IoT, si­glas pa­ra una nue­va in­dus­tria

In­ter­net de la co­sas (IoT) y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial co­men­za­ron a ge­ne­rar pro­duc­tos a ni­vel lo­cal. Des­de lo­gís­ti­ca y do­mó­ti­ca has­ta los la­va­rro­pas y la ilu­mi­na­ción ur­ba­na, to­dos es­ta­rán en red.

Negocios - - NEGOCIOS + EN PROFUNDIDAD - Die­go Dá­vi­la dda­vi­la@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Pa­ra la in­dus­tria, las si­glas IoT, de in­ter­net of things (in­ter­net de las co­sas) son la lla­ve pa­ra en­trar al mer­ca­do que se vie­ne, y la pro­duc­ción cor­do­be­sa, de a po­co, es­tá co­men­zan­do a en­ten­der­lo.

El te­ma se tra­tó en la Se­ma­na TIC, en una me­sa que bus­có sen­si­bi­li­zar a em­pre­sa­rios y em­pren­de­do­res cor­do­be­ses, or­ga­ni­za­da por la Cá­ma­ra de In­dus­trias In­for­má­ti­cas, Elec­tró­ni­cas y de Comunicaciones del Cen­tro de Ar­gen­ti­na (Ciiec­ca).

La in­ter­net de las co­sas es la tec­no­lo­gía que per­mi­te a los apa­ra­tos, des­de un horno eléc­tri­co has­ta un sis­te­ma de de­tec­ción tem­pra­na de ni­ve­les en ríos, co­nec­tar­se a la red glo­bal. Cuan­do es­to sur­gió años atrás, pa­re­cía has­ta una ex­cen­tri­ci­dad tec­no­ló­gi­ca, pe­ro aho­ra abre la puer­ta a po­si­bi­li­da­des im­pen­sa­das pa­ra la in­dus­tria y los ser­vi­cios.

La ra­zón es que, a tra­vés de lo que se lla­ma in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial –otra tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca ca­paz de pro­ce­sar gran­des vo­lú­me­nes de da­tos–, es po­si­ble uti­li­zar la in­for­ma­ción que ge­ne­ran es­tos apa­ra­tos, lo que per­mi­te me­jo­rar su efi­cien­cia o brin­dar nue­vas pres­ta­cio­nes.

Lu­mi­na­ria in­te­li­gen­te Un ejem­plo de es­to se es­tá ges­tan­do en Cór­do­ba. Una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca tie­ne prác­ti­ca­men­te lis­to un sis­te­ma de lu­mi­na­rias pa­ra dos ciu­da­des del in­te­rior que, ade­más de apa­gar las lu­ces cuan­do es de día, du­ran­te la no­che de­ja un ser­vi­cio “de cor­te­sía” pa­ra que una per­so­na pue­da ver con nor­ma­li­dad, pe­ro se ac­ti­va en to­da su ca­pa­ci­dad lu­mí­ni­ca pre­vio al pa­so de un vehícu­lo.

Se tra­ta de Ta­ller Tech­no­lo­gies, la fir­ma en­ca­be­za­da por Fa­bio Gri­gor­jev, que tie­ne en su cu­rrí- cu­lum desa­rro­llar soft­wa­re pa­ra Har­ley Da­vid­son en Es­ta­dos Uni­dos. Tie­ne fi­lia­les en San Fran­cis­co (Es­ta­dos Uni­dos), en Li­ma ( Pe­rú) y en So­fía, la ca­pi­tal de Bul­ga­ria. Ade­más, cuen­ta con 40 co­la­bo­ra­do­res en Ar­gen­ti­na y 120 a ni­vel glo­bal.

El sis­te­ma per­mi­te un aho­rro de ca­si 40 por cien­to en el cos­to ener­gé­ti­co y tam­bién ge­ne­ra un flu­jo de da­tos per­ma­nen­te so­bre el ni­vel de cir­cu­la­ción vehi­cu­lar, que pue­de ser pro­ce­sa­do en tiem­po real, no só­lo pa­ra ad­mi­nis­trar la lu­mi­no­si­dad, sino tam­bién pa­ra po­lí­ti­cas de in­fraes­truc­tu­ra.

“Son desa­rro­llos pa­ra pro­bar­los en ciu­da­des me­dia­nas. Una vez que se eva­lúe su fun­cio­na­mien­to, lo ofre­ce­re­mos a ciu­da­des más gran­des”, ex­pli­ca Gri­gor­jev.

En for­ma pa­ra­le­la, a fin de año im­ple­men­ta­rá en la coope­ra­ti­va de Al­ma­fuer­te un sis­te­ma de aná­li­sis pre­dic­ti­vo pa­ra con­trol de ga­rra­fas de pro­pano, co­no­ci­das co­mo ze­pe­lín. La idea es me­dir el con­su­mo y com­bi­nar es­to con el pro­nós­ti­co del tiem­po. Si se pro­yec­ta cuán­do se ter­mi­na­rá la ga­rra­fa, se pue­de de­fi­nir con pre­ci­sión el re­par­to y así dis­mi­nuir la can­ti­dad de via­jes que se ha­cen por año, lo que re­du­ce cos­tos.

Se­gún Gri­gor­jev, es­ta tec­no­lo­gía pue­de apli­car­se a ac­ti­vi­da­des tan di­ver­sas co­mo trans­por­te, con­trol de rie­go, trac­king ga­na­de­ro (tra­za­bi­li­dad, pe­so, etc.), tra­ta­mien­to de re­si­duos, y de­tec­ción tem­pra­na de in­cen­dios y ni­ve­les de ríos y la­gos.

La­va­rro­pas in­te­li­gen­te Ha­ce dos años, Alla­dio hi­zo pun­ta den­tro de la in­dus­tria ma­si­va con su la­va­rro­pas Drean Next con co­ne­xión wi­fi.

En la ac­tua­li­dad re­pre­sen­tan 36 por cien­to de las ven­tas en su lí­nea to­pe de ga­ma, lo cual im­pli­ca una bue­na in­ser­ción. Pe­ro só­lo tres mil usua­rios lo tie­nen co­nec­ta­dos real­men­te a in­ter­net.

La pri­me­ra con­clu­sión es que mu­cha gen­te lo com­pró por la no­ve­dad, pe­ro po­cos uti­li­zan to­do su po­ten­cial, se­gún lo ex­pli­ca Mar­cos Alla­dio, pre­si­den­te de la fir­ma, un fe­nó­meno que sue­le ocu­rrir con las nue­vas tec­no­lo­gías.

Sin em­bar­go, los apa­ra­tos es­tán ge­ne­ran­do un flu­jo de in­for­ma­ción “muy va­lio­sa” acer­ca de có­mo la­van la ro­pa sus clien­tes, con de­ta­lles de pro­fun­di­dad que no pro­veen los es­tu­dios de mar­ke­ting tra­di­cio­na­les, co­mo por ejem­plo, el al­to uso de los pro­gra­mas rá­pi­dos.

En fun­ción de es­ta ex­pe­rien­cia, un pró­xi­mo pa­so po­dría dar­se con hor­nos eléc­tri­cos co­nec­ta­dos a in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.