Crip­to­mo­ne­das en un mun­do no tan vir­tual

Cien­tos de di­vi­sas di­gi­ta­les es­tán sur­gien­do en el mun­do. La es­pe­cu­la­ción se mez­cla con la tec­no­lo­gía “block­chain”, alia­da del “bit­coin”. Los paí­ses os­ci­lan en­tre la adop­ción y la prohi­bi­ción

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Pau­la Mar­tí­nez pmar­ti­nez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Pa­ra quie­nes no es­tán en el te­ma y que ape­nas es­tán co­no­cien­do lo que es el bit­coin, les pue­de pa­re­cer ex­tra­ño es­te da­to: ade­más de es­ta, hay cien­tos de crip­to­mo­ne­das en el mun­do, y si­guen sur­gien­do nue­vas.

En los si­tios es­pe­cia­li­za­dos de co­ti­za­ción se pue­den ver lis­ta­dos de 600 o 700 alt­coins, co­mo se de­no­mi­na en la jer­ga a las uni­da­des “al­ter­na­ti­vas”.

El fe­nó­meno se es­tá mul­ti­pli­can­do rá­pi­da­men­te con ofer­tas ini­cia­les de crip­to­mo­ne­das (ICO, se­gún su si­gla en in­glés; un tér­mino si­mi­lar a la ofer­ta ini­cial de ac­cio­nes en la Bolsa, IPO), pa­ra fi­nan­ciar a em­pren­de­do­res de dis­tin­tos ru­bros.

Pe­ro no es só­lo una ten­den­cia del mun­do “tecno”. La tec­no­lo­gía sub­ya­cen­te, de­no­mi­na­da bloc

kchain (ca­de­na de blo­ques), es­tá sien­do eva­lua­da por en­ti­da­des fi­nan­cie­ras pa­ra uti­li­zar­la en sus ope­ra­cio­nes y pro­me­te re­vo­lu­cio­nar dis­tin­tas in­dus­trias (ver apar­te).

Los paí­ses tam­bién mi­ran es­te mo­vi­mien­to con aten­ción. Es­to­nia quie­re lan­zar su pro­pia crip­to­mo­ne­da y Ja­pón ya to­mó la de­ci­sión y es­tá in­cen­ti­van­do su uso con exen­cio­nes im­po­si­ti­vas (aca­ba de dic­tar nor­mas que re­gu­lan transac­cio­nes y ope­ra­do­res).

En la otra ve­re­da, Chi­na aca­ba de prohi­bir las ICO y que se pue­dan com­prar crip­to­mo­ne­das con yua­nes. Paí­ses don­de la re­gu­la­ción del cam­bio es al­ta son un cal­do de cul­ti­vo pa­ra el uso de es­tas di­vi­sas di­gi­ta­les (en Ar­gen­ti­na, has­ta di­ciem­bre de 2015 se usa­ron, por ejem­plo, pa­ra sor­tear el ce­po cam­bia­rio).

El in­ci­den­te del vi­rus Wan­nacry, que in­fec­tó a mu­chas compu­tado­ras y pa­ra cu­yo rescate los

hac­kers pe­dían pa­gos en bit­coins, pu­so en aler­ta a los re­gu­la­do­res, ban­cos cen­tra­les y fis­cos de to­do el mun­do, co­mo un ins­tru­men­to que, in­clu­so más que el efec­ti­vo, fa­ci­li­ta la eco­no­mía in­for­mal y el la­va­do de di­ne­ro.

De to­dos mo­dos, el ano­ni­ma­to de­pen­de del al­go­rit­mo ini­cial de ca­da crip­to­mo­ne­da. Es así en el ca­so de bit­coin y mu­chas otras, pe­ro la tec­no­lo­gía per­mi­te un ma­yor con­trol (ver Qué son...) y es lo que los paí­ses in­ten­tan.

En su re­cien­te pa­so por Cór­do­ba, y tras brin­dar una con­fe­ren- cia so­bre el di­ne­ro y la cri­sis de 2008 (fue en las Jor­na­das In­ter­na­cio­na­les de Fi­nan­zas Pú­bli­cas), al eco­no­mis­ta y aca­dé­mi­co Gui­ller­mo Cal­vo le pre­gun­ta­ron si el bit­coin po­día re­em­pla­zar, en al­gún momento, al dó­lar. “Voy a em­pe­zar a creer en eso cuan­do los pre­cios se fi­jen en bit­coin, que no só­lo pue­da pa­gar a una ta­sa de cam­bio con el dó­lar, sino que uno pue­da es­ta­ble­cer su sa­la­rio en es­ta mo­ne­da”, res­pon­dió.

Di­ne­ro vir­tual

En el fon­do, lo que sub­ya­ce es que, al me­nos por aho­ra, las crip­to­mo­ne­das só­lo cum­plen con al­gu­nas de las cua­tro fun­cio­nes del di­ne­ro. El Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas (IIE) de la Bolsa de Cór­do­ba ana­li­za que son un me­dio de pa­go y un de­pó­si­to de va­lor, pe­ro no son uni­dad de cuenta (co­mo di­ce Cal­vo) ni un pa­trón de pa­gos di­fe­ri­do (¿al­guien fi­ja­ría el mon­to de una deu­da por pa­gar o co­brar en es­tas mo­ne­das?).

Pa­ra Die­go De­quino, ti­tu­lar del IIE, ima­gi­nar un mun­do don­de las crip­to­mo­ne­das re­em­pla­cen a las di­vi­sas de los paí­ses es le­jano.

“Pa­ra que una mo­ne­da sea fi­du­cia­ria no al­can­za con que el Es­ta­do la res­pal­de, ne­ce­si­ta te­ner acep­ta­ción y con­fian­za”, ex­pli­ca, y agre­ga que “si la di­gi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía cre­ce, las mo­ne­das di­gi­ta­les po­drían te­ner más chan­ce de ma­si­fi­car­se”. “Po­dría ser al­go de avan­za­da, co­mo fue la sal en su momento, o el na­ci­mien­to de la mo­ne­da, pe­ro hoy es de­ma­sia­do le­jano y di­fí­cil de ima­gi­nar”, opi­na. En una mo­ne­da de cur­so le­gal, los es­ta­dos, a tra­vés de los ban­cos cen­tra­les, tie­nen el mo­no­po­lio de la emi­sión y el po­der de re­gu­lar la can­ti­dad de di­ne­ro. No su­ce­de­ría lo mis­mo con las crip­to­mo­ne­das, cu­ya emi­sión tie­ne re­glas es­ta­ble­ci­das des­de un pri­mer momento con un al­go­rit­mo ma­te­má­ti­co.

¿Bur­bu­ja en ges­ta­ción?

Las ofer­tas ini­cia­les de mo­ne­das vir­tua­les son una de las nue­vas “mo­das” de las star­tups. “El na­ci­mien­to de tan­tas alt­coins es tí­pi­co de la épo­ca ac­tual de in­no­va­ción. Si bien las ICO son crea­ción de mo­ne­da, mu­chas nue­vas em­pre­sas las han des­cu­bier­to co­mo una for­ma de fi­nan­cia­mien­to. No es­tá mal, pe­ro se­ría pru­den­te que se em­pie­ce a re­gu­lar”, opi­na Ma­ría Mu­na­ro, lí­der de Block­chain de IBM Ar­gen­ti­na.

En es­tos días es­tá ce­rran­do la ICO de Mer­coin, que quie­re ser la pri­me­ra crip­to­mo­ne­da pa­ra el Mer­co­sur.

La ICO es una mo­da­li­dad de ob­te­ner ca­pi­tal pa­ra un pro­yec­to que tie­ne sus pro­pias re­glas y que apro­ve­cha la nue­va ola de las crip­to­mo­ne­das. La rá­pi­da va­lo­ri­za­ción de los bit­coins, que pa­só de mil dó­la­res a prin­ci­pios de año a cua­tro mil a fi­nes de sep­tiem­bre (ha­bía ro­za­do los 4.800 un mes an­tes), ge­ne­ró un te­rreno fér­til pa­ra atraer a in­ver­so­res.

Es un mo­vi­mien­to mu­cho más es­pe­cu­la­ti­vo que el de los fon­dos de ries­go o apor­tan­tes de

crowd­fun­ding a nue­vos em­pren­de­do­res, por­que es­tá en­mar­ca­do en es­ta eu­fo­ria mun­dial.

“Hay que te­ner cui­da­do con la es­pe­cu­la­ción y la fie­bre que es­to desata, por­que se pue­de dar una bur­bu­ja co­mo en la cri­sis de las pun­to com en 2000”, ad­vier­te Juan Mis­hi­ma, do­cen­te de la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría en Sis­te­mas de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Cór­do­ba (UCC), aun­que ve co­mo po­si­ti­vo que lue­go de una de­pu­ra­ción que­den las que ten­gan po­ten­cial y sean más só­li­das.

“Cuan­do ba­je la es­pu­ma, lo que va a que­dar es la tec­no­lo­gía bloc

kchain que es re­vo­lu­cio­na­ria”, pon­de­ra.

“Lo in­tere­san­te de las alt­coin es qué hay de­trás del pro­yec­to, qué me­jo­ra plan­tea, qué ni­cho quie­re ata­car. Hay mo­ne­das li­ga­das a so­lu­cio­nes ba­sa­das en block­chain y la via­bi­li­dad de es­tas ini­cia­ti­vas les da sus­ten­to”, con­clu­ye.

El ca­so del et­her, la se­gun­da mo­ne­da vir­tual más co­no­ci­da des­pués de bit­coin, mues­tra es­te ti­po de ca­mino, ya que tie­ne por atrás al pro­yec­to Et­he­reum, pla­ta­for­ma pa­ra dis­tin­tos ti­pos de con­tra­tos ba­sa­dos en la se­gu­ri­dad de es­ta tec­no­lo­gía.

DE­TRÁS DE LAS OFER­TAS INI­CIA LES DE CRIP­TO­MO­NE­DAS HAY MU­CHOS PRO­YEC­TOS. AN­TES DE IN­VER­TIR, CON­VIE­NE ANA­LI­ZAR CA­DA UNO. LOS­QUE USAN “BLOCK­CHAIN” TIE­NEN PO­TEN­CIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.