Sin in­ver­sión no hay cre­ci­mien­to

Negocios - - OPINIÓN - Dan­te Si­ca* La eco­no­mía

La eco­no­mía ha ido de me­nos a más a lo lar­go de es­te año: la in­fla­ción se des­ace­le­ró en for­ma no­ta­ble des­de su pi­co, lue­go de un pri­mer cua­tri­mes­tre “ca­lien­te”, y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de­jó de es­tar ex­pli­ca­do por un pu­ña­do de sec­to­res al di­fun­dir­se de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da.

Nin­gu­na du­da ca­be de que nues­tro país se en­ca­mi­nó de­fi­ni­ti­va­men­te en un ci­clo ex­pan­si­vo. Así se des­pren­de del Es­ti­ma­dor Men­sual de la Ac­ti­vi­dad Eco­nó­mi­ca (Emae), que mos­tró un avan­ce del cua­tro por cien­to en el sex­to mes del año en tér­mi­nos in­ter­anua­les (0,3 por cien­to men­sual). Así, el pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) ha­bría cre­ci­do 1,6 por cien­to en el pri­mer se­mes­tre.

Más allá de es­ta bue­na no­ti­cia, es im­por­tan­te re­sal­tar al­gu­nas es­pe­ci­fi­ci­da­des de es­te ci­clo.

En pri­mer lu­gar, la ve­lo­ci­dad es bas­tan­te más aco­ta­da que la ex­hi­bi­da en otros mo­men­tos his­tó­ri­cos. En los ocho me­ses con­se­cu­ti­vos a la sa­li­da de la re­ce­sión (ter­cer tri­mes­tre de 2016) la eco­no­mía se ex­pan­dió 3,7 por cien­to, una per­for­man­ce muy si­mi­lar a la de las re­cu­pe­ra­cio­nes de 2012 y 2014, pe­ro ma­gra si se to­man co­mo re­fe­ren­cia las sa­li­das de 1995 o 2009.

Si bien es desea­ble que el cre­ci­mien­to sea ro­bus­to y di­ná­mi­co, en es­pe­cial por los re­za­gos que sue­len exis­tir en­tre cre­ci­mien­to y dis­tri­bu­ción, no es me­nos cier­to que exis­ten otras cua­li­da­des igual de desea­bles co­mo, por ejem­plo, su sos­te­ni­bi­li­dad en el me­diano pla­zo. Y es, en es­te úl­ti­mo pun­to, en el que el ac­tual ci­clo di­fie­re de los men­cio­na­dos.

Un sín­to­ma de la len­ti­tud con la que la re­cu­pe­ra­ción to­mó for­ma des­de oc­tu­bre de 2016 fue la al­ta he­te­ro­ge­nei­dad in­ter­sec­to­rial.

No obs­tan­te, de ser tan só­lo unos po­cos los sec­to­res que trac­cio­na­ron a la eco­no­mía a prin­ci­pios de año (bá­si­ca­men­te agro, cons­truc­ción y, li­ga­dos a és­tos, trans­por­te y co­mu­ni­ca­cio­nes), la di­fu­sión del cre­ci­mien­to ya co­men­zó a to­mar más vi­si­bi­li­dad: de los 15 sec­to­res ana­li­za­dos por el In­dec, só­lo pe­tró­leo y gas mues­tra una ta­sa de cre­ci­mien­to in­ter­anual ne­ga­ti­va.

Aún más: 13 de esos sec­to­res cre­cie­ron en el pri­mer se­mes­tre de 2017 res­pec­to a igual pe­río­do de 2016.

En ma­te­ria de pre­cios, el Ban­co Cen­tral si­gue dán­do­le ba­ta­lla a la in­fla­ción a tra­vés de una po­lí­ti­ca de ta­sas de in­te­rés reales po­si­ti­vas. Y si bien la no­mi­na­li­dad de la eco­no­mía vie­ne mo­de­rán­do­se, los ni­ve­les de in­fla­ción aún son más ele­va­dos que los que la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria desea.

Se­gún los úl­ti­mos da­tos re­ve­la­dos por In­dec, la in­fla­ción men- sual ge­ne­ral fue de 1,5 por cien­to y la in­ter­anual al­can­zó el 23,1 por cien­to en la región del Gran Bue­nos Ai­res.

Si bien es­te gua­ris­mo im­pli­ca un rit­mo in­fla­cio­na­rio anua­li­za­do en torno del 19,6 por cien­to (bas­tan­te por en­ci­ma de la me­ta del BCRA pa­ra es­te año), el ma­yor do­lor de ca­be­za pa­ra el Cen­tral es la re­ti­cen­cia a la ba­ja de la in­fla­ción co­re o nú­cleo, que no lo­gra per­fo­rar la lí­nea del 1,5 por cien­to.

En es­te con­tex­to, el Cen­tral de­ci­dió en­du­re­cer su po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria con in­ter­ven­cio­nes di­rec­tas en el mer­ca­do se­cun­da­rio de Le­bacs, con el do­ble ob­je­ti­vo de as­pi­rar la má­xi­ma can­ti­dad de di­ne­ro po­si­ble y alar­gar los pla­zos de ven­ci­mien­to, pa­ra aho­rrar­se fu­tu­ros pro­ble­mas.

