Re­for­ma im­po­si­ti­va con buen diag­nós­ti­co, pe­ro im­pac­to mo­de­ra­do

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN -

La pro­pues­ta de re­for­ma tri­bu­ta­ria apun­ta a co­rre­gir dis­tor­sio­nes que se acu­mu­la­ron por años, sur­ge de un buen diag­nós­ti­co, aun­que tie­ne un al­can­ce li­mi­ta­do por las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias exis­ten­tes y pue­de abrir fren­tes de con­flic­to des­acon­se­ja­bles con eco­no­mías re­gio­na­les.

Ob­je­ti­vos más am­bi­cio­sos só­lo po­drían lo­grar­se con cam­bios más pro­fun­dos por el la­do del gas­to, o con una ge­ne­ra­li­za­ción ple­na del IVA, pe­ro eso no es­tá en la agen­da.

Aun con es­te con­di­cio­na­mien­to, las re­for­mas ten­drán im­pac­to po­si­ti­vo so­bre el cre­ci­mien­to, ya que con­cen­tran es­fuer­zos so­bre el la­do de la ofer­ta de la eco­no­mía. Que­da por ver si hay es­pa­cio pa­ra un avan­ce a “dos ve­lo­ci­da­des” de las me­di­das, con prio­ri­dad a los sec­to­res que pro­du­cen bie­nes y ser­vi­cios ex­por­ta­bles o com­pi­ten con im­por­ta­dos.

La di­fi­cul­tad pa­ra ir más a fon­do con la re­for­ma tri­bu­ta­ria na­cio­nal re­sal­ta la im­por­tan­cia que del rol de las pro­vin­cias pa­ra ali­ge­rar el “cos­to ar­gen­tino”.

El pe­so de In­gre­sos Bru­tos y Se­llos se ha du­pli­ca­do en tér­mi­nos del va­lor agre­ga­do de la eco­no­mía en los úl­ti­mos 15 años, pa­san­do de 2,2 a 4,5 por del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB), y es cla­ve que las pro­vin­cias pue­dan re­ver­tir par­cial­men­te esa tra­yec­to­ria.

Pe­ro si en el medio hay un fa­llo que de­vuel­va el Fon­do del Co­n­ur­bano a Bue­nos Ai­res, los go­ber­na­do­res ne­ce­si­ta­rán un acuer­do con la Na­ción pa­ra com­pen­sar par­ti­das.

A su vez, el Eje­cu­ti­vo na­cio­nal no ten­drá for­ma de co­la­bo­rar en es­tas po­lí­ti­cas si el gas­to vin­cu­la­do al sis­te­ma pre­vi­sio­nal si­gue es­ca­lan­do al rit­mo que trae, de 6,4 por cien­to del PIB en 2014 a 8,2 pa­ra es­te año. De allí que, aun­que no ha­ya si­do ex­pli­ci­ta­do, el com­bo de re­for­mas lle­va­rá a dis­cu­tir la cláu­su­la de ac­tua­li­za­ción de las ju­bi­la­cio­nes. Sin una mo­di­fi­ca­ción en es­te plano, el Te­so­ro na­cio­nal, que hoy cu­bre el dé­fi­cit pre­vi­sio­nal equi­va­len­te a dos por cien­to del PIB, no ten­drá mar­gen pa­ra apo­yar a las pro­vin­cias.

No to­dos los pro­ble­mas tie­nen su ori­gen en la cues­tión fis­cal, por lo que las me­di­das se com­ple­men­tan con la mo­der­ni­za­ción de con­ve­nios la­bo­ra­les y el freno a la “in­dus­tria del jui­cio”. Fal­ta ver si los pro­yec­tos de in­ver­sión pú­bli­co­pri­va­da pue­den ace­le­rar la trans­for­ma­ción de la in­fraes­truc­tu­ra y la lo­gís­ti­ca, to­da­vía un las­tre pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Existen con­di­cio­nes pa­ra que es­ta agen­da de re­for­mas ele­ve el cre­ci­mien­to po­ten­cial del país por en­ci­ma del an­da­ri­vel ac­tual, de tres por cien­to anual. Pe­ro es­to ocu­rri­rá so­bre la ba­se de sec­to­res que no de­pen­dan de la pro­tec­ción y/o de los sub­si­dios del Es­ta­do, que pue­dan apro­ve­char me­jor sus ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas y sean ca­pa­ces de sa­car­le el ju­go a ni­chos de de­man­da in­sa­tis­fe­cha, tan­to en la Ar­gen­ti­na co­mo en la re­gión.

Aun cuan­do los ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca dis­po­ni­bles pue­dan ser po­ten­cia­dos, es­ta­mos le­jos de un es­ce­na­rio en el que la eco­no­mía pue­de cre­cer al ocho por cien­to anual y en el que to­das las ra­mas in­dus­tria­les pue­dan com­pe­tir de igual a igual con Chi­na o Bra­sil.

