Jo­sé Luis Cris­tino, un ade­lan­ta­do de la cons­truc­ción en se­co.

La cons­truc­ción en se­co es­tá en pleno au­ge, y en el ru­bro se des­ta­ca es­te em­pre­sa­rio que in­cur­sio­na fuer­te en el sis­te­ma “steel fra­ming” pa­ra la edi­fi­ca­ción de vi­vien­das.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Im­po­ner lo po­co co­no­ci­do es una de las ta­reas más com­ple­jas, pe­ro a la vez, si se lo­gra, más gra­ti­fi­can­tes pa­ra cual­quier em­pren­de­dor. Jo­sé Luis Cris­tino co­men­zó a re­mar ha­ce ya mu­chos años con la cons­truc­ción en se­co. Pri­me­ro, de la mano de quien él con­si­de­ra uno de los pio­ne­ros del ru­bro. En ese ca­mino, ade­más, no es­tu­vo so­lo. Su es­po­sa, San­dra, fue un sig­ni­fi­ca­ti­vo apor­te téc­ni­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra con­ver­tir a la em­pre­sa en un ju­ga­dor im­por­tan­te del mun­do de los in­su­mos y del ca­da vez más ex­ten­di­do sis­te­ma steel fra­ming. –¿Qué edad tie­ne?

–Ten­go 53. Ha­ce más de 20 años que co­men­za­mos con la cons­truc­ción en se­co con mi mu­jer. An­tes te­nía una em­pre­sa de pin­tu­ras. Pa­ra cam­biar de ru­bro se jun­ta­ron mi avi­dez por de­tec­tar al­go nue­vo, que me die­ra la po­si­bi­li­dad de pro­gre­sar, y el he­cho de que mi es­po­sa tra­ba­ja­ba en una fir­ma que ha­cía cons­truc­ción en se­co. –Ella co­no­cía el pa­ño...

–Tra­ba­ja­ba en una em­pre­sa con ca­rac­te­rís­ti­cas muy si­mi­la­res a es­ta. En el mer­ca­do na­cio­nal es­to irrum­pió en 1977, cuan­do unos em­pren­de­do­res de Bue­nos Ai­res de­ci­die­ron traer al país una fran­qui­cia de un pro­duc­to da­nés. Cons­tru­ye­ron en­ton­ces la fá­bri­ca de Dur­lock, que es el nom­bre ge­né­ri­co de es­tas pla­cas. –La Ba­yas­pi­ri­na del ru­bro. –Ellos ins­ta­lan la pri­me­ra fá­bri­ca de pla­cas de ro­ca de ye­so. Se jun­ta­ron con una au­to­par­tis­ta pa­ra po­der pro­du­cir los per­fi­les, por­que la pla­ca, sin el per­fil, es co­mo la ham­bur­gue­sa sin el pan. Mi es­po­sa tra­ba­ja­ba en Teu­co SRL, una fir­ma cor­do­be­sa de­di­ca­da a es­to. El due­ño, Da­niel Ro­mag­no­li, me in­vi­tó a tra­ba­jar y me en­se­ñó los fun­da­men­tos del sis­te­ma. Lle- ga­mos a ma­ne­jar­le to­da la mano de obra de esa em­pre­sa. –Vien­to en po­pa. –Pe­ro ocu­rrió un he­cho ines­pe­ra­do, dra­má­ti­co: Ro­mag­no­li fue una de las víc­ti­mas del ac­ci­den­te de La­pa. Al tiem­po, la em­pre­sa se di­sol­vió y en­ton­ces con mi se­ño­ra to­ma­mos la de­ci­sión de fun­dar El Ins­ta­la­dor SA. So­mos un des­pren­di­mien­to de la em­pre­sa crea­da por Ro­mag­no­li, al­guien muy es­pe­cial pa­ra mí.

–Es de­cir que, an­tes de ven- der ma­te­ria­les, hu­bo obras.

–Te­nía­mos los con­tac­tos de los pro­vee­do­res en Bue­nos Ai­res pa­ra que nos asis­tie­ran y co­men­za­mos con las obras. To­dos los pro­vee­do­res nos apo­ya­ron.

–Vie­ron en Cór­do­ba un mer­ca­do en ex­pan­sión.

– En Cór­do­ba hay lu­gar pa­ra to­dos. Así fue, los pro­vee­do­res vie­ron en Cór­do­ba un mer­ca­do cre­cien­te por­que no­so­tros no te­nía­mos historia ni es­truc­tu­ra. Pe­ro, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma, tu­vi­mos un quie­bre cuan­do co­men­za­mos a tra­ba­jar pa­ra el Gru­po Di­no­sau­rio, a tra­vés de un ar­qui­tec­to. Em­pe­za­mos con co­sas chi­cas y fui­mos evo­lu­cio­nan­do.

