Héc­tor Be­rra, con una Py­me que pin­tó su pro­pia re­con­ver­sión.

Es una mar­ca cor­do­be­sa de pin­tu­ras co­no­ci­da en el in­te­rior del país. Pe­ro lle­gar has­ta aquí fue el re­sul­ta­do de so­bre­po­ner­se a las di­fi­cul­ta­des y a los cam­bios del mer­ca­do. La con­ti­nui­dad, ase­gu­ra­da.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­ni@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La ma­yor par­te de las Py­me cons­ti­tu­ye el re­sul­ta­do de la bús­que­da de una for­ma de sus­ten­to. Es el ca­so de los her­ma­nos Héc­tor y Er­nes­to Be­rra, que en un pro­ce­so de con­ti­nua rein­ven­ción ter­mi­na­ron por crear Ver­mol, una mar­ca cor­do­be­sa de pin­tu­ras co­no­ci­da sobre to­do en el in­te­rior.

Aque­llas com­pli­ca­cio­nes ini­cia­les con­ti­núan, en cier­to mo­do, pro­duc­to de la ines­ta­bi­li­dad de un país que ja­más des­pe­ja la pis­ta pa­ra que las Py­me pue­dan des­pe­gar. Con to­do, la se­gun­da ge­ne­ra­ción ya ha­ce su apues­ta y re­nue­va el pro­yec­to de sus fun­da­do­res.

“Em­pe­cé de ca­de­te en una ca­sa de re­pues­tos que dis­tri­buía tam­bién adi­ti­vos. Me fue­ron pa­san­do ta­reas de ex­pe­di­ción, fac­tu­ra­ción, con­trol de stock. ¡No da­ba abas­to! Al tiem­po se su­mó mi her­mano Er­nes­to Be­rra. Ese ne­go­cio tu­vo un mo­men­to de caí­da y se fun­dió. En­ton­ces sa­li­mos a ver qué po­día­mos ha­cer”, re­cuer­da. –¿Cuál fue la co­ne­xión en­tre los re­pues­tos y la pin­tu­ra?

–Como aquel co­mer­cio ven­día adi­ti­vos, nues­tros clien­tes eran del ra­mo au­to­mo­tor. En­ton­ces nos pu­si­mos a fa­bri­car pro­duc­tos de lim­pie­za pa­ra au­tos. Con­se­gui­mos re­ven­de­do­res en dis­tin­tos pun­tos del país y cre­ci­mos bas­tan­te. A tal pun­to es­ta­ba el víncu­lo con los au­to­mó­vi­les que los pro­duc­tos sa­lían con la mar­ca Car­mol. –Ima­gino que “Car” por los au­tos…

–Cla­ro. La qui­si­mos re­gis­trar, pe­ro una pe­tro­le­ra de Mé­xi­co se opu­so. Le pu­si­mos en­ton­ces Ber­mol, por Be­rra. Pe­ro nos pa­re­ció que no pe­ga­ba con be lar­ga, en­ton­ces fui­mos a la ve cor­ta. Ahí que­dó: Ver­mol. –Los ve­ri­cue­tos de de­ci­dir y re­gis­trar mar­cas.

–Ese pro­duc­to des­pués ve­ri­fi­có una enor­me caí­da de ven­tas, por­que la gen­te de­jó de la­var los au­tos en su ca­sa o en la ca­lle. La ma­yor par­te va a los la­va­de­ros de au­tos. Co­mer­cia­li­zar con los la­va­de­ros era di­fí­cil, por­que em­plean pro­duc­tos de ca­li­dad más eco­nó­mi­ca, y, ade­más, es com­pli­ca­do co­brar­les. Por otro la­do, la ma­yor par­te de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio ce­rra­ron sus la­va­de­ros.

–Creo que fue por te­mas re­gu­la­to­rios y la­bo­ra­les.

