Ga­brie­la e Isa­bel Martínez, en la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca au­to­mo­triz.

Jun­to a Ser­vi­cios In­dus­tria­les, for­man un gru­po fa­mi­liar que se du­pli­có en ta­ma­ño en una dé­ca­da. Tra­ba­jan pa­ra ca­si to­das las au­to­mo­tri­ces. De To­yo­ta apren­die­ron a no fre­nar an­te una cri­sis.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Die­go Dávila dda­vi­la@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

No es co­mún que una au­to­par­tis­ta cor­do­be­sa re­ci­ba la vi­si­ta de un pre­si­den­te, co­mo la que hi­zo ha­ce dos se­ma­nas Mau­ri­cio Ma­cri, y mu­cho me­nos que la eli­ja pa­ra re­unir­se con to­das las au­to­mo­tri­ces, sin­di­ca­tos y pro­vee­do­res del sec­tor.

La me­ta­lúr­gi­ca que en 1979 creó Do­min­go Martínez Bar­nes, Fu­mis­cor, es hoy re­fe­ren­te pa­ra to­da la in­dus­tria me­tal­me­cá­ni­ca y ade­más un pe­que­ño par­que in­dus­trial, en Cir­cun­va­la­ción, a me­tros de ave­ni­da Ar­ma­da Ar­gen­ti­na.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, pa­só de 250 a 500 em­plea­dos y a te­ner cua­tro na­ves in­dus­tria­les con más de 26 mil me­tros cua­dra­dos. Al fren­te es­tán sus hi­jos.

Isa­bel Martínez –ex­pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de In­dus­tria­les Me­ta­lúr­gi­cos de Cór­do­ba– y Ga­brie­la Martínez di­cen que su fuen­te de ins­pi­ra­ción fue To­yo­ta.

–La in­dus­tria pa­só un mal mo­men­to. ¿Có­mo es­tá hoy?

–Isa­bel: En una no­ta que me hi­zo La Voz en 2014, di­je: “Es­ta­mos pi­san­do el freno”. Hoy pue­do ase­gu­rar que es­ta­mos ca­rre­tean­do pa­ra des­pe­gar.

–Hoy la fa­mi­lia Martínez con­for­ma un gru­po au­to­par­tis­ta...

–Isa­bel: Co­men­zó con Fu­mis­cor, que ha­ce es­tam­pa­dos chi­cos y me­dia­nos pa­ra Peu­geot, Ge­ne­ral Mo­tors, Fiat y pa­ra las ca­mio­ne­tas que se ha­rán en San­ta Isa­bel de Nis­san, Re­nault y Mer­ce­des Benz. Tam­bién pro­vee a Mag­na (asien­tos) y a Fau­re­cia (es­ca­pes).

–Ga­brie­la: En cam­bio Fam­ma, in­te­gra­da por la fa­mi­lia Martínez y por la ita­lia­na MA Au­to­mo­ti­ve (de allí su nom­bre), es­tá de­di­ca­da a gran­des es­tam­pa­dos y con­jun­tos que de­fi­nen la “geo­me­tría” (la for­ma) del vehícu­lo pa­ra Ge­ne­ral Mo­tors, Nis­san, Re­nault, Mer­ce­des Benz y pa­ra el nue­vo Cro­nos de Fiat Chrys­ler Au­to­mo­ti­ve (FCA). Tam­bién pre­pa­ra­mos un pro­yec­to pa­ra Mit­su­bis­hi.

–Isa­bel: El gru­po se com­ple­ta con Ser­vi­cios In­dus­tria­les, que ha­ce los rack y de­pó­si­tos con­te­ne­do­res pa­ra las an­te­rio­res y pa­ra To­yo­ta, Hon­da, Ford y Volks­wa­gen. Tam­bién ha­ce con­te­ne­do­res pa­ra re­si­duos ur­ba­nos. –Ade­más, hay otra in­dus­tria.

