Fran­qui­cias. El eco­sis­te­ma que se mue­ve al­re­de­dor de esos ne­go­cios.

De­trás del for­ma­to cre­ció to­do un eco­sis­te­ma pa­ra asis­tir a las mar­cas y a los fran­qui­cia­dos. Có­mo fun­cio­na y qué ser­vi­cios ofre­ce.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA -

Al­qui­lar una mar­ca y po­ner a fun­cio­nar un ne­go­cio con los pa­rá­me­tros de su es­pí­ri­tu e iden­ti­dad im­pac­ta ca­da vez con más fuer­za en Cór­do­ba.

Y así co­mo exis­te una cá­ma­ra que nu­clea a las em­pre­sas que fran­qui­cian (tan­to en Cór­do­ba co­mo a ni­vel na­cio­nal), tam­bién hay un mun­do pa­ra­le­lo que tra­ba­ja por y pa­ra el sis­te­ma, con el fin de pro­fe­sio­na­li­zar y po­ten­ciar la ex­pan­sión del sec­tor.

To­do ese eco­sis­te­ma mos­tró sus múscu­los en un en­cuen­tro que or­ga­ni­zó la Cá­ma­ra de Fran­qui­cias de Cór­do­ba, y que in­clu­yó una en­tre­ga de pre­mios. Uno de los re­co­no­ci­dos fue la con­sul­to­ra 384 Group, que se que­dó con la dis­tin­ción de “me­jor so­cio pro­vee­dor”.

En el stand que mon­tó en el Cen­tro Cul­tu­ral Cór­do­ba te­nía co­mo pro­ta­go­nis­ta a una pantalla tác­til que in­vi­ta­ba a los vi­si­tan­tes a ex­plo­rar un lis­ta­do de opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios, en ba­se a di­fe­ren­tes cri­te­rios, co­mo el mon­to mí­ni­mo y má­xi­mo de in­ver­sión o el ru­bro de pre­fe­ren­cia.

Pe­ro ni 384 Group ni otras con­sul­to­ras si­mi­la­res fun­cio­nan co­mo un me­ro mar­ket­pla­ce, o al me­nos no es esa su esen­cia. El co­re de su ne­go­cio es un acom­pa­ña-

Im­pac­to. En el Gran Cór­do­ba y prin­ci­pa­les ciu­da­des del in­te­rior hay unos 2.200 ne­go­cios con es­te for­ma­to. Cre­ció 17 por cien­to es­te año. El sec­tor com­ple­to fac­tu­ra 13.000 mi­llo­nes de pe­sos anua­les. mien­to in­te­gral que con­tem­pla un aba­ni­co de ne­ce­si­da­des de los prin­ci­pa­les actores del sec­tor: fran­qui­cian­tes y fran­qui­cia­dos.

Ma­ría Luz Crespo es li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción y Ge­ma So­ria es abo­ga­da. Ellas es­tán al fren­te de Fra­nMar­ket que, val­ga la re­dun­dan­cia, su­pera el con­cep­to de mar­ket in­clui­do en su nom­bre. Jun­to con un gru­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio de pro­fe­sio­na­les, se de­di­can al desa­rro­llo y en­tre­na­mien­to de nue­vas fran­qui­cias y, ade­más, re­pre­sen­tan y co­mer­cia­li­zan ne­go­cios que ya es­tán en el sec­tor.

“El em­pren­de­dor co­no­ce qué es una fran­qui­cia, lo quie­re ha­cer y no sa­be có­mo. Nuestro ser­vi­cio apun­ta a asis­tir al fran­qui­cian­te, que lo más im­por­tan­te que tie­ne que ha­cer es po­der dar­le so­por­te al fran­qui­cia­do”, ex­pli­can.

Am­bas ase­gu­ran que un desa­rro­llo de mar­ca to­ma de cin­co a seis me­ses, jun­to con la ma­nua­li­za­ción de una em­pre­sa pa­ra po­der fran­qui­ciar­la.