–En­ton­ces el mer­ca­do se nos achi­có de­ma­sia­do. Se nos ocu­rrió co­men­zar a fa­bri­car pro­duc­tos im­per­mea­bi­li­zan­tes a ba­se de as­fal­to. An­du­vie­ron muy bien, de he­cho nos hi­ci­mos un nom­bre por­que se em­plea­ban mu­chí­si­mo pa­ra cu­rar los te­chos. Pe­ro, con el pa­so del tiem­po, ese pro­duc­to fue des­apa­re­cien­do por la irrup­ción del fi­bra­do.

–Los re­yes de la re­con­ver­sión eran us­te­des.

–El mer­ca­do te va guian­do. Em­pe­za­mos a ha­cer el fi­bra­do y des­pués pa­sa­mos al lá­tex. –¿Co­no­cían de pin­tu­ras? –Na­da, en aquel tiem­po no ha­bía mu­chas po­si­bi­li­da­des. Ne­ce­si­tá­ba­mos copiar, ca­si a ni­vel de es­pio­na­je. No exis­tía otra co­sa. Có­mo se­rá así que en un mo­men­to tu­vi­mos que fa­bri­car nues­tros pro­pios en­va­ses de ho­ja­la­ta. El pri­mer pro­duc­to con las pin­tu­ras fue el te­cha­do. Reem­pla­za­mos el as­fal­to por un im­per­mea­bi­li­zan­te de ba­se acrí­li­ca.

– De al­gún mo­do se­guían arri­ba de los te­chos.

–Aun­que no lo crea, con un in- ge­nie­ro que in­cor­po­ra­mos ha­cía­mos la mez­cla en un ta­cho de 200 li­tros. Mien­tras ofre­cía­mos ese pro­duc­to a co­rra­lo­nes y a pin­tu­re­rías, nos fue­ron pi­dien­do lá­tex, el se­gun­do pro­duc­to que fa­bri­ca­mos. Hoy te­ne­mos una lí­nea de 600 ar­tícu­los.

–Así que en un ta­cho de 200 li­tros.

–Aho­ra uti­li­za­mos tol­vas con una ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer 200 mil li­tros por mes. Seis años atrás fre­na­mos las in­ver­sio­nes por fal­ta de ren­ta­bi­li­dad. Es­ta plan­ta la cons­trui­mos to­tal­men­te sin cré­di­to, por eso es­tá sin ter­mi­nar. Mi­re que yo ten­go mu­cha cer­ca­nía con un ban­co coope­ra­ti­vo, pe­ro es muy di­fí­cil pa­gar­lo pa­ra una Py­me. Has­ta que ba­jen las ta­sas, hay que ma­ne­jar­se con los re­cur­sos pro­pios.

–¿De to­das for­mas la em­pre­sa ja­más fue tan gran­de?

–Nun­ca. Es­tá más or­ga­ni­za­da con dis­tin­tos de­par­ta­men­tos y con la se­gun­da ge­ne­ra­ción a full. Pe­ro atra­ve­sar el año pa­sa­do fue muy du­ro, con la ca­de­na de pa­gos de nues­tros clien­tes com­pli­ca­da. Es­te año las ven­tas subie­ron en agos­to 25 por cien­to y eso se man­tie­ne. Hoy la pe­lea de to­das las em­pre­sas es tra­tar de man­te­ner la es­truc­tu­ra.

– ¿ Có­mo com­pi­ten con­tra mar­cas de mul­ti­na­cio­na­les? Us­ted jue­ga con­tra el Bar­ce­lo­na to­dos los días.

–Es muy di­fí­cil por va­rios mo­ti­vos. Hay mul­ti­na­cio­na­les que se han ven­di­do va­rias ve­ces por sus cri­sis y, sin em­bar­go, ti­ran pro­mo­cio­nes in­su­pe­ra­bles en el mer­ca­do. ¿Có­mo la pe­lea una Py­me

con­tra ac­cio­nes a pér­di­da de las gran­des? Con­tra eso com­pe­ti­mos.

–¿Es­tán en al­gu­na ca­de­na?

