“Pa­ra un asa­do, pre­fie­ro un mal­bec a un vino fran­cés”

El em­ba­ja­dor de Fran­cia en Ar­gen­ti­na, Pie­rre Hen­ri Guig­nard, abo­ga por mer­ca­dos abier­tos. Cree que fal­ta pa­ra lle­gar a un acuer­do Mer­co­sur-Unión Eu­ro­pea, pe­ro que las ne­go­cia­cio­nes avan­zan bien.

Negocios - - NEGOCIOS + COMERCIO EXTERIOR - Ed­gar­do Lit­vi­noff elit­vi­noff@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ad­mi­te que la ne­go­cia­ción en­tre la Unión Eu­ro­pea y el Mer­co­sur va len­ta, pe­ro cree que eso re­dun­da­rá en un me­jor acuer­do.

Di­ce que las em­pre­sas fran­ce­sas es­tán dis­pues­tas a in­ver­tir en el país, a la luz de los cam­bios que se vi­ven. Y bre­ga por un mun­do más abier­to, con mer­ca­dos glo­ba­les me­nos re­gu­la­dos.

Es­tos son al­gu­nos de los te­mas so­bre los que dia­lo­gó con La Voz el em­ba­ja­dor de Fran­cia en Ar­gen­ti­na, Pie­rre Hen­ri Guig­nard, quien arran­có su ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca ha­ce 40 años.

An­tes de lle­gar a Ar­gen­ti­na, fue el se­cre­ta­rio ge­ne­ral a car­go de la or­ga­ni­za­ción de la Cum­bre del Cli­ma de Pa­rís, en di­ciem­bre de 2015.

–¿En qué es­ta­do es­ta­ba la re­la­ción en­tre Fran­cia y Ar­gen­ti­na cuan­do us­ted lle­gó a país y có­mo cam­bió des­de en­ton­ces?

–Lle­gué en fe­bre­ro de 2016 y des­de en­ton­ces se fir­ma­ron unos 40 acuer­dos en­tre am­bos paí­ses. Es­ta­mos en una eta­pa de la his­to­ria ar­gen­ti­na que in­tere­sa mu­cho al Go­bierno de Fran­cia, por­que coin­ci­de con la vo­lun­tad de vues­tro pre­si­den­te de re­in­ser­tar­se en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, y con la vo­lun­tad de nues­tro go­bierno de res­pon­der fa­vo­ra­ble­men­te pa­ra que exis­ta un en­ten­di­mien­to ba­sa­do en va­lo­res com­par­ti­dos. So­mos re­pú­bli­cas her­ma­nas. Des­de la in­de­pen­den­cia se ha­bla y se com­par­ten va­lo­res uni­ver­sa­les hoy cues­tio­na­dos en el mun­do, pe­ro que son to­da­vía el ci­men­to de nues­tros paí­ses. Un 15 por cien­to de los ar­gen­ti­nos tie­ne raí­ces fran­ce­sas. Com­par­ti­mos dos pi­la­res: el cul­tu­ral, ba­sa­do en la

LASEMPRESAS FRAN­CE­SAS QUE ES­TÁN INS­TA­LA­DAS EN AR­GEN­TI­NA, EN CA­SI TO­DOS LOS SEC­TO­RES, ES­TÁN IN­VIR­TIEN­DO. HAY QUE TE­NER UNA MEN­TE ABIER­TA, ENUN MUN­DO CA­DA VEZ MÁS ABIER­TO. PRE­FIE­RO QUE COM­PI­TA­MOS Y NO QUE NOS EN­CE­RRE­MOS.

coope­ra­ción uni­ver­si­ta­ria y en una pro­xi­mi­dad has­ta lin­güís­ti­ca; y el eco­nó­mi­co, con la pre­sen­cia de 250 em­pre­sas fran­ce­sas que ge­ne­ran 60 mil em­pleos en to­do el sis­te­ma. Mu­chas es­tán en Cór­do­ba y se que­da­ron a pe­sar de las cri­sis, por­que apues­tan a la Ar­gen­ti­na.

