Esa co­si­ta lo­ca lla­ma­da in­fla­ción

Negocios - - OPINIÓN - Daniel Alon­so Al mar­gen da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Des­de el jueves pasado y has­ta ca­si el cie­rre del año, el pa­per con más de 40 pun­tos que el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri re­par­tió en­tre los go­ber­na­do­res con­cen­tra­rá la aten­ción de los ac­to­res po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos.

En ri­gor, el plan de re­for­mas plan­tea­do por el Go­bierno na­cio­nal se viene lle­van­do to­das las mi­ra­das des­de el día des­pués del 22 de oc­tu­bre, cuan­do las ur­nas le die­ron al ma­cris­mo la pal­ma­da que ne­ce­si­ta­ba pa­ra su­bir una mar­cha.

Pero, mien­tras to­do es­to ocu­rre, el Ban­co Cen­tral lle­vó has­ta 28,75 por ciento la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia, que es el úni­co ins­tru­men­to que la en­ti­dad eli­gió pa­ra pe­lear­le –pa­ra­fra­sean­do a la can­ción de la ban­da bri­tá­ni­ca Queen– a esa co­si­ta lo­ca lla­ma­da in­fla­ción.

La medida, como en otras oca­sio­nes, desató la­dri­dos en va­rias ofi­ci­nas de la Ca­sa Ro­sa­da, cu­yos ocu­pan­tes te­men los efec­tos co­la­te­ra­les, jus­to cuan­do el con­su­mo ma­si­vo em­pie­za a mos­trar los pri­me­ros sín­to­mas de re­bo­te.

A es­ta al­tu­ra, es­tá más que cla­ro que re­ca­len­tar las ta­sas tie­ne un do­ble im­pac­to, aun cuan­do el gra­dua­lis­mo ha­ce que lo ma­lo no se sien­ta de gol­pe, pero lo mis­mo pa­sa con lo bueno.

El mar­tes 14 se di­fun­di­rá el da­to ofi­cial de la evo­lu­ción de pre­cios de oc­tu­bre, aun­que ya hay al­gu­nas pis­tas: el ín­di­ce Con­gre­so mar­có 1,5 por ciento, mien­tras que la con­sul­to­ra Ely­psis mi­dió 1,7 por ciento. En am­bos ca­sos, no ha­bría en­ton­ces una ba­ja im­por­tan­te de la in­fla­ción nú­cleo.

Pero la de­ci­sión del Cen­tral apun­ta­ría a una va­cu­na an­tes del ve­rano, cuan­do hay una suba es­ta­cio­nal en el ti­po de cam­bio, por lo que hay que man­te­ner el in­cen­ti­vo pa­ra las po­si­cio­nes que se ar­ma­ron en pe­sos. Tam­bién es abrir el pa­ra­guas pa­ra so­por­tar el im­pac­to de nue­vos ajus­tes en ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bli­cos, como pa­sa­rá con el gas na­tu­ral y con la ener­gía eléc­tri­ca.

La pre­gun­ta es cuánto pueden in­fluir las re­for­mas plan­tea­das en la ve­lo­ci­dad del pro­ce­so de desinflación. Y vi­ce­ver­sa.

En ri­gor, cau­sas y con­se­cuen­cias es­tán ata­das. Y es que, en el ca­so de la in­fla­ción, se su­po­ne que bue­na par­te de los cam­bios pro­pues­tos apun­ta a mo­ri­ge­rar el im­pac­to de sus orí­ge­nes, con una por­ción im­por­tan­te que es­tá con­cen­tra­da en el plano fis­cal.

Pa­ra el eco­no­mis­ta Diego De­quino, los prin­ci­pa­les ejes de los cam­bios (im­po­si­ti­vos, fis­ca­les, pre­vi­sio­na­les y la­bo­ra­les) “in­ten­tan mo­di­fi­car las con­di­cio­nes que ge­ne­ran in­fla­ción”, aun­que ad­vier­te de que “el ti­po de cam­bio sigue siendo un gran in­te­rro­gan­te”, en es­pe­cial por su im­pac­to en las con­di­cio­nes de com­pe­ti­ti­vi­dad.

Igual, cree que el Go­bierno pa­só los pri­me­ros dos años afie­bra­do “con lo es­tra­té­gi­co”, mien­tras que aho­ra es el turno “de lo tác­ti­co, lo ope­ra­ti­vo”, sin per­der de vis­ta que la mé­tri­ca es la­xa. Al fin y al ca­bo, las re­for­mas se pro­po­nen en for­ma es­ca­lo­na­da.

Pero la in­fla­ción, de nue­vo, no de­ja de ser uno de los gran­des te­lo­nes de fon­do. Eso es ló­gi­co in­clu­so des­de lo teó­ri­co, por­que obli­ga a cier­to gra­do de con­sis­ten­cia en­tre el diag­nós­ti­co y las he­rra­mien­tas, al­go que sue­na ló­gi­co, pero que no siem­pre ha ocu­rri­do en la historia eco­nó­mi­ca ar­gen­ti­na.

Otra cues­tión, mu­cho más fi­na, es có­mo se ata­ca la in­fla­ción. El ajus­te mo­ne­ta­rio des­pier­ta adep­tos y de­trac­to­res ca­si por igual. Pero por la ca­lle del me­dio es­tán quie­nes ava­lan la fir­me­za de esa po­lí­ti­ca que gam­be­tea a las clá­si­cas de­va­lua­cio­nes, aun­que ad­vier­ten de que hay ca­mi­nos com­ple­men­ta­rios.

Por ca­so, ape­lar a ins­tru­men­tos pa­ra in­ci­dir en con­tra­tos de lar­go pla­zo (des­in­fla­mar las ex­pec­ta­ti­vas fu­tu­ras), en mo­men­tos en que el cré­di­to es más lon­ge­vo, como ocu­rre con las lí­neas hi­po­te­ca­rias. Aun­que aquí los ban­cos de­be­rían or­ga­ni­zar car­te­ras de ca­li­dad, al­go que no es­tá ni en pa­ña­les.

LAPREGUNTAES CUÁNTOPUEDEN INFLUIRLASREFORMAS ENLAVELOCIDADDEL PROCESODE DESINFLACIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.