–Cuan­do uno se ata a una ca­de­na, es­ta le ma­ne­ja los pre­cios y las con­di­cio­nes de pa­go. Fui­mos pro­vee­do­res na­cio­na­les de una ca­de­na. El vo­lu­men de en­tre­gas ha­bía au­men­ta­do 30 por cien­to y la fac­tu­ra­ción só­lo el cin­co, con pa­go allá le­jos... Lo cor­ta­mos. Man­te­ne­mos un hi­per­mer­ca­do y na­da más.

–Aho­ra, us­te­des se han he­cho una mar­ca bas­tan­te co­no­ci­da en Cór­do­ba.

–Son 53 años de tra­ba­jo. La com­pe­ten­cia es gran­de, con­tan­do las mar­cas lo­ca­les que se han du­pli­ca­do en can­ti­dad, mien­tras que el con­su­mi­dor tie­ne el bol­si­llo afec­ta­do. No­so­tros sa­li­mos a bus­car mer­ca­do en otras pro­vin­cias. La pin­tu­ra no es de pri­me­ra ne­ce­si­dad, como la co­mi­da. Otro pun­to es que han apa­re­ci­do mu­chos pro­duc­tos que sus­ti­tu­yen a la pin­tu­ra.

–Como Py­me, ¿qué le pe­di­ría a una re­for­ma la­bo­ral?

–Tres co­sas: que el em­plea­do ga­ne más, por­que eso es con­su­mo; que los sin­di­ca­tos de­fien­dan a la gen­te bue­na que quie­re tra­ba­jar, y que ba­jen las car­gas so­cia­les. Los em­plea­do­res pa­ga­mos suel­dos al­tos y el em­plea­do recibe suel­dos ba­jos. Y a los em­plea­dos

con ac­ti­tud siem­pre los que­re­mos te­ner, esa es la gen­te que los gre­mios de­ben de­fen­der y tam­po­co des­co­noz­co los abu­sos de al­gu­nos pa­tro­nes.

–¿Y en la re­for­ma im­po­si­ti­va?

–Pa­ga­mos el IVA a fin de mes cuan­do to­da­vía no he­mos co­bra­do na­da de lo que ven­di­mos. Los 90 días de pla­zo es­tán muy bien, pe­ro im­pli­can un cue­llo de bo­te­lla fi­nan­cie­ro im­por­tan­te. Pu­sie­ron el im­pues­to al che­que por una emer­gen­cia y to­da­vía es­tá. De luz pa­gá­ba­mos cin­co mil pe­sos, aho­ra 26 mil. Los úni­cos que no ba­jan son los gas­tos ge­ne­ra­les del mes. Han anun­cia­do un mon­tón de me­di­das, yo las quie­ro ver apli­ca­das.

–Va­ya­mos a los pro­duc­tos. ¿Cuál es el pan de ca­da día?

–La pin­tu­ra lá­tex es el 60 por cien­to de la ven­ta. Los lá­tex tex­tu­ra­dos tam­bién re­pre­sen­tan un pro­duc­to im­por­tan­te. Y hay una com­ple­ta lí­nea pa­ra la pro­tec­ción de ma­de­ras.

–¿Có­mo vie­ne la su­ce­sión en la em­pre­sa?

–He­mos tra­ba­ja­do mu­cho con mi her­mano en la re­la­ción fa­mi­liar. Si uno se lle­va mal con su her­mano en la so­cie­dad de la em­pre­sa, los hi­jos co­pian. Hay que evi­tar­lo pa­ra que es­ta his­to­ria con­ti­núe.

ES­TE ESUN MER­CA­DO MUY DI­FÍ­CIL, POR­QUE HAY MUL­TI­NA­CIO­NAL ES QU EA VE C ES TRA­BA­JAN A PÉR­DI­DA Y CA­DA VEZ NA­CEN MÁS FÁ­BRI­CAS LO­CA­LES.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Pe­lear el mer­ca­do. Héc­tor Be­rra, con al­gu­nos de los 600 pro­duc­tos di­fe­ren­tes que produce Ver­mol en Los Bou­le­va­res.

Re­no­va­ción. Con Die­go, par­te de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de Be­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.