Dos cri­sis pa­re­ci­das: una lle­vó al ce­po (2011) y otra al FMI (2018)

Negocios - - NEGOCIOS + OPINIÓN - Jorge Vas­con­ce­los* La eco­no­mía

En 2011, el año en el que la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez lo­gró su re­elec­ción con el 54 por cien­to de los vo­tos, las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral ca­ye­ron 5,8 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Co­mo es sa­bi­do, muy po­co después de los co­mi­cios, el Go­bierno in­ter­vino el mer­ca­do de cam­bios y el del co­mer­cio ex­te­rior, inau­gu­ran­do la era de los ce­pos.

En 2018, lue­go de una co­rri­da cam­bia­ria más abrup­ta, el Eje­cu­ti­vo de­ci­dió ape­lar al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI).

En 2012, el pri­mer año de los ce­pos, el país en­tró en re­ce­sión, inau­gu­ran­do un quin­que­nio de es­tan­fla­ción. Aho­ra, en cam­bio, lue­go del gol­pe ini­cial que se sen­ti­rá con fuer­za en el se­gun­do y en el ter­cer tri­mes­tre, por la in­cer­ti­dum­bre, el sa­la­rio real y la res­tric­ción cre­di­ti­cia, la eco­no­mía tie­ne chan­ces de vol­ver a re­cu­pe­rar­se, de la mano de nue­vos vec­to­res, más aso­cia­dos al co­mer­cio ex­te­rior, la construcción pri­va­da, la ener­gía, el tu­ris­mo y las eco­no­mías re­gio­na­les.

Da­da la his­to­ria, re­cu­rrir al FMI tie­ne cos­tos po­lí­ti­cos, que la par­te de la opo­si­ción que no tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de pa­gar suel­dos a fin de mes se ocu­pa­rá de vo­ci­fe­rar, en un rol ca­da vez más cer­ca del “cuan­to peor, me­jor”. Es­to pe­se a que su “preo­cu­pa­ción”, la ex­pan­sión de la deu­da pú­bli­ca, aho­ra es­ta­rá ba­jo con­trol.

En cam­bio, aque­llos que ad­mi­nis­tran pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios di­fí­cil­men­te to­men es­te ca­mino, y su pe­so es de­ter­mi­nan­te.

La Ar­gen­ti­na tie­ne un am­plio ca­tá­lo­go de cri­sis en su vitrina, pe­ro la ac­tual es di­fí­cil de en­cua­drar. No se tra­ta del ti­po de si­tua­ción en la que el in­cum­pli­mien­to de deu­das pa­re­cía in­mi­nen­te, ni tam­po­co de una co­rri­da con­tra los de­pó­si­tos ban­ca­rios.

Por la di­ná­mi­ca del mer­ca­do cam­bia­rio, lo su­ce­di­do se ase­me­ja a 2011, cuan­do las re­ser­vas ca­ye­ron, pe­ro a un rit­mo más len­to. En ese mo­men­to, el con­tex­to in­ter­na­cio­nal tu­vo po­co que ver con la co­rri­da lo­cal al dó­lar. Ha­bía dé­fi­cits ge­me­los, pe­ro de me­nor mag­ni­tud. El ro­jo fis­cal fue aquel año de 1,8 pun­tos del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) y el de cuen­ta co­rrien­te del ba­lan­ce de pa­gos, de 1,1 pun­tos del PIB.

Pe­ro el año elec­to­ral atra­só 12 por cien­to el ti­po de cam­bio en tér­mi­nos reales y hu­bo la in­cer­ti­dum­bre fue cre­cien­do, aso­cia­da al “día después” de los co­mi­cios.

Con me­di­das con­ven­cio­na­les, la en­cru­ci­ja­da po­dría ha­ber­se re­suel­to, ya que el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te de en­ton­ces re­pre­sen­ta­ba ape­nas el 6,7 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes. ¡En 2018, ese ra­tio su­pera el 40 por cien­to!

Fue en aquel con­tex­to en el que en­tra­ron en vi­gen­cia los ce­pos, una re­fe­ren­cia ex­tre­ma­da­men­te útil pa­ra sa­ber lo que no hay que ha­cer. En lu­gar de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma ex­terno, hu­bo im­plo­sión de las ex­por­ta­cio­nes, que pa­sa­ron de 83 mil mi­llo­nes a 56,8 mil mi­llo­nes de dó­la­res en­tre 2011 y 2015. Tam­po­co se de­tu­vo la san­gría de re­ser­vas, que ter­mi­na­ron 2015 en te­rreno ne­ga­ti­vo.

Con dé­fi­cits ge­me­los de mu­cho ma­yor mag­ni­tud en 2018, la cri­sis de con­fian­za que em­pe­zó a su­frir la Ar­gen­ti­na de­jó po­cas al­ter­na­ti­vas. O un ajuste di­gi­ta­do por el mer­ca­do, o un ajuste sin­cro­ni­za­do, con re­duc­ción más rá­pi­da del dé­fi­cit fis­cal, que con­lle­va la po­si­bi­li­dad de una ba­ja sig­ni­fi­ca­ti­va del ries­go país en los pró­xi­mos tri­mes­tres, lo que per­mi­ti­ría que la in­ver­sión pri­va­da pue­da com­pen­sar el gas­to pú­bli­co.

El Go­bierno se ade­lan­tó al nue­vo es­ce­na­rio cuan­do re­cor­tó la me­ta de dé­fi­cit pri­ma­rio, de 3,2 a 2,7 por cien­to del PIB pa­ra es­te año, pe­ro aho­ra ten­drá que ha­cer otro tan­to pa­ra 2019.

Ade­más, nue­vas res­tric­cio­nes fis­ca­les pue­den sur­gir por la for­ma di­fe­ren­te que tie­ne el FMI de con­ta­bi­li­zar pro­gra­mas co­mo los de par­ti­ci­pa­ción pú­bli­co-pri­va­da (PPP).

El Pac­to Fis­cal fir­ma­do en 2017 ser­vi­ría pa­ra guiar los com­pro­mi­sos asu­mi­dos por las pro­vin­cias en ma­te­ria de gas­to y de dé­fi­cit, pe­ro la su­per­po­si­ción de par­ti­das con la Na­ción (dos pre­su­pues­tos pa­ra un mis­mo fin) es­ta­rá se­gu­ro ba­jo la lu­pa.

Sin nue­vas le­yes, el sis­te­ma ju­bi­la­to­rio no po­dría su­frir de­ma­sia­dos cam­bios, pe­ro el fun­cio­na­mien­to de los or­ga­nis­mos vin­cu­la­dos po­dría ser op­ti­mi­za­do.

La pa­la­bra ajuste sue­le uti­li­zar­se co­mo si­nó­ni­mo de re­ce­sión, pe­ro ese dic­cio­na­rio es vá­li­do cuan­do el cre­ci­mien­to des­can­sa só­lo en el gas­to pú­bli­co. Lo que tie­ne de no­ve­do­so es­ta cri­sis es que el sec­tor pri­va­do ya ha­bía co­men­za­do a dar se­ña­les de re­cu­pe­ra­ción, tan­to en la in­ver­sión co­mo en las ex­por­ta­cio­nes, co­mo la in­dus­tria que abas­te­ce al mer­ca­do bra­si­le­ño.

Pues bien, la eco­no­mía “en mo­do FMI” pue­de di­na­mi­zar ese mo­vi­mien­to in­ci­pien­te. Ca­be es­pe­rar que el ti­po de cam­bio real sea más atrac­ti­vo pa­ra los ex­por­ta­do­res, lo que po­dría im­pac­tar en las eco­no­mías re­gio­na­les, que pre­sen­tan un cua­dro he­te­ro­gé­neo, ya que de 17 sec­to­res cu­bier­tos por el Mo­ni­tor Ieral, nue­ve es­tán au­men­ta­do sus ven­tas al ex­te­rior en 2018, pe­ro ocho per­ma­ne­cen en te­rreno ne­ga­ti­vo.

Con un ti­po de cam­bio más al­to, el con­su­mo se­gui­rá sien­do la va­ria­ble me­nos di­ná­mi­ca, pe­ro la in­fla­ción po­dría co­men­zar a des­ace­le­rar­se y la emi­sión mo­ne­ta­ria ten­drá me­no­res re­que­ri­mien­tos de ori­gen fis­cal.

Res­pec­to del em­pleo, si bien la obra pú­bli­ca per­de­rá di­na­mis­mo, ca­be es­pe­rar que se aba­ra­te el cos­to en dó­la­res de la construcción pri­va­da, un fe­nó­meno com­pen­sa­dor que se­ría re­for­za­do si la in­fla­ción des­ace­le­ra y los cré­di­tos in­de­xa­dos vuel­ven a ser atrac­ti­vos.

En el tu­ris­mo, en tan­to, el mo­vi­mien­to se­ría análo­go, ya que un dó­lar más al­to sig­ni­fi­ca más de­man­da lo­cal del ser­vi­cio, por me­nos ar­gen­ti­nos que sa­len al ex­te­rior y más ex­tran­je­ros que en­cuen­tran con­ve­nien­te via­jar a la Ar­gen­ti­na.

La tran­si­ción no se­rá sen­ci­lla ni exen­ta de di­fi­cul­ta­des, pe­ro ya sa­be­mos que la otra op­ción, la de los ce­pos, no lle­vó a nin­gún la­do.

* Vi­ce­pre­si­den­te del Ieral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea

LA TRAN­SI­CIÓN NO SE­RÁ SEN­CI­LLA, PE­RO YA SA­BE­MOS QUE LA OP­CIÓN DE LOS CE­POS NO HA LLE­VA­DO A NIN­GÚN LA­DO.

(ILUSTRACIÓNDEERICZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.