– Bu­gliot­ti nun­ca se ter­mi­na de po­ner de acuer­do con él mis­mo so­bre qué pa­red quie­re man­te­ner y qué pa­red quie­re tum­bar.

–Gra­cias a Dios fue así. Po­de­mos te­ner dis­cre­pan­cias co­mer­cia­les, pe­ro es un em­pren­de­dor in­na­to: ha­ce, ha­ce y ha­ce… Hi­ci­mos obras gran­des, su­per­mer­ca­dos. Por otro la­do, cons­trui­mos el in­te­rior de El Pa­nal (Cen­tro Cí­vi­co), los mi­nis­te­rios, sub­sue­los, la ca­sa del go­ber­na­dor, to­do. Si­mul­tá­nea­men­te ven­día­mos ma­te­ria­les. –Cla­ro. –Con el Cen­tro Cí­vi­co acu­mu­lé mu­cho es­trés. Ahí nos pro­pu­si­mos equi­li­brar la fac­tu­ra­ción, au­men­tan­do la par­te de ven­ta de ma­te­ria­les. Pe­ro ja­más nos apar­ta­mos de un fo­co: la cons­truc­ción en se­co. A eso le agre­ga­mos tra­ba­jar con las vi­vien­das fa­mi­lia­res, que es el gran mer­ca­do de la cons­truc­ción en el mun­do.

–El dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal nun­ca se ter­mi­na de cu­brir. Es pro­duc­to del amor…

–Al re­vés, en lu­gar de achi­car­se, cre­ce to­dos los años. Me vin­cu­lé con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Cons­truc­ción en Se­co. Ha­bía que lu­char contra el pa­ra­dig­ma del la­dri­llo, de las pa­re­des an­chas, del hor­mi­gón. Fui­mos pro­ban­do ma­te­ria­les, com­par­ti­mos con pro­vee­do­res. No­so­tros hoy no ven­de­mos ca­sas, sino que ven­de­mos tiem­po y ca­li­dad. Ca­sas sus­ten­ta­bles, eco­ló­gi­cas, rá­pi­das de ha­cer.

–Un pun­to: us­ted ven­de ma­te­ria­les, pe­ro hay mu­cha gen­te co­mer­cia­li­zan­do es­tas co­sas.

– Ven­de­mos ma­te­ria­les muy si­mi­la­res a los que co­mer­cia­li­za la com­pe­ten­cia. Po­dría­mos de­cir que son los mis­mos. Los pre­cios tam­bién son pa­re­ci­dos. La úni­ca for­ma de di­fe­ren­ciar­se es con ser­vi­cio y eso es lo lin­do de la com­pe­ten­cia, a uno lo po­ne ac­ti­vo y aten­to pa­ra cre­cer.

–¿Có­mo se di­fe­ren­cian de las co­no­ci­das vi­vien­das pre­fa­bri­ca­das?

– Ade­más de lo cons­truc­ti­vo, hay una di­fe­ren­cia le­gal im­por­tan­te. La pre­fa­bri­ca­da es un bien mue­ble, se pue­de des­ar­mar y lle­var. Eso quie­re de­cir que no se pue­de hi­po­te­car. Las steel fra­ming son hi­po­te­ca­bles, se es­cri­tu­ran y de he­cho hay cré­di­to ban­ca­rio pa­ra ha­cer­las. Del 30 al 40 por cien­to de las vi­vien­das que ha­ce­mos son con cré­di­to hi­po­te­ca­rio.

–Es un buen ar­gu­men­to de ven­tas.

–Pe­ro ade­más hay otra cues­tión ca­da vez más cen­tral e im­por­tan­te: la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de ca­da vi­vien­da. Bue­nos Ai­res tie­ne 0,9; Ro­sa­rio, 0,7 y en Cór­do­ba los or­ga­nis­mos es­tán tra­ba­jan­do pa­ra que su coe­fi­cien­te sea de 0,75 a 0,80 de coe­fi­cien­te K.

–¿Qué tie­ne que ver es­to con la cons­truc­ción?

–En el fu­tu­ro, pa­ra la apro­ba

NO­TA­MOS UN QUIE­BRE 20 DÍAS AN­TES DE LAS PA­SO. LA CONS­TRUC­CIÓN FUN­CIO­NA CO­NEL HU­MOR DE LA GEN­TE.

JA­MÁS NOS APAR­TA­MOS DE LA CONS­TRUC­CIÓN EN SE­CO. A ESO LE AGRE­GA MOS­TRA­BA J AR CON VI­VIEN­DAS FA­MI­LIA­RES.

ción de pla­nos de nue­vas vi­vien­das, ha­brá que te­ner en cuenta el coe­fi­cien­te K. Una vi­vien­da con una pa­red de la­dri­llo de 30 cen­tí­me­tros es­tá en 1,2. Es de­cir, ya no ca­li­fi­ca. Le va a te­ner que po­ner al­go pa­ra ba­jar­lo. Eso im­pli­ca, a fu­tu­ro, un en­ca­re­ci­mien­to sus­tan­cial de la cons­truc­ción tra­di­cio­nal. –¿Quién di­se­ña las obras?

–No ha­ce­mos pro­yec­tos, pe­ro con­ta­mos con una ba­se de da­tos de ar­qui­tec­tos con­sus­tan­cia­dos con el sis­te­ma. El ar­qui­tec­to y el clien­te re­quie­ren cier­to fee­ling, es un víncu­lo muy im­por­tan­te. Cuan­do nos traen el pro­yec­to, no­so­tros nos ocu­pa­mos del desa­rro­llo cons­truc­ti­vo y de la eje­cu­ción.

–¿Hay un te­ma de es­ta­tus en­tre una ca­sa de ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les y una steel fra­ming? – Te­ne­mos mu­chas ca­sas en

coun­tries y ba­rrios ce­rra­dos. En Ma­nan­tia­les es­ta­mos por lar­gar la cuar­ta uni­dad, por de­cir­le un lu­gar. Cuan­do me co­men­ta­ron que la gen­te de Edi­sur tam­bién iba a cons­truir vi­vien­das con steel

fra­ming me pu­se muy con­ten­to. Que una em­pre­sa con tan­to pres­ti­gio se in­tere­se por el sis­te­ma y lo desa­rro­lle es una ex­pan­sión pa­ra to­dos los que es­ta­mos en es­te ne­go­cio. –¿Cuán­to du­ra una ca­sa de es­te ti­po?

–Lo mis­mo que otra de cons­truc­ción tra­di­cio­nal. In­clu­so, los te­chos pue­den ser de cha­pa, hor­mi­gón, ma­de­ra, te­jas. No tie­ne lí­mi­tes. –¿Y el cos­to?

–En cos­tos di­rec­tos es­tá en 80 a 85 por cien­to res­pec­to de lo tra­di­cio­nal. Pe­ro si le agre­ga­mos los in­di­rec­tos, más aun en un ba­rrio ce­rra­do, los nú­me­ros cam­bian sus­tan­cial­men­te y se ubi­ca en 70 por cien­to. Ade­más de la enor­me di­fe­ren­cia en los tiem­pos: tres me­ses contra un año. La gran di­fe­ren­cia de pre­cios es­tá en los jor­na­les de la gen­te, en es­pe­cial en las am­plia­cio­nes. En un co­le­gio hi­ci­mos en tres me­ses 200 me­tros cua­dra­dos de au­las, im­po­si­ble de re­pli­car con la cons­truc­ción tra­di­cio­nal. – Los rui­dos, la su­cie­dad… su­pon­go.

–Y, vuel­vo a de­cir, hay un cos­to que hoy no es­tá en la bolsa, pe­ro que vie­ne: la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Des­con­te­mos de esa su­ma gas­tos de elec­tri­ci­dad y de gas de cin­co años, y ve­re­mos qué con­vie­ne.

–En con­se­cuen­cia, ima­gino que pa­ra us­ted lo más di­fí­cil fue de­fen­der el sis­te­ma.

–Siem­pre es­tu­ve con­ven­ci­do. De las cua­tro san­gres que lle­vo, las cua­tro son pia­mon­te­sas. Mi papá siem­pre me in­cul­có el te­ma del tra­ba­jo, mi es­po­sa pien­sa igual. Sa­bía­mos que el ca­mino de la cons­truc­ción iba a es­tar ca­da vez más li­ga­do a es­to. Hoy las re­des so­cia­les mues­tran có­mo se cons­tru­ye en el mun­do. La gen­te que vie­ne al ne­go­cio trae mu­cha in­for­ma­ción, en es­pe­cial las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, que son las que es­tán en eta­pa de cons­truc­ción. –¿En su mos­tra­dor es­tá vien­do una reac­ti­va­ción?

–Sí, es in­creí­ble. No­ta­mos un quie­bre 20 días an­tes de las Pa­so. Cam­bió el hu­mor de la gen­te. His­tó­ri­ca­men­te, la cons­truc­ción fun­cio­na con el hu­mor de la gen­te. El ti­po que se de­ci­de a cons­truir e in­ver­tir lo ha­ce por con­fian­za. Y des­pués que se con­fir­ma­ron los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, por de­cir al­go, un 40 por cien­to más de ven­ta en el mos­tra­dor.

(RA­MI­RO PEREYRA)

El al­ma. “El fac­tor am­bien­tal se­rá ca­da día más im­por­tan­te”, di­ce Jo­sé Luis Cris­tino.

Jun­tos. Con San­dra, cla­ve en el desa­rro­llo de la fir­ma, en una ca­sa mo­de­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.