El ines­pe­ra­do re­gre­so del“efec­to Cai­pi­ri­ña” Tra­ba­jo

Negocios - - OPINIÓN + NEGOCIOS - Da­niel Alonso

Vein­ti­dós pa­la­bras con­den­sa­das en un tuit in­fla­ma­ron la ver­ba em­pre­sa­ria, en par­ti­cu­lar la in­dus­trial. El men­sa­je del CEO de Mer­ca­do Li­bre, Mar­cos Gal­pe­rin, fue de­re­chi­to al co­ra­zón de la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Es­cri­bió, sin vuel­tas, de los tres ca­mi­nos que, a su cri­te­rio, le que­dan a la Ar­gen­ti­na tras la pro­fun­da re­for­ma la­bo­ral que im­ple­men­tó Bra­sil: imi­tar­la, sa­lir­se del Mer­co­sur o re­sig­nar­se a per­der mi­llo­nes de em­pleos, plan­teó. Cual­quie­ra sea la op­ción, la pa­le­ta de gri­ses pa­re­ce es­tre­cha.

En ri­gor, los em­pre­sa­rios ha­blan to­dos los días de cos­tos la­bo­ra­les e im­po­si­ti­vos y de com­pe­ti­ti­vi­dad. Só­lo que aho­ra suben el tono y lo ha­rán más aún den­tro de 36 días, cuan­do aso­me el lu­nes des­pués de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas.

Pa­ra las com­pa­ñías que com­pi­ten con Bra­sil, el efec­to de los cam­bios hue­le co­mo los vien­tos que soplan ca­da vez que se devalúa el real.

Lo sa­be la me­mo­ria co­lec­ti­va de los me­ta­lúr­gi­cos cor­do­be­ses, que cru­zan los de­dos cuan­do vuel­ve al pre­sen­te cual­quier atis­bo de aque­lla tre­men­da re­sa­ca por el “efec­to Cai­pi­ri­ña” de 1999, que abrió la agonía del cor­sé de la con­ver­ti­bi­li­dad.

Isa­bel Mar­tí­nez, em­pre­sa­ria y di­ri­gen­te del sec­tor, to­mó el jue­ves pa­sa­do la pos­ta que lan­zó Gal­pe­rin. En el sa­lón Los In­gle­ses del com­ple­jo For­ja, mi­nu­tos an­tes de inau­gu­rar una ex­po­si­ción me­tal­me­cá­ni­ca, re­cor­dó que a fi­na­les de la dé­ca­da de 1990, Ar­gen­ti­na no hi­zo na­da cuan­do Bra­sil de­va­luó. Y pre­gun­tó en voz al­ta si aho­ra pa­sa­rá lo mis­mo.

El Go­bierno ha emi­ti­do se­ña­les pa­ra po­ner la lu­pa en los cos­tos la­bo­ra­les, pe­ro por aho­ra son ape­nas tí­tu­los. Es lo que pien­sa, por ejem­plo, el abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta Ju­lián De Die­go.

Días atrás, en un con­gre­so de re­cur­sos hu­ma­nos que se hi­zo en la Uni­ver­si­dad Blas Pas­cal, a to­dos los que les pi­die­ron opi­nión so­bre el te­ma les res­pon­dió lo mis­mo: “El Go­bierno es­tá per- di­do con la re­for­ma la­bo­ral. No sa­be ni por dón­de em­pe­zar”.

La va­ra

¿Es la va­ra que plan­tó Bra­sil la mis­ma con la que de­be­ría me­dir­se la Ar­gen­ti­na?

Des­de el es­cri­to­rio mayor de la Unión In­dus­trial, Miguel Ace­ve­do pre­fie­re am­pliar la ga­ma de gri­ses. “Hay que ir con­tra los cos­tos la­bo­ra­les y no con­tra sa­la­rios”, ex­pli­ca.

Ocu­rre que la re­for­ma bra­si­le­ña tie­ne pun­tos que de es­te la­do de la fron­te­ra no pa­re­cen tan di­ge­ri­bles. No, por lo me­nos, de un so­lo bo­ca­do.

Mien­tras acá se ex­plo­ra ex­ten­der el mo­de­lo de acuer­dos sec­to­ria­les a más ru­bros, pa­ra des­com­pri­mir la pre­sión y crear in­cen­ti­vos pa­ra las in­ver­sio­nes, en Bra­sil se ha­bi­li­ta­ron con­ve­nios por em­pre­sa e, in­clu­so, in­di­vi­dua­les, por lo que los con­tra­tos pri­va­dos co­bran un pe­so iné­di­to al la­do de las tra­di­cio­na­les con­ven­cio­nes co­lec­ti­vas.

Ade­más, las em­pre­sas pue­den ne­go­ciar con­di­cio­nes de tra­ba­jo con una co­mi­sión no sin­di­cal; se va­li­dó la “jor­na­da in­ter­mi­ten­te”, con pa­gos se­gún ho­ras o días; la con­tri­bu­ción a los sin­di­ca­tos pa­só a ser vo­lun­ta­ria; se re­gla­men­tó el tra­ba­jo a dis­tan­cia y se am­plió la fle­xi­bi­li­dad pa­ra mo­di­fi­car jor­na­das la­bo­ra­les, en­tre otros cam­bios.

Pe­ro si bien Ace­ve­do re­mar­ca que no se pue­de co­piar y pe­gar el mo­de­lo bra­si­le­ño, sí cree que hay chan­ces pa­ra re­for­mar va­rios as­pec­tos “sin que el sin­di­ca­lis­mo es­té en pie de gue­rra”.

Por si al­gún con­di­men­to fal­ta­ba, la estadística del mer­ca­do de tra­ba­jo si­gue arro­jan­do más som­bras que lu­ces. Al cie­rre de ju­nio, la de­socu­pa­ción ba­jó, pe­ro si­gue es­tan­ca­da la crea­ción de em­pleo, en un es­ce­na­rio en el que la in­for­ma­li­dad la­bo­ral se re­sis­te a ba­jar de pe­so.

PA­RA LAS COM­PA­ÑÍAS QUE COM­PI­TEN CON BRA­SIL, EL EFEC­TO DE LOS CAM­BIOS HUE­LE CO­MO LOS VIEN­TOS QUE SOPLAN CA­DA VEZ QUE SE DEVALÚA EL REAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.