De Fran­klin a Ma­cri: el tiem­po es di­ne­ro

Negocios - - OPINIÓN + NEGOCIOS - Daniel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Fue en Con­se­jos a un

jo­ven co­mer­cian­te, en 1748, en el que el mul­ti­fa­cé­ti­co Ben­ja­min Fran­klin –uno de los pa­dres fun­da­do­res de Es­ta­dos Uni­dos– es­cri­bió: “Re­cuer­da que el tiem­po es di­ne­ro”.

Aun­que el sen­ti­do ori­gi­nal de esa re­co­men­da­ción era el cos­to de opor­tu­ni­dad de in­ver­tir el tiem­po en tra­ba­jar pa­ra te­ner más che­li­nes y pe­ni­ques, la re­la­ción pue­de ver­se de ma­ne­ra in­ver­sa, cuan­do se pien­sa ya no en el di­ne­ro por ga­nar, sino en el que se va a gas­tar. O, peor aún, en el que se gas­ta más allá de nues­tros in­gre­sos.

Y si no, vea­mos lo que ocu­rre con el dé­fi­cit fis­cal pri­ma­rio (no in­clu­ye los in­tere­ses de deu­da): por ca­da se­gun­do que pa­sa, se lle­va 12.684 pe­sos, en un país en el que la mi­tad de sus tra­ba­ja­do­res tie­ne un in­gre­so men­sual pro­me­dio de 11 mil pe­sos.

A me­di­da que uno mul­ti­pli­ca, se desploma la man­dí­bu­la. En una ho­ra, el “ro­jo” fis­cal equi­va­le a 45,7 mi­llo­nes de pe­sos. Por día, ca­si 1.096 mi­llo­nes en des­cu­bier­to. Una per­fec­ta locura.

Pe­ro se rin­de cul­to a una in­sen­sa­tez ra­ya­na con el ma­so­quis­mo. Y es a to­do ni­vel: des­de las gran­des decisiones con bur­do ma­qui­lla­je de jus­ti­cia so­cial que jun­tan aplau­di­do­res de la pla­ta aje­na (léa­se, sub­si­dios y be­ne­fi­cios de An­ses irra­cio­na­les e inequi­ta­ti­vos) has­ta los “pe­que­ños” des­pil­fa­rros ca­pi­la­res que pa­san inad­ver­ti­dos en di­fe­ren­tes de­pen­den­cias pú­bli­cas.

Es inacep­ta­ble que, con se­me­jan­te pre­sión fis­cal y con un ter­cio de la eco­no­mía en ne­gro, re­cién aho­ra se ex­pli­ci­ten aho­rros en es­truc­tu­ras ofi­cia­les, co­mo la reade­cua­ción de la jor­na­da la­bo­ral de los cho­fe­res del di­rec­to­rio del Ban­co Cen­tral, que ga­na­ban en­tre 100 mil y 200 mil pe­sos por­que es­ta­ban a dis­po­si­ción las 24 ho­ras. Los res­pon­sa­bles de la en­ti­dad que de­fi­ne el cui­da­do de nues­tra mo­ne­da (va­ya pa­ra­do­ja) to­ma­ron es­ta me­di­da co­mo si hu­bie­ran asu­mi­do re­cién ayer.

Lo mis­mo con los 5.000 mi­llo­nes de pe­sos que el Go­bierno na­cio­nal cal­cu­la que aho­rra­ría en pa­sa­jes aé­reos de fun­cio­na­rios que, con la bi­lle­te­ra pú­bli­ca, ve­nían via­jan­do en cla­se eje­cu­ti­va.

Y así con el res­to de gas­tos dis­cre­cio­na­les que el ma­cris­mo pa­re­ce ha­ber des­cu­bier­to aho­ra, des­pués de dos años y me­dio de ges­tio­nar una ca­ja que, des­de el arran­que, sa­bía que es­ta­ba agu­je­rea­da.

El tiem­po eco­nó­mi­co es el que aho­ra con­di­cio­na al tiem­po po­lí­ti­co, por lo que es pro­ba­ble que si­ga­mos asis­tien­do, im­pá­vi­dos, a las sor­pre­sas que que­dan al des­cu­bier­to de­trás del ajus­te del Go­bierno.

Por eso tam­bién el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri quie­re fir­mar el acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal lo an­tes po­si­ble y em­pe­zar a des­pe­jar la ma­yor can­ti­dad de in­cóg­ni­tas de ca­ra a 2019.

To­do ven­drá des­pués de la pau­sa mun­dia­lis­ta. La gran pa­ra­da se­rá la dis­cu­sión por el Pre­su­pues­to del año que vie­ne.

Esa ins­tan­cia, que vol­ve­rá a po­ner ca­ra a ca­ra a Ma­cri con los go­ber­na­do­res, no só­lo de­ja­rá mar­ca­da la ho­ja de ru­ta del año elec­to­ral y los re­po­si­cio­na­mien­tos de ca­ra a las ur­nas.

Tam­bién mos­tra­rá, por un la­do, la al­tu­ra por la que nos mi­den los que nos pres­tan pla­ta pa­ra pa­gar lo que gas­ta­mos de más, y, por el otro, el mar­gen de ac­ción del ofi­cia­lis­mo pa­ra se­guir ges­tio­nan­do las ex­pec­ta­ti­vas de un pro­me­ti­do fu­tu­ro me­jor que si­gue de­ma­sia­do le­jos del pre­sen­te.

(LA VOZ / ARCHIVO)

Bi­lle­te. Ben­ja­min Fran­klin, en el bi­lle­te de 100 dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.