–Isa­bel: Al­qui­la­mos una na­ve a la ita­lia­na Pro­ma, que ar­ma las es­truc­tu­ras de los asien­tos del Cro­nos. En un mo­men­to pen­sa­mos en aso­ciar­nos, pe­ro de­ci­di­mos con­cen­trar­nos en el pro­yec­to Nis­san.

–No fue­ron bue­nos años pa­ra es­ta in­dus­tria. ¿Por qué cre­cie­ron tan­to?

–Ga­brie­la: Fue cla­ve que las au­to­mo­tri­ces de­ci­die­ran ha­cer vehícu­los que só­lo se fa­bri­can en el país, a di­fe­ren­cia de an­tes, cuan­do el mis­mo mo­de­lo se pro­du­cía tam­bién en Bra­sil. Cuan­do el mer­ca­do ar­gen­tino aflo­ja­ba, man­te­nían la fa­bri­ca­ción bra­si­le­ña.

–Pe­ro los cos­tos ar­gen­ti­nos no son com­pe­ti­ti­vos. ¿Qué mo­ti­vó a las au­to­mo­tri­ces?

–Isa­bel: Pa­ra te­ner com­pe­ti­ti­vi­dad, hu­bo que su­mar la más al­ta tec­ni­fi­ca­ción. En nues­tro ca­so, se in­cor­po­ra­ron 26 ro­bots y 14 cel­das, dos pren­sas pro­gre­si­vas, cor­ta­do­ras lá­ser. Ar­mar una plan­ta to­tal­men­te ro­bo­ti­za­da nos hi­zo com­pe­ti­ti­vos fren­te al mun­do. Es­to no se po­dría ha­ber he­cho sin la lla­ma­da Ley de For­ta­le­ci­mien­to Au­to­par­tis­ta (exi­me im­pues­tos por na­cio­na­li­za­ción de pie­zas). –¿Por qué? –Isa­bel: Por­que fue lo que hi­zo que las ter­mi­na­les se de­ci­die­ran. Ge­ne­ral Mo­tors, Fiat, Re­nault, Nis­san y Mer­ce­des Benz apos­ta­ron por vehícu­los que só­lo se fa­bri­can en Ar­gen­ti­na. Por ejem­plo, Fam­ma hi­zo una in­ver­sión muy gran­de pa­ra el Cru­ze, de Ge­ne­ral Mo­tors, por­que apli­ca la tec­no­lo­gía roll for

ming (pie­zas por ro­los y no por es­tam­pa­do), que no exis­te en Su­da­mé­ri­ca.

–Ga­brie­la: La in­cor­po­ra­ción de es­ta tec­no­lo­gía cam­bia la ma­triz de la in­dus­tria, por­que an­tes ha­bía gen­te en una pren­sa que só­lo apre­ta­ba botones. Hoy ne­ce­si­ta otras com­pe­ten­cias, co­mo pro­gra­mar un ro­bot. La va­ra de ca­li­dad subió a lo más al­to. Aho­ra trae­mos ca­pa­ci­ta­do­res de nues­tros so­cios que es­tán en Bra­sil e Ita­lia y man­da­mos em­plea­dos a esos paí­ses. En es­to es­tán ayu­dan­do el Es­ta­do na­cio­nal y pro­vin­cial.

–El pro­yec­to de Nis­san de ha­cer ca­mio­ne­tas en San­ta Isa­bel fue cla­ve pa­ra us­te­des.

–Ga­brie­la: Fue pa­ra no­so­tros ma­ná del cie­lo. Te­ne­mos 500

em­plea­dos y cuan­do se con­so­li­de se in­cor­po­ra­rán 60 per­so­nas más.

–Hay otras me­ta­lúr­gi­cas que no pu­die­ron adap­tar­se.

–Ga­brie­la: No­so­tros co­mo fa­mi­lia no tra­ba­ja­mos con la co­yun­tu­ra. Las cri­sis son opor­tu­ni­da­des. En ple­na caí­da de pro­duc­ción, cons­trui­mos una plan­ta e ins­ta­la­mos una lí­nea de pren­sa. –Fue­ron con­tra el ci­clo.

