­li­da del mes. Es una ra­zón de ser en los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, con una si­tua­ción so­cio­eco­nó­mi­ca más com­pro­me­ti­da. Si te vas al cen­tro de Bue­nos Ai­res o de Cór­do­ba, es la con­ve­nien­cia: en­tro y sal­go rá­pi­do. Hoy co­més un com­bo, que pue­de ser un día un Big Mac, un Mc Po­llo, por 99 pe­sos. Se­ria­men­te, si bus­cás cual­quier ne­go­cio for­mal, que tra­ba­je con nues­tras re­glas y es­tán­da­res de se­gu­ri­dad, por 99 pe­sos, no hay.

For­ma­li­dad –¿La for­ma­li­dad es un atri­bu­to que se va­lo­ra?

– Hay quie­nes di­cen que no con­su­men na­da en un lu­gar que no ope­ra for­mal­men­te. Yo por ejem­plo, pi­do el tic­ket siem­pre. Si ten­go que es­pe­rar 10 mi­nu­tos a que pren­dan el POS, lo ha­go con gus­to. Pa­ra el grue­so de nues­tros clien­tes, for­ma­li­dad es se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Pa­ra los em­plea­dos, obra so­cial, cuen­ta ban­ca­ria, apor­tes. Pe­ro creo que es to­do lo mis­mo: es im­po­si­ble que una em­pre­sa pa­gue suel­dos en ne­gro y no eva­da ven­tas, o no cor­te al­gu­na es­qui­na di­cien­do: “bueno, es­te pro­duc­to sí, usá­lo unos días más”. Esa fal­ta de atri­bu­tos son com­ple­men­ta­rios: pa­ra pa­gar suel­dos en ne­gro, hay que te­ner ca­ja en ne­gro. Y si te­nés ca­ja ne­gra, no po­dés te­ner to­dos los suel­dos en blan­co. Hay mu­chas em­pre­sas co­no­ci­das que lo ha­cen. –¿Los re­sul­ta­dos de las Pa­so ace­le­ra­rán las in­ver­sio­nes?

–Creo que sí, no só­lo por las Pa­so so­la­men­te, sino por to­do el pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción de la eco­no­mía. No­so­tros so­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en ju­lio del ‘89 Woods (Sta­ton, el presidente de la jun­ta eje­cu­ti­va de Ar­cos Do­ra­dos) y yo ya es­tá­ba­mos vendiendo ham­bur­gue­sas. La gen­te de afue­ra tie­ne otra vi­sión. Pro­ba­ble­men­te ven­gan pri­me­ro in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra, en as­pec­tos de la eco­no­mía que son for­zo­sa­men­te de lar­go pla­zo, que te plan­chan las va­ria­cio­nes brus­cas de los pe­río­dos po­lí­ti­cos.

–¿La re­for ma tri­bu­ta­ria es una prio­ri­dad pa­ra McDo­nald’s?

–Es un te­ma im­por­tan­te. Pa­ra mí, im­por­tan­te con la ex­pan­sión de la ba­se de com­pa­ñías que tri­bu­tan. El con­cep­to de ca­zar en el zoo­ló­gi­co es un pro­ble­ma. Oja­lá que pue­da ba­jar­se la car­ga tri­bu­ta­ria pa­ra las em­pre­sas, eso va a ha­cer me­nos ten­ta­dor la idea de eva­dir, por­que hay me­nos pa­ra ga­nar y más pa­ra per­der. Eso, jun­to con una po­ten­cia de fis­ca­li­za­ción ma­yor de las au­to­ri­da­des, igua­la­rá las po­si­bi­li­da­des y po­dre­mos com­pe­tir en con­di­cio­nes más jus­tas.

(PREN­SA AR­COS DO­RA­DOS)

Ex­pe­rien­cia. Pa­ra Ser­gio Alon­so, CEO de Ar­cos Do­ra­dos, la re­la­ción con los clien­tes se va­li­da to­dos los días a par­tir de la ex­pe­rien­cia de con­su­mo en los lo­ca­les McDo­nald’s que la fran­qui­cia ope­ra en la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.