Por en­de, a me­di­da que el “cos­to ar­gen­tino” pue­da ir ba­jan­do, ha­brá de emer­ger un nue­vo per­fil pro­duc­ti­vo, di­fe­ren­te al de los ‘90 y tam­bién al de la pri­me­ra dé­ca­da de es­te si­glo.

Es­to ha­ría fac­ti­ble aco­me­ter una ta­rea pen­dien­te, que es la de una ma­yor in­te­gra­ción a la re­gión y al mun­do, en un con­tex­to en el que de­ja­ría de ser “ta­bú” el te­ma de la ne­go­cia­ción del Mer­co­sur con la Unión Eu­ro­pea y con la Alian­za del Pa­cí­fi­co.

A pro­pó­si­to de los acuer­dos co­mer­cia­les, ob­sér­ve­se que és­tos ayu­da­rían a equi­li­brar la ba­lan­za en mu­chas eco­no­mías re­gio­na­les, que hoy com­pi­ten en des­ven­ta­ja con sus pa­res de Chi­le o Aus­tra­lia, que lo­gran en­trar sin pa­gar aran­ce­les a mer­ca­dos ape­ti­to­sos co­mo Chi­na o la Unión Eu­ro­pea. La dis­cu­sión so­bre los im­pues­tos in­ter­nos ten­dría otro tono en ese con­tex­to.

Ofer­ta

En un plano más ge­ne­ral, el diag­nós­ti­co sub­ya­cen­te en las me­di­das pro­pues­tas por el go­bierno na­cio­nal lu­ce apro­pia­do, por­que fo­ca­li­za los pro­ble­mas del la­do de la ofer­ta de la eco­no­mía.

La cues­tión del diag­nós­ti­co es cla­ve, por­que fue la lec­tu­ra erró­nea de los he­chos la que de­ri­vó en los ce­pos cam­bia­rio y al co­mer­cio ex­te­rior im­pues­tos a fi­nes de 2011.

En aquel en­ton­ces, el ci­clo de la eco­no­mía mun­dial ha­bía em­pe­za­do a gi­rar, con Chi­na cre­cien­do me­nos, el dó­lar apre­cián­do­se y los pre­cios de las com­mo­di­ties aco­mo­dán­do­se a la ba­ja.

En ese es­ce­na­rio, paí­ses co­mo la Ar­gen­ti­na, tan be­ne­fi­cia­do por el

boom de las ma­te­rias pri­mas, de­be­rían ha­ber pa­sa­do a una eta­pa en la que pri­vi­le­gia­ran la pro­duc­ti­vi­dad, ba­ja­ran los cos­tos y am­plia­ran la ga­ma de sec­to­res ca­pa­ces de trac­cio­nar la eco­no­mía. Ha­bía que tra­ba­jar por el la­do de la ofer­ta.

Sin em­bar­go, el go­bierno an­te­rior en­fren­tó ese cam­bio de ci­clo es­ti­mu­lan­do la de­man­da, con más gas­to pú­bli­co, lle­van­do la eco­no­mía a un pan­tano.

No só­lo no re­sol­vió pro­ble­mas, sino que los agra­vó, ya que con los con­tro­les atra­só el ti­po de cam­bio ofi­cial, y con el ma­yor dé­fi­cit fis­cal hi­zo es­ca­lar la in­fla­ción en dó­la­res, por lo que se per­dió com­pe­ti­ti­vi­dad y las ex­por­ta­cio­nes se des­plo­ma­ron de 83 mil mi­llo­nes a 58 mil mi­llo­nes de dó­la­res en­tre 2011 y 2016.

Fue por aquel error de diag­nós­ti­co que en­tra­mos en un quin­que­nio de es­tan­fla­ción, con con­se­cuen­cias que llegan has­ta hoy.

Aho­ra que la de­man­da ha vuel­to a trac­cio­nar, aflo­ran va­rios cue­llos de bo­te­lla del la­do de la pro­duc­ción, con una len­ta ca­pa­ci­dad de reac­ción de la ofer­ta lo­cal y una rá­pi­da ocu­pa­ción del te­rreno por par­te de las im­por­ta­cio­nes. Son evi­den­cias su­fi­cien­tes pa­ra pro­mo­ver un avan­ce rá­pi­do en el Con­gre­so del nú­cleo du­ro de las re­for­mas pro­pues­tas, vin­cu­la­das con la dis­mi­nu­ción de los im­pues­tos al tra­ba­jo, el ali­vio im­po­si­ti­vo a la nue­va in­ver­sión y la im­po­si­ción de la lla­ma­da “ren­ta fi­nan­cie­ra”.

En pa­ra­le­lo, Na­ción y pro­vin­cias de­be­rían ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra co­men­zar a des­an­dar ca­mino con el Im­pues­to a los In­gre­sos Bru­tos.

* Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea.

(ILUSTRACIÓNDEERICZAMPIERI)

Jor­ge Vas­con­ce­los* La eco­no­mía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.