–Ga­brie­la: Ar­gen­ti­na tie­ne ci­clos muy mar­ca­dos. Cuan­do la si­tua­ción es­tá mal, uno de­be prepararse pa­ra el des­pe­gue. Tra­ba­jar con To­yo­ta nos en­se­ñó eso. Cuan­do nadie apos­ta­ba na­da en 2001, nos pre­gun­tá­ba­mos qué veía To­yo­ta que cons­truía y ca­pa­ci­ta­ba a su gen­te. Se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra la re­cu­pe­ra­ción.

–Isa­bel: Hay que re­cor­dar que por ca­da em­plea­do que ge­ne­ran las au­to­mo­tri­ces, en el res­to de la ca­de­na se crean cua­tro em­pleos, con-

tan­do la in­dus­tria y las con­ce­sio­na­rias.

–Ade­más, us­te­des bus­ca­ron alia­dos ita­lia­nos.

–Isa­bel: Es una for­ta­le­za ha­cer bue­nos con­ve­nios con una em­pre­sa in­ter­na­cio­nal, que da el so­por­te téc­ni­co.

–Ga­brie­la: MA Au­to­mo­ti­ve tie­ne su se­de en To­rino, Ita­lia, y tie­ne más de 20 plan­tas en to­do el mun­do. Es uno de los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res de Fiat y Nis­san. For­man el hol­ding in­ter­na­cio­nal CLN y ade­más in­te­gran el gru­po Ace­ro­lMit­tal. Y tam­bién son una em­pre­sa fa­mi­liar, per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Mag­net­to.

–Na­da que ver con Cla­rín, ¿no?

–Isa­bel: No (ri­sas). Es otra fa­mi­lia.

–Pro­ma tam­bién es un gru­po fa­mi­liar. Es una cons­tan­te en es­te ru­bro.

–Ga­brie­la: Pro­ma per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Pino, tam­bién de Ita­lia. Pe­ro no bus­ca­mos es­to por si­mi­li­tud, fue una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca. Cre­cer en el gran es­tam­pa­do no es fá­cil si no se ha­ce de la mano de al­gu­na fir­ma re­co­no­ci­da por las ter­mi­na­les en el mun­do.

–Isa­bel: En es­te pe­que­ño par­que in­dus­trial las plan­tas se com­ple­men­tan. Com­par­ti­mos ad­mi­nis­tra­ción, se­gu­ri­dad, lo­gís­ti­ca.

–¿Có­mo vi­vie­ron la vi­si­ta de Ma­cri?

–Isa­bel: Cuan­do se pre­pa­ra­ba la pri­mer reunión de la Me­sa Au­to­mo­triz yo le pro­pu­se al mi­nis­tro de Pro­duc­ción de la Na­ción, Fran­cis­co Ca­bre­ra, ha­cer­lo en la em­pre­sa. Él nos ha­bía vi­si­ta­do an­tes.

–Ga­brie­la: Mi pa­dre em­pe­zó ha­ce 40 años ar­man­do pie­zas de­ba­jo de la hi­gue­ra de la ca­sa de nues­tra abue­la. Ese día pa­re­cía un pe­rro con dos co­las. Nos lle­nó de or­gu­llo, no só­lo la vi­si­ta de Ma­cri, sino que tra­jo a to­dos los pre­si­den­tes de las ter­mi­na­les au­to­mo­tri­ces del país. Fue una pal­ma­da en la es­pal­da al ca­mino re­co­rri­do.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

En la plan­ta. Ga­brie­la e Isa­bel Martínez, en una de las plan­tas don­de pre­pa­ran pie­zas pa­ra las ca­mio­ne­tas que se fa­bri­ca­rán en San­ta Isa­bel. “Fue ma­ná del cie­lo”, ase­gu­ran.

En la em­pre­sa. Ga­brie­la Martínez.

Di­ri­gen­te. Isa­bel Martínez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.