–Fran­cia ya di­jo que es­tán tra­ba­das las ne­go­cia­cio­nes pa­ra un even­tual acuer­do Mer­co­sur-UE. ¿Có­mo le pa­re­ce que se pue­den des­tra­bar?

–La pa­la­bra “tra­bar” es un po­co dra­má­ti­ca. Nos es­ta­mos to­man­do el tiem­po pa­ra lo­grar un buen acuer­do pa­ra am­bas par­tes. Ha­ce 20 años que ne­go­cia­mos la idea. Hu­bo re­sis­ten­cias de am­bos la­dos del Atlán­ti­co. Hoy, gra­cias al ím­pe­tu de Ma­cri, es­ta­mos cer­ca de una so­lu­ción. Hay re­sis­ten­cias y re­ser­vas en to­dos los paí­ses. Sec­to­res agrí­co­las fran­ce­ses ven con preo­cu­pa­ción la pro­duc­ción del Mer­co­sur al lle­gar a nues­tro mer­ca­do. Pe­ro aquí hay in­ter­lo­cu­to­res del mun­do in­dus­trial que tam­bién es­tán preo­cu­pa­dos por la lle­ga­da de pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos de la UE. De­be ha­ber una tran­si­ción que les per­mi­ta adap­tar­se a los sec­to­res que se sien­ten vul­ne­ra­bles. Se­gun­do, de­be­mos ac­tua­li­zar el acuer­do, y eso to­ma tiem­po. En 20 años, cam­bió el mun­do. El acuer­do de Pa­rís so­bre el cli­ma es un ele­men­to por te­ner en cuen­ta. No se pue­de ha­cer co­mo si no exis­tie­ran ame­na­zas al pla­ne­ta. Ade­más, el pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron ha di­cho que con­vie­ne es­pe­rar y lo­grar un buen acuer­do, an­tes que apu­rar­se y ob­te­ner uno ma­lo. Te­ne­mos la con­fian­za en lo­grar­lo an­tes de que los paí­ses de la re­gión en­tren en pe­río­do elec­to­ral. Los ne­go­cia­do­res tra­ba­jan pa­ra eso.

–¿Cuán le­jos es­tá Ar­gen­ti­na de lo­grar las prác­ti­cas que se re­quie­ren en Eu­ro­pa?

–No sé y no quie­ro sin­gu­la­ri­zar un pun­to u otro. Le re­cuer­do que los es­ta­dos miem­bros no par­ti­ci­pa­mos di­rec­ta­men­te en la ne­go­cia­ción: lo ha­ce la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Pe­ro ten­go por se­gu­ro que se to­ma­rá el tiem­po pa­ra que los pro­duc­to­res se adap­ten pa­ra lo­grar el ac­ce­so a los mer­ca­dos en Eu­ro­pa. Las cuo­tas re­pre­sen­tan un pro­gre­so con re­la­ción a la si­tua­ción an­te­rior. El acuer­do pre­vé eta­pas. Los pro­duc­to­res sa­brán adap­tar­se muy bien a los con­su­mi­do­res eu­ro­peos... Se tra­ta de que ha­ya vo­lun­tad de in­ter­cam­biar, en los dos sen­ti­dos. Y que se abran las fron­te­ras in­ter­nas del Mer­co­sur, lo que a ve­ces es un pro­ble­ma pa­ra la zo­na. Pe­ro va­mos bien. Fren­te a Do­nald Trump, que cons­tru­ye muros; o fren­te a Chi­na, que tie­ne una vo­ca­ción co­mer­cial muy agre­si­va, de­be­mos sa­ber ju­gar con las re­glas mul­ti­la­te­ra­les, no las de un so­lo país.

–El “Brexit”, pri­me­ro; Cataluña, después... ¿Cuál es el desafío que le es­pe­ra a Fran­cia en es­te con­tex­to in­de­pen­den­tis­ta, te­nien­do en cuen­ta que siem­pre es un im­pul­sor de­ci­di­do de la Unión Eu­ro­pea?

