La vi­sión de una es­pe­cia­lis­ta, Ana Gon­zá­lez Pra­da.

Ana Gon­zá­lez Pra­da, es­pe­cia­lis­ta en cum­pli­mien­to y con ex­pe­rien­cia en Eu­ro­pa, se­ña­la que, ade­más de la ley, el Go­bierno tie­ne que mos­trar re­sul­ta­dos rá­pi­dos en no más de dos años.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Pau­la Martínez pmar­ti­nez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Des­de el 1º de mar­zo es­tá vi­gen­te en Ar­gen­ti­na la nue­va ley de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal em­pre­sa­rial por he­chos de co­rrup­ción, y, aun­que es un te­ma obli­ga­do pa­ra to­das las com­pa­ñías, la reali­dad mues­tra que son po­cas las que es­tán to­man­do el te­ma en serio.

Son, so­bre to­do, aque­llas que tie­nen que con­tra­tar con el Es­ta­do o tie­nen al­gún ór­gano pú­bli­co que les exi­ge cum­plir con la nor­ma­ti­va de un plan de in­te­gri­dad.

El te­ma es nue­vo aquí, pe­ro hay va­rios paí­ses, in­clu­so en La­ti­noa­mé­ri­ca, que ya cuen­tan con le­gis­la­ción de trans­pa­ren­cia o cum­pli­mien­to ( com­plian­ce), co­mo se lo co­no­ce glo­bal­men­te.

Ana Gon­zá­lez Pra­da es una es­pe­cia­lis­ta es­pa­ño­la en la ma­te­ria y exo­fi­cial re­gio­nal de cum­pli­mien­to pa­ra las Américas, Me­dio Orien­te y Áfri­ca de La­far­ge Hol­cim. En su pa­so por Cór­do­ba, in­vi­ta­da por Trans­pa­ren­cia La­tam, con­tó su ex­pe­rien­cia en los paí­ses desa­rro­lla­dos.

–¿Qué di­fe­ren­cias hay en­tre la nor­ma­ti­va lo­cal y la que exis­te en el mun­do?

–Es­te es un te­ma que se ha desa­rro­lla­do de ma­ne­ra muy si­mi­lar en otras re­gio­nes, so­bre to­do la nor­ma­ti­va es­pa­ño­la y la del Reino Uni­do. Lo que fal­ta desa­rro­llar acá es dar­le ma­yor po­der a la agen­cia an­ti­co­rrup­ción. En Fran­cia se apro­bó el año pa­sa­do una nor­ma si­mi­lar, y no fue la ley la que ha he­cho que el sta­tus quo cam­bie el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de su cum­pli­mien­to, que se ha pues­to a in­ves­ti­gar de ofi­cio di­fe­ren­tes temas.

–Es de­cir, hay que mos­trar que se ha­ce cum­plir.

–Sí, do­tar de con­te­ni­do y po­der a un en­te eje­cu­tor de la san­ción, es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en los paí­ses. Es un an­tes y un des­pués don­de las le­yes con­tra la co­rrup­ción em­pre­sa­rial fun­cio­na­ron. Ade­más del or­ga­nis­mo, de­be­ría ha­ber una nor­ma que le dé con­te­ni­do es­pe­cí­fi­co pa­ra ac­tuar. Ni­ge­ria tie­ne una ley an­ti­co­rrup­ción, por ejem­plo, pe­ro no se cum­ple. Lo que ha­ce a las em­pre­sas cam­biar es que se em­pie­ce a san­cio­nar.

–Es­te es un te­ma bas­tan­te nue­vo ¿Cuán­do fue­ron las pri­me­ras nor­ma­ti­vas?

–El país más avan­za­do es el Reino Uni­do, que em­pe­zó a apli­car­lo an­tes de 2010, cuan­do se pro­mul­gó la ley. Ahí do­ta­ron de con­te­ni­do a una agen­cia es­pe­ci­fi­ca que se de­di­ca a la co­rrup­ción pe­nal eco­nó­mi­co. Le si­guió Ale­ma­nia, cuan­do sur­gió el ca­so de Sie­mens. Los úl­ti­mos en lle­gar al jue­go han si­do los fran­ce­ses, pe­ro se lo es­tán to­man­do muy en serio.

–¿Cuán­do se po­drían em­pe­zar a ver re­sul­ta­dos des­de la en­tra­da en vi­gen­cia?

