Ma­cri y un re­for­mis­mo en­tre la osa­día y la odi­sea

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN - da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Vi­ven el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y su círcu­lo ín­ti­mo las ho­ras más dul­ces des­de que flan­quea­ron la puer­ta ma­yor de la Ca­sa Ro­sa­da.

El pun­to de quie­bre de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas fue mu­cho más que con­tar vo­tos a fa­vor.

Ya em­pie­zan a ver­se los pri­me­ros atis­bos de un rol pú­bli­co al­go más osa­do de Ma­cri, quien mo­de­ló ba­jo el in­flu­jo de Jai­me Du­rán Bar­ba un dis­cur­so que no ne­ce­sa­ria­men­te sue­le re­pli­car en pri­va­do.

No es po­co pa­ra un go­bierno que, aun en medio del gra­dua­lis­mo, fue y vol­vió con va­rias me­di­das errá­ti­cas.

Pe­ro las ur­nas ter­mi­na­ron por en­san­char la ven­ta­na de pro­fun­das dis­cu­sio­nes que el país se de­be a sí mis­mo des­de ha­ce dé­ca­das.

Con vien­to a fa­vor, el Go­bierno mo­vió va­rias pe­lo­tas que rue­dan ha­ce tiem­po en el ba­rro. Y si bien ha ra­ti­fi­ca­do un tono gra­dual pa­ra las re­for­mas, es muy pro­ba­ble que la bre­cha de ex­pec­ta­ti­vas va­ya re­to­can­do el rit­mo y el al­can­ce de los cam­bios. El Con­gre­so se­rá uno de los es­ce­na­rios, pe­ro no el úni­co.

Ma­cri sa­be que en el jue­go del re­for­mis­mo, el pe­rí­me­tro so­cio­eco­nó­mi­co y fis­cal con­di­cio­na cual­quier mo­vi­mien­to am­pu­lo­so. Es co­mo na­ve­gar en­tre la osa­día y la odi­sea.

El diag­nós­ti­co es por to­dos co­no­ci­do: dé­fi­cit fis­cal, in­fla­ción to­da­vía arri­ba de 20 por cien­to, un ter­cio de la po­bla­ción ba­jo la po­bre­za, al­tos ni­ve­les de pre­sión im­po­si­ti­va y de in­for­ma­li­dad, em­pleo es­tan­ca­do, atra­so cam­bia­rio y un ni­vel de ac­ti­vi­dad que em­pie­za a re­bo­tar des­pués de la re­ce­sión.

O sea, el mar­gen no aso­ma pa­ra na­da ge­ne­ro­so.

Por eso el mo­vi­mien­to tri­bu­ta­rio mues­tra al­tas y ba­jas, pa­ra con­ver­ger en un pun­to de efec­to neu­tro que, de arran­que, no de­ja­rá sa­tis­fe­chos a to­dos, en par­ti­cu­lar por re­to­ques que gol­pean a los aho­rris­tas y al con­su­mo.

Pe­ro se as­pi­ra a me­jo­rar las con­di­cio­nes de com­pe­ti­ti­vi­dad, un pun­to en el que los go­ber­na­do­res e in­ten­den­tes tam­bién de­be­rán ce­der en al­go pa­ra que la rue­da se mue­va en se­rio. No se­rá gra­tis, por­que a cam­bio pi­den que la co­par­ti­ci­pa­ción me­jo­re en can­ti­dad y en ca­li­dad.

En ge­ne­ral, las vo­ces más crí­ti­cas se es­cu­chan des­de los ex­tre­mos. Por un la­do, es­tán quie­nes se opo­nen a los cam­bios la­bo­ra­les y pre­vi­sio­na­les; por el otro, los que quie­ren se­ña­les reales de ajus­te en el gas­to pú­bli­co.

Pa­ra es­tos úl­ti­mos, el gra­do de de­ta­lle con el que se di­fun­die­ron los cam­bios im­po­si­ti­vos con­tras­ta con la vaguedad de pre­ci­sio­nes so­bre có­mo, cuán­do y por dón­de se do­ma­rá el gas­to.

Se­gún Na­din Ar­ga­ña­raz, del Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Aná­li­sis Fis­cal (Ia­raf), “por se­gun­da vez en 13 años vol­ve­ría a ba­jar el pe­so del gas­to pú­bli­co pri­ma­rio na­cio­nal” es­te año, en ca­si 1,5 pun­tos por­cen­tua­les.

Y cal­cu­la que “el gas­to pú­bli­co to­tal ba­ja­ría 0,7 pun­tos del PIB en 2017 y 0,8 pun­tos en 2018”.

Ese mo­vi­mien­to es cla­ve y ne­ce­sa­rio. ¿Tam­bién in­su­fi­cien­te? Tam­bién, por­que to­da­vía fal­ta mu­cho por re­co­rrer y por­que en el medio es­tá el ma­qui­lla­je que hoy apor­ta el fre­né­ti­co rit­mo del en­deu­da­mien­to.

El pro­ble­ma es que la ma­yor par­te de esos re­cur­sos es­tá des­ti­na­da al mun­do pre­vi­sio­nal y al gas­to so­cial, y otro por­cen­ta­je, aun­que de­cre­cien­te, se ex­pli­ca por los sub­si­dios. Por eso el nue­vo cálcu­lo pa­ra la mo­vi­li­dad ju­bi­la­to­ria.

Co­mo sea, el pa­se má­gi­co pue­de re­sul­tar en el arran­que, pe­ro se­rá ino­cuo al fi­nal del ca­mino si no se po­ne en ca­ja lo que la ló­gi­ca es­tá pi­dien­do a gri­tos: que los gas­tos no su­peren a la re­cau­da­ción.

Ade­más, el equi­li­brio fis­cal es­tá en el ra­dar de los acree­do­res, quie­nes po­drían su­bir el cos­to de pres­tar su pla­ta si el país no sa­nea sus cuen­tas, lo que ha­ría al re­me­dio más no­ci­vo que la en­fer­me­dad.

Daniel Alon­so Al mar­gen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.