“Ellos par­ten de un ne­go­cio que es exi­to­so y por eso van a fran­qui­ciar­lo, pe­ro los ayu­da­mos a en­ten­der có­mo tie­nen que ma­ne­jar­se fren­te a es­ta ex­pan­sión. El coaching es pa­ra que pue­dan im­ple­men­tar el sis­te­ma. Si no, que­da to­do en el ma­nual”, di­cen.

En­tre los ser­vi­cios que ofre­cen es­tá la re­vi­sión de sis­te­mas que, aún ya im­ple­men­ta­dos, pue­den te­ner fa­len­cias –en el mun­do de los ne­go­cios se tra­du­cen en pér­di­das–, el ase­so­ra­mien­to in­te­gral y com­ple­men­ta­rio pa­ra ta­reas co­mo la con­tra­ta­ción de nue­vos co­la­bo­ra­do­res, cu­yos per­fi­les sean com­pa­ti­bles con el es­pí­ri­tu de la em­pre­sa ma­dre, y eva­lua­cio­nes eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras pa­ra to­mar de­ci­sio­nes (por ejem­plo, dón­de abrir un lo­cal).

“Cór­do­ba es una cu­na de em­pren­de­do­res. Por el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, ca­da área se con­vier­te en una zo­na de con­su­mo, co­mo Vi­lla Allen­de o Va­lle Es­con­di­do, po­los que se van lle­nan­do de fran­qui­cias de pe­que­ños ne­go­cios don­de uno con­si­gue to­do lo que ne­ce­si­ta sin mo­ver­se de la zo­na. Hay más ca­sos de ne­go­cios pe­que­ños que em­pie­zan a ex­pan­dir­se en nú­me­ro que de gran­des em­pre­sas”, agre­gan las so­cias de Fra­nMar­ket.

Tam­bién es­tán quie­nes me­ten la cu­cha­ra en la ca­pa­ci­ta­ción. ¿Có­mo ha­ce Gri­do, que ha des­pa­rra­ma­do pun­tos de ven­ta a dies­tra y si­nies­tra, pa­ra ca­pa­ci­tar a los co­la­bo­ra­do­res?

HAY TO­DO UN MUN­DO PA­RA­LE­LO QUE TRA­BA­JA POR Y PA­RA EL SIS­TE­MA DE FRAN­QUI­CIAS, CON EL FINDE PRO­FE­SIO­NA­LI­ZAR Y POTENCIARLA EX­PAN­SIÓN DEL SEC­TOR.

La res­pues­ta vie­ne de la mano de la tec­no­lo­gía. Be The­re, de Ma­riano Agui­rre Litt­vik, le desa­rro­lló una pla­ta­for­ma pa­ra te­ner una es­pe­cie de aca­de­mia vir­tual.

Otra que jue­ga en ese ru­bro es Grow­pro, de Mar­ce­lo Fin­kel­berg, que des­de Bue­nos Ai­res ofre­ce pla­ta­for­mas edu­ca­ti­vas a me­di­da ba­sa­das en tec­no­lo­gías e-lear­ning y de reali­dad vir­tual 3D.

Por ca­so, Fá­bri­ca de Piz­zas, una fran­qui­cia por­te­ña, uti­li­za una

app lla­ma­da la Uni­ver­si­dad de la Piz­za pa­ra que to­dos sus co­la­bo­ra­do­res co­noz­can el ma­nual de usos y pro­ce­sos del ne­go­cio.

Pe­ro el mun­do di­gi­tal, por cier­to, no se li­mi­ta a ca­pa­ci­ta­ción. On­marc, la em­pre­sa que di­ri­ge Car­la Daw­son, es part­ner en di­gi­ta­li­za­ción. “Las fran­qui­cias tie­nen que te­ner una pro­pues­ta de va­lor acor­de al con­su­mi­dor ac­tual: el con­su­mi­dor di­gi­tal”, cuen­ta.

Si bien “hay ni­ños que ya na­cie­ron con el te­lé­fono en la mano (la ge­ne­ra­ción Z) y es­tán per­ma­nen­te­men­te en in­ter­net”, tam­bién hay

mi­llen­nials que bus­can on li­ne el sus­hi que quie­ren re­ci­bir a do­mi­ci­lio y no lo en­cuen­tran allí; con­su­mi­do­res de 40 años que aún no de­ci­den có­mo se sien­ten res­pec­to a to­das es­tas no­ve­da­des, y ma­yo­res de 60 que ja­más se sen­ti­rían in­vi­ta­dos por los ca­na­les di­gi­ta­les de mar­ke­ting o co­mer­cia­li­za­ción.

¿Es un es­ce­na­rio con­fu­so? Es po­si­ble, pe­ro, pa­ra Daw­son, “la trans­for­ma­ción de­jó de ser op­cio­nal” y lo que su­ce­de es que mu­chos em­pre­sa­rios aún no lo con­tem­plan en sus pla­ni­fi­ca­cio­nes.

“El due­ño de la mar­ca es quien de­be ha­cer mar­ke­ting di­gi­tal pa­ra to­dos sus fran­qui­cia­dos co­mo ser­vi­cio y co­mo so­por­te. Lue­go, si al­guno de sus fran­qui­cia­dos quie­re, dar­les la po­si­bi­li­dad de ab­sor­ber la in­ver­sión ex­tra de in­ver­tir un po­co más co­mo re­fuer­zo”, apun­ta.

Per­fil del em­pren­de­dor

“La ta­sa de fra­ca­sos en fran­qui­cias es in­fi­ni­ta­men­te in­fe­rior a cuan­do se em­pren­de con una mar­ca que co­mien­za des­de ce­ro” y esa es, se­gún Pa­blo Torres –di­rec­tor de 384 Group y se­cre­ta­rio de la Cá­ma­ra–, una de las prin­ci­pa­les mo­ti­va­cio­nes que lle­van a los em­pren­de­do­res o a so­cios em­pre­sa­rios a op­tar por fran­qui­cias. La fa­vo­ri­ta es la gas­tro­nó­mi­ca.

Los fa­ná­ti­cos del sus­hi, que no ne­ce­sa­ria­men­te sa­ben ela­bo­rar­lo, y los lo­ca­les pe­que­ños de co­mi­da rá­pi­da y eco­nó­mi­ca, son op­cio­nes muy po­pu­la­res en­tre jó­ve­nes de 30 a 40 años que de­jan el mun­do de la re­la­ción de de­pen­den­cia y se ani­man al au­to­em­pleo en un ru­bro que les in­tere­sa o, en al­gu­nos ca­sos, apa­sio­na.

Cua­tro ho­ras de de­di­ca­ción dia­ria son lo mí­ni­mo, se­gún Torres, aun­que en el ca­so de aque­llos de per­fil más bien em­pre­sa­rio, que ma­ne­jan más de una fran­qui­cia, la op­ción es un ge­ren­te in si­tu pa­ra ma­ne­jar el ne­go­cio. “Nin­gu­na fran­qui­cia es una fá­bri­ca de pla­ta que fun­cio­na so­la”, acla­ra.

El 64 por cien­to de las fran­qui­cias cor­do­be­sas son de ali­men­tos y gas­tro­no­mía. Pa­ra Torres, eso pasa por­que “los em­pren­de­do­res creen que es un ru­bro más fá­cil”, pe­ro ad­vier­te so­bre que “el desafío, ca­da vez con más fuer­za, pasa por di­fe­ren­ciar­se”.

(ILUSTRACIÓNDEOSCARROLDÁN)

Con­tac­tos. La Cá­ma­ra de Fran­qui­cias lo­cal reali­zó una jor­na­da en el Cen­tro Cul­tu­ral Cór­do­ba en la que par­ti­ci­pa­ron mu­chos actores del eco­sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.