–Si pa­sa mu­cho tiem­po des­de la pro­mul­ga­ción de la ley y des­de la vi­si­bi­li­dad cla­ra de que la ley se es­tá cum­plien­do, hay una cues­tión de cre­di­bi­li­dad. El Go­bierno tie­ne que ser real­men­te rá­pi­do, no pue­den pa­sar más de dos años con una ac­ti­vi­dad con­cre­ta, y eso es apli­car sanciones.

–¿Es­tas nor­mas real­men­te lo­gran cam­biar la ac­ti­tud em­pre­sa­ria?

–Lle­vo 14 años tra­ba­jan­do en com­plian­ce y me gus­ta­ría pen­sar que el mun­do es ma­ra­vi­llo­so, que la gen­te es­tá de­seo­sa de cum­plir las nor­mas. Pe­ro no es así, en el 90 por cien­to de los ca­sos, los cam­bios han ve­ni­do cuan­do hay ac­ti­vi­dad san­cio­na­to­ria. Y no só­lo mul­tas, lo que más afec­ta es cuan­do el em­pre- sa­rio ter­mi­na “con los hue­sos” en la cár­cel. Las mul­tas tie­nen que ser muy al­tas pa­ra que pro­duz­ca un des­ajus­te en el ba­lan­ce en la com­pa­ñía, tie­nen que ser mi­llo­na­ria. Lo que más mie­do da es aca­bar en la cár­cel.

–¿Sir­ve que los or­ga­nis­mos pú­bli­cos exi­jan re­qui­si­tos de trans­pa­ren­cia, co­mo en Ar­gen­ti­na?

–No es su­fi­cien­te. Una co­sa que le ha da­do “dien­tes” a la agen­cia francesa es que, des­de el día uno de su crea­ción, em­pe­za­ron a man­dar cartas a las em­pre­sas de de­ter­mi­na­do mon­to co­ti­zan­te y can­ti­dad de em­plea­dos pa­ra que se no­ti­fi­quen de que la ley ha­bía si­do pro­mul­ga­da, que co­no­cen los re­qui­si­tos y, en ba­se a un cues­tio­na­rio, di­gan si es­tán con­for­me a la ley. Eso ha ge­ne­ra­do una sen­sa­ción en el em­pre­sa­ria­do fran­cés de que es­to va en serio. Eso fal­ta en Es­pa­ña y en Ar­gen­ti­na. Si las ac­cio­nes no se lle­van con pron­ti­tud, la gen­te va a pen­sar que es otra ley más que no se cum­ple.

–Una em­pre­sa que tie­ne epi­so­dios de co­rrup­ción, ¿pue­de dar vuel­ta esa imagen?

–Lo más di­fí­cil es de­vol­ver a una em­pre­sa la repu­tación. Las mul­tas se pa­gan, la cár­cel se cum­ple, pe­ro la repu­tación, una vez que se pier­de, es muy di­fí­cil de­vol­ver­la. El ca­so de Sie­mens, por ejem­plo, se ha re­cu­pe­ra­do des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, pe­ro si­gue sien­do nom­bra­do por un he­cho de 2008. El gran pro­ble­ma es que la so­cie­dad tar­da mu­cho en vol­ver a con­fiar. In­clu­so en los re­cur­sos hu­ma­nos, los mi­llen­nials le dan mu­cha im­por­tan­cia a la sos­te­ni­bi­li­dad, la trans­pa­ren­cia del lu­gar de tra­ba­jo.

–¿Y qué pa­sa con con­tra­tis­tas y pro­vee­do­res?

–Una si­tua­ción así afec­ta a la ac­ti­vi­dad to­da. Por ejem­plo, en una em­pre­sa que tra­ba­jé que era acu­sa­da de fi­nan­ciar al te­rro­ris­mo is­lá­mi­co en Si­ria; en un mo­men­to, los ban­cos em­pe­za­ron a po­ner pro­ble­mas pa­ra dar­nos cré­di­to y me pe­dían co­mo ofi­cial de cum­pli­mien­to que ase­gu­ra­ra que no ha­bía más fi­nan­cia­mien­to de ese ti­po.

(LA­FAR­GE HOL­CIM)

Es­pe­cia­lis­ta. Gon­zá­lez Pra­da tra­ba­ja pa­ra La­far­ge Hol­cim.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.