Xin­ca, con re­ci­cla­do e in­clu­sión

La fir­ma men­do­ci­na for­ma par­te del mo­vi­mien­to de empresas B. Apues­ta a un com­pro­mi­so del con­su­mi­dor con la mar­ca de za­pa­ti­llas.

Negocios - - NEGOCIOS + SUSTENTABILIDAD - Pau­la Mar­tí­nez pmar­ti­nez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“La gente no ne­ce­si­ta ir­se a vi­vir a la sel­va pa­ra ser eco­nó­mi­ca. Con sus com­pras dia­rias pue­de ayu­dar al cui­da­do del am­bien­te”. Con es­te con­cep­to, que ape­la a con­su­mi­do­res com­pro­me­ti­dos, Xin­ca bus­ca com­pe­tir en el di­fí­cil mer­ca­do del cal­za­do.

La empresa men­do­ci­na, que pro­du­ce za­pa­ti­llas ur­ba­nas (in­cor­po­ró cal­za­do e in­du­men­ta­ria in­dus­trial) sur­gió de la idea de tres ami­gos: Ale­jan­dro Mal­gor, Na­za­reno El Hom y Eze­quiel Gat­ti, que bus­ca­ban crear al­go dis­tin­to.

La ven­ta co­men­zó a prin­ci­pios de 2014, es­te mes cru­za­rán a Chi­le y pa­ra 2018 hay un pro­yec­to pa­ra re­pli­car el mo­de­lo en Aus­tra­lia.

Xin­ca es uno de los em­ble­mas del mo­vi­mien­to de empresas B (BCorp) en Ar­gen­ti­na, una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal que cui­da el tri­ple im­pac­to: eco­nó­mi­co, so­cial y am­bien­tal.

Den­tro de la es­tra­te­gia de co­mer­cia­li­za­ción, el “bo­ca a bo­ca” es muy im­por­tan­te pa­ra com­pe­tir con mar­cas re­co­no­ci­das. “Ve­mos que la gente que com­pra una za­pa- ti­lla se trans­for­ma en un em­ba­ja­dor, cuan­do va a un even­to cuen­ta có­mo es­tán he­chas e in­tere­sa a otros”, di­ce Ale­jan­dro Mal­gor.

La his­to­ria de la empresa es un di­fe­ren­cial del cual los em­pren­de­do­res es­tán or­gu­llo­sos: “Nues­tra ma­te­ria pri­ma es ba­su­ra”, cuen­ta. Pa­ra rea­li­zar la sue­la se re­ci­clan neu­má­ti­cos y pa­ra la te­la, uti­li­zan res­tos de la in­dus­tria de la mo­da.

En la pa­ta pro­duc­ti­va, apun­tan a la in­clu­sión so­cial. “Bus­ca­mos in­te­grar a per­so­nas mar­gi­na­das del sis­te­ma. Tra­ba­ja­mos con cin­co or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les con di­fe­ren­tes pro­ble­má­ti­cas: ma­dres sol­te­ras, per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad fí­si­ca, sec­to­res ru­ra­les ale­ja­dos”, ex­pli­ca.

In­clu­so, es­te año mon­ta­ron un ta­ller den­tro de la cár­cel de Men­do­za, don­de ya es­tán tra­ba­jan­do más de 80 in­ter­nos. “Ade­más de en­se­ñar­les un ofi­cio, nos in­vo­lu­cra­mos en otras ac­ti­vi­da­des pa­ra que ten­gan he­rra­mien­tas que los ayu­den a in­ser­tar­se en la so­cie­dad”, agre­ga.

La cer­ti­fi­ca­ción co­mo B-Corp tam­bién da su pro­pio im­pul­so. “Mu­chas empresas B bus­can a otra del sec­tor. Nos pa­sa con la lí­nea de tra­ba­jo, ya que las gran­des fir­mas quie­ren in­cor­po­rar pro­vee­do­res ver­des. El con­su­mi­dor ca­da vez más va en es­te sen­ti­do”, re­mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.