Sin em­bar­go, ca­be pre­gun­tar­se cuán con­trac­ti­va es, en reali­dad, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del BCRA. Su du­re­za po­dría es­tar sien­do so­bres­ti­ma­da, da­do el cor­to al­can­ce que tie­ne la ta­sa de in­te­rés en una eco­no­mía con un mer­ca­do fi­nan­cie­ro po­co desa­rro­lla­do co­mo la Ar­gen­ti­na. En los he­chos, to­dos los agregados mo­ne­ta­rios vie­nen cre­cien­do a una ta­sa muy su­pe­rior a la com­pa­ti­ble con una des­in­fla­ción sus­ten­ta­ble.

Que­da cla­ro en­ton­ces que la des­in­fla­ción de la eco­no­mía, con la historia in­fla­cio­na­ria que arras­tra des­de ha­ce mu­cho tiem­po nues­tro país, es di­fí­cil que pue­da lo­grar­se en tan cor­to pe­río­do y a tra­vés del ma­ne­jo de un so­lo ins­tru­men­to de po­lí­ti­ca.

En es­ta cau­sa de­be­rán con­fluir tam­bién las fuer­zas del Te­so­ro na­cio­nal y de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pro­vin­cia­les, es­to es, la po­lí­ti­ca fis­cal de­be­rá com­pro­me­ter­se se­ria­men­te pa­ra que Ar­gen­ti­na pue­da nor­ma­li­zar su ma­cro­eco­no­mía de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

La re­cu­pe­ra­ción se da de ma- ne­ra si­mul­tá­nea con una fuer­te co­rrec­ción de pre­cios re­la­ti­vos, un pro­ce­so de ajus­te fis­cal gra­dual, un ré­gi­men de flo­ta­ción cam­bia­ria en pleno pro­ce­so de ins­tau­ra­ción, y con un es­que­ma de me­tas de in­fla­ción a par­tir del cual se ver­te­bra la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del BCRA.

Lo que a sim­ple vis­ta apa­ren­ta ser un cre­ci­mien­to lán­gui­do, po­dría tra­tar­se de los pri­me­ros pa­sos ha­cia un pro­ce­so de ex­pan­sión que pue­da per­du­rar en el tiem­po, al­go iné­di­to pa­ra el ca­so ar­gen­tino. Sin em­bar­go, hay con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que es­ta sos­te­ni­bi­li­dad de me­diano pla­zo sea po­si­ble.

En es­te sen­ti­do, de­be avan­zar­se en los fren­tes fis­cal y ex­terno. El sa­nea­mien­to de­fi­ni­ti­vo de las cuen­tas pú­bli­cas se vuel­ve una con­di­ción si­ne qua non pa­ra que la in­ver­sión pri­va­da pue­da con­tar con los re­cur­sos pa­ra trac­cio­nar en los pró­xi­mos años.

Pe­ro ha­brá que es­tar aten­tos. El cre­ci­mien­to pre­sio­na­rá las cuen­tas ex­ter­nas, más aún si se ad­vier­te que Ar­gen­ti­na par­te de un de­te­rio­ro de la ba­lan­za co­mer­cial muy con­si­de­ra­ble.

De ahí que la me­jo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad sis­té­mi­ca de­ba vol­ver­se una ob­se­sión, no só­lo pa­ra el em­pre­sa­ria­do y el Go­bierno, sino que tam­bién pa­ra la di­ri­gen­cia sin­di­cal. De­be que­dar cla­ro que, cuan­do se ha­bla de com­pe­ti­ti­vi­dad, no se es­tá ha­cien­do re­fe­ren­cia a los cos­tos sa­la­ria­les, sino a te­mas ta­les co­mo la pro­duc­ti­vi­dad, la pre­sión tri­bu­ta­ria, la in­fra­es­truc­tu­ra y los cos­tos lo­gís­ti­cos, en­tre otros.

En un cla­ro men­sa­je a la so­cie­dad, el pro­yec­to de Pre­su­pues­to 2018 co­mien­za ase­gu­ran­do que “sin in­ver­sión no hay cre­ci­mien­to, sin cre­ci­mien­to no hay tra­ba­jo, y só­lo ge­ne­ran­do tra­ba­jo po­dre­mos eli­mi­nar la po­bre­za”.

El men­sa­je es cla­ro e inob­je­ta­ble: la úni­ca ma­ne­ra de cre­cer de ma­ne­ra sos­te­ni­da en el tiem­po es con in­ver­sión. Y es en es­te pun­to en el que se en­cuen­tran las ma­yo­res fa­len­cias de Ar­gen­ti­na a lo lar­go de su historia mo­der­na.

* Director de Abe­ceb y ex­se­cre­ta­rio de In­dus­tria, Co­mer­cio y Minería de la Na­ción

ES DI­FÍ­CIL QUE LA DES­IN­FLA­CIÓN PUE­DA LO­GRAR­SE EN TAN COR­TO PE­RÍO­DO Y A TRA­VÉS DEL MA­NE­JO DE UN SO­LO INS­TRU­MEN­TO DE PO­LÍ­TI­CA.

(IlustracIón de erIc Zam­pIe­rI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.