–Las dos si­tua­cio­nes son ele­men­tos de un con­jun­to de­mo­crá­ti­co que es la Unión Eu­ro­pea. No so­mos un so­lo país. Hay gran­des di­fe­ren­cias, pe­ro son las que ha­ce la fuer­za de nues­tro con­jun­to. Fren­te a esos desafíos que pue­den te­ner un efec­to cen­trí­fu­go, te­ne­mos otros can­di­da­tos pa­ra la UE. Al mis­mo tiem­po que ne­go­cia­mos la sa­li­da del Reino Uni­do, es­ta­mos pró­xi­mos a la en­tra­da de otros paí­ses, co­mo los bal­cá­ni­cos.

–¿Qué em­pre­sas fran­ce­sas es­tán más cer­ca de in­ver­tir o au­men­tar in­ver­sio­nes en Ar­gen­ti­na?

–Las em­pre­sas fran­ce­sas ins­ta­la­das en Ar­gen­ti­na en ca­si to­dos los sec­to­res es­tán in­vir­tien­do. En el sec­tor ener­gé­ti­co, To­tal in­vier­te mu­cho en Va­ca Muer­ta o Tie­rra del Fue­go. Re­nault y Peu­geot tam­bién es­tán desa­rro­llan­do nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras en el país. Y no pue­do des­car­tar las in­ver­sio­nes del gru­po Li­ber­tad. Hay una con­fian­za

que se es­tá es­ta­ble­cien­do. Las em­pre­sas ven dos co­sas: de­ci­sio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas que dan re­sul­ta­do, y las re­for­mas del go­bierno (la­bo­ra­les, fis­ca­les, mo­der­ni­za­ción) pa­ra atraer la in­ver­sión ex­tran­je­ra. El cam­bio que vi­ve Ar­gen­ti­na hoy no es so­la­men­te po­lí­ti­co: es una trans­for­ma­ción más ge­ne­ral del país. –¿Le gus­tan más los vi­nos ar­gen­ti­nos o los fran­ce­ses?

–De he­cho, es al­go que com­pa­ro con mu­cho in­te­rés. Si co­mo un asa­do, el mal­bec va mu­chí­si­mo me­jor que cual­quier vino fran­cés. Ca­da uno es­tá en su lu­gar. Son muy com­ple­men­ta­rios. Los es­pu­man­tes ar­gen­ti­nos tie­nen un ni­vel ex­cep­cio­nal. Esos pro­duc­tos en­cuen­tran lu­gar en el mer­ca­do don­de com­pi­ten con el cham­pán fran­cés. Fran­cia tie­ne una ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da de pro­duc­ción y no me cho­ca na­da que el gus­to de las bur­bu­jas lle­gue a con­su­mi­do­res que no las co­no­cían y que el con­su­mi­dor eli­ja li­bre­men­te a par­tir de ca­li­dad, pre­cio, etc. Fuera de to­do chau­vi­nis­mo, hay que te­ner una men­te abier­ta, en un mun­do ca­da vez más abier­to. Pre­fie­ro que com­pi­ta­mos y no que nos en­ce­rre­mos y que a las bur­bu­jas ar­gen­ti­nas las ter­mi­nen con­su­mien­do só­lo los ar­gen­ti­nos; y a las fran­ce­sas, los fran­ce­ses. En el Hí­per Li­ber­tad de Rodríguez del Bus­to, por ejem­plo, una em­pre­sa de ca­pi­ta­les fran­ce­ses ofre­ce pro­duc­tos co­lom­bia­nos a los ar­gen­ti­nos. O en Men­do­za, una em­pre­sa fran­ce­sa bus­có in­ge­nie­ros ar­gen­ti­nos que trans­for­ma­ron cubas de ace­ro inoxi­da­ble, que se usa­ban pa­ra vi­nos, en re­ci­pien­tes pa­ra pro­du­cir in­su­li­na, y la ex­por­tan a la In­dia. Ese es el mun­do abier­to que que­re­mos.

(JA­VIER FE­RREY­RA)

Pre­sen­cia. Guig­nard des­ta­có que en Ar­gen­ti­na hay 250 em­pre­sas de ca­pi­ta­les fran­ce­ses que ge­ne­ran 60